Connect with us

Nación

Senado aprueba obligar al Banxico a comprar divisas; advierten riesgo de lavado de dinero

El Senado de la República aprobó reformas a la Ley del Banco de México en materia de captación de divisas, las cuales fueron criticadas por el subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel, cercano a la 4T dado que es esposo de la exsecretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, e integrantes de la oposición advirtiendo un ataque a la autonomía de la institución y del riesgo de que caiga en lavado de dinero.

La reforma al artículo 20 de la Ley del Banco de México señala que las divisas que formarán parte de la reserva del Banco de México serán billetes y monedas metálicas extranjeras captados por las instituciones de crédito o bancos cuando estas no puedan ser repatriados a su país de origen. Esto será gracias a la adición de un artículo 20 bis, en el cual se menciona que dichos montos serán comprados por el Banco de México para que pasen a formar parte de la reserva internacional.

Aunque en el dictamen aprobado se mencionan una serie de obligaciones para las instituciones de crédito, su contenido fue criticado por la oposición señalando que estos cambios podrían estar abriendo las puertas del Banco de México al lavado de dinero.

Juan Zepeda, senador de Movimiento Ciudadano, expresó en tribuna que esta reforma vulnera la autonomía al imponer la obligatoriedad de la compra de las divisas y enfatizó que con ello existía el riesgo de que se cayera en lavado de dinero. «Nuestro país depende mucho de que salvaguardemos esta reputación del Banco de México […] esa mancha de posibilidad que significa el lavado de dinero le va a caer a nuestro Banco de México, y eso es, nosotros mismos, poner en riesgo la estabilidad económica de nuestro país», argumentó.

Te puede interesar: Senado aprueba reformas al poder Judicial; pasa a San Lázaro

Dentro de la 4T, la senadora Nancy de la Sierra señaló que en Estados Unidos se redujeron las operaciones con instituciones financieras mexicanas porque son percibidas como un riesgo elevado en materia de lavado de dinero, pero que este no desaparece sino que solo lo traslada al Banco de México.

Por su parte, Emilio Álvarez Icaza señaló que el cambio ponía en riesgo al Banco de México de manera innecesaria y que aunque se argumentaba a favor de la reforma externando una preocupación por los migrantes, había otros mecanismos más seguros, como un sistema para que de Estados Unidos al Banco del Bienestar se hagan transferencias, que el aprobado.

A estas voces del Senado se sumó la del subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel, quien consideró como «lamentable» la aprobación de las reformas del Senado, puesto que estaban poniendo en riesgo las reservas internacionales y atentando contra la autonomía de la institución. Por eso, llamó a la Cámara de Diputados a que corrija la situación.

La reforma al artículo 20 de la Ley del Banco de México señala que las divisas que formarán parte de la reserva del Banco de México serán billetes y monedas metálicas extranjeras captados por las instituciones de crédito o bancos cuando estas no puedan ser repatriados a su país de origen. Esto será gracias a la adición de un artículo 20 bis, en el cual se menciona que dichos montos serán comprados por el Banco de México para que pasen a formar parte de la reserva internacional.

Aunque en el dictamen aprobado se mencionan una serie de obligaciones para las instituciones de crédito, su contenido fue criticado por la oposición señalando que estos cambios podrían estar abriendo las puertas del Banco de México al lavado de dinero.

Juan Zepeda, senador de Movimiento Ciudadano, expresó en tribuna que esta reforma vulnera la autonomía al imponer la obligatoriedad de la compra de las divisas y enfatizó que con ello existía el riesgo de que se cayera en lavado de dinero. «Nuestro país depende mucho de que salvaguardemos esta reputación del Banco de México […] esa mancha de posibilidad que significa el lavado de dinero le va a caer a nuestro Banco de México, y eso es, nosotros mismos, poner en riesgo la estabilidad económica de nuestro país», argumentó.

Dentro de la 4T, la senadora Nancy de la Sierra señaló que en Estados Unidos se redujeron las operaciones con instituciones financieras mexicanas porque son percibidas como un riesgo elevado en materia de lavado de dinero, pero que este no desaparece sino que solo lo traslada al Banco de México.

Por su parte, Emilio Álvarez Icaza señaló que el cambio ponía en riesgo al Banco de México de manera innecesaria y que aunque se argumentaba a favor de la reforma externando una preocupación por los migrantes, había otros mecanismos más seguros, como un sistema para que de Estados Unidos al Banco del Bienestar se hagan transferencias, que el aprobado.

A estas voces del Senado se sumó la del subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel, quien consideró como «lamentable» la aprobación de las reformas del Senado, puesto que estaban poniendo en riesgo las reservas internacionales y atentando contra la autonomía de la institución. Por eso, llamó a la Cámara de Diputados a que corrija la situación.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones