Connect with us

Internacional

Valencia y México; niños mueren a manos de sus padres en revanchas personales

Podrían quitar la patria potestad a padres maltratadores en Valencia
Foto: Especial

Después de que un hombre matara a su hija de dos años como venganza a su pareja, y madre de la menor, quien iba a separarse de él, el pasado domingo en Valencia, autoridades de gobierno de la provincia incluyeron en la propuesta de Ley de infancia y adolescencia, la posibilidad de quitar la patria potestad de los hijos a padres maltratadores.

Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell y consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas, así como la encargada de redactar la legislación en materia de derechos de niños y adolescentes, condenó el atroz crimen y señaló que es increíble que en casos de violencia de género e intrafamiliar sean las víctimas las desplazadas.

Maya, la menor de dos años, fue degollada por su padre, un hombre de origen rumano, quien después de perpetrar su crimen se lanzó por la ventana sobreviviendo al intento de suicidio.

Victorita, de 24 años y la madre de Maya, no estaba en el lugar al momento del crimen, sin embargo, al encontrar a su hija muerta tuvo que ser trasladada a un hospital por crisis nerviosa.

“Estamos aquí por el asesinato de Maya, de 2 años, hija de Victorita, de 24, para mostrar nuestro rechazo absoluto y condena a los asesinos de mujeres y niños, a los que no aceptan una sociedad libre, democrática, en paz y segura para las mujeres”, expresó Oltra.

 

La Ley infancia y adolescencia aún está en proceso, pero se prevé que esta disposición hoy propuesta por la Generalitat se contemple en el contenido de esta legislación que garantizaría la salvaguarda de menores de edad y se evite un nuevo caso similar al de la pequeña Maya.

Casos en México

Aunque en México, en 2016, la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolviera que sólo bastaría una amenaza o una nalgada para retirar la custodia a alguno de los dos padres, este año, en Querétaro, conmocionó el caso de Guadalupe, una mujer de 35 años, quien mató a sus hijos de 14 y cinco años de edad tras descubrir que su marido ya había formado otra familia en Estados Unidos.

La mujer envió a su esposo las fotos de los cadáveres de los menores y después se quitó la vida.

Antes de asesinar a sus dos hijos, Guadalupe había amenazado a su esposo con degollar a sus hijos por venganza. Cumplió su promesa.

En junio de este año, en la delegación Magdalena Contreras, Emilio, de diez años, y las gemelas Aranza y Regina, de seis, murieron envenenados por su madre.

Mireya Agraz, quien también murió junto a su padre e hijos, realizó el crimen presuntamente por no obtener apoyo de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) y la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México tras la denuncia que interpuso contra su ex esposo, Leopoldo Olvera, por acoso y abuso sexual contra las gemelas y el menor.

“Él fue quien colocó a la señora Mireya al final del precipicio y la obligó a dar el paso que ella tomó. La propia Procuraduría (capitalina) debe investigar hasta qué punto, hasta qué exceso, él la llevó para tomar esa decisión”, señaló la defensa de Mireya, el abogado Jesús Mora Lardizábal.

Por otro lado, Miguel Saucedo, abogado de Olvera, sostuvo que el crimen fue planeado por Mireya y sus padres como una revancha judicial contra su ex esposo.

OPC

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones

Copyright © 2017 - 2018 La Hoguera