Connect with us

A Fuego Lento

Regaño para el joven Meyer en Palacio

Foto: Cuartoscuro

En el extraño salón de clases de las mañaneras pueden pasar muchas cosas. Lo mismo reporteros son puestos a leer en voz alta la Constitución que pseudoreporteros paleros se desviven para entregar la ‘tarea’. Pues bien, ahora tocó el turno al joven Román Meyer Falcón, quien se llevó regaño del rector Andrés Manuel por no hacer bien la exposición en equipo.

El secretario Meyer tuvo un momento estelar en la mañanera para explicar cómo van las reconstrucciones tras los sismos de hace dos años. Incluso, los reporteros se la dejaron botando en el área chica cuando le pidieron información sobre los desvíos que Rosario Robles habría hecho de los recursos para damnificados, con todo y el número de denuncias presentadas en su contra.

El vástago de Lorenzo Meyer tuvo esta oportunidad, era suya, y la dejó ir. Cantinfleó de fea manera cuando se le pidió un aproximado de los recursos que su predecesora habría sustraído. No pudo ni formular un estimado del número de denuncias presentadas hasta el momento. Simplemente se limitó a pasarse la papa caliente con su subsecretario, David Cervantes, quien no hizo mejor papel.

Cuando Andrés Manuel lleva a uno de sus secretarios a la mañanera es para que se roben la (dizque) conferencia de prensa con datos contundentes. Mientras más sensible sea el tema para el pueblo, mejor, y si, de paso, se puede sepultar a un rival, inmejorable. Por lo que la manera en que Meyer resolvió en su turno al banquillo caliente no fue de su agrado en lo más mínimo.

Terminó la mañanera, una hora después Andrés Manuel recibió a los padres de Ayotzinapa, y 2 horas después de eso, es decir, ya entrado el mediodía, se vio a la sombra de Meyer abandonar el edificio de Presidencia. Cabeza baja, mirada en el suelo, hombros a las orejas, mentón al pecho. Moralmente derrotado, se podría pensar. Eso sí, con muchos documentos. Tarea extra por no terminar la expo.

CON BOMBA NO SE BROMEA
No obstante que el presidente Andrés Manuel López Obrador fue muy prudente en sus comentarios acerca de la piloto de Interjet Ximena García, LadyBomba, al pedir este miércoles que no se le juzgara a priori, calificó de fuertes e irracionales las expresiones de que cayera una bomba en el Zócalo durante el Grito.

Ante ello la tarde de este miércoles la aerolínea informó de la suspensión de García y otra mujer quien habría respaldado el comentario de aquélla.

El hecho desató polémica, sobre todo acerca de la libertad de expresión por lo que cabe destacar que dicho comentario no lo hizo una persona que trabaja en una oficina, sino alguien que pilotea una nave y en quien recae la seguridad de decenas de pasajeros e incluso de personas que habitan edificios o zonas por donde sobrevuela.

Así que no debe tomarse a la ligera la lamentable expresión en la cual además subyace odio y hasta una intención terrorista de la piloto de Interjet y más cuando México se ve inmerso en un clima de violencia.

Debido a la naturaleza de su trabajo la piloto conoce de las restricciones que hay tanto en las terminales aéreas como en las propias naves en torno a bromas, comentarios y amenazas que impliquen sustancias peligrosas, armas y cualquier otro material que amenace la seguridad.

Extraña además que sea una piloto quien haya externado tal despropósito debido a que en los aeropuertos de otros países, sobre todo de Estados Unidos, se advierte contra bromear e incluso hablar de armas, atentados o terrorismo, lo cual puede considerarse un delito y el responsable puede ser remitido ante las autoridades.

🔥 También en La Hoguera:

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones