Connect with us

Internacional

¿Quiénes son los opositores a Evo que buscan controlar Bolivia?

Foto: Twitter

Jeanine Áñez

“Dios ha permitido que la Biblia vuelva a entrar al Palacio. Que él nos bendiga”, exclamaba la ex jefa del Senado boliviano, Jeanine Áñez, luego de haberse autoproclamado presidenta interina de Bolivia el pasado 12 de noviembre, tras el vacío legislativo dejado por la renuncia forzada de Evo Morales a la presidencia del país andino.

En una apresurada sesión legislativa que no contó con el quórum requerido debido a la ausencia de los diputados del Movimiento Al Socialismo (MAS), Áñez tomó la presidencia del país por un periodo transitorio. Durante su pronunciamiento se comprometió a buscar la pacificación del país y a convocar tan pronto sea posible a lecciones presidenciales.

Su nombramiento ha tenido un fuerte contenido simbólico. Desde que Evo estuvo al mando de la presidencia, la Biblia fue expulsada de los actos oficiales; Áñez la mostró cuando anunció su nuevo mandato en el balcón del Palacio Gobierno. Además de la wiphala y la banda boliviana, incorporó una tercera bandera con la insignia de la flor de patuju, símbolo de los indígenas del amazonas que se mostraron en oposición al gobierno de Evo.

La ex senadora y abogada de 52 años fue represente del departamento amazónico de Beni de 2006 a 2008 en la asamblea constituyente cuando se elaboró la Carta Magna que aún permanece vigente. En 2009, ya que se había aprobado la constitución, pasó a ser senadora por parte de Plan Progreso y Convergencia Nacional y posteriormente fue representante de Unidad Democrática, ambas fuerzas opositoras al MAS.

Te puede interesar: CIDH condena la muerte de 5 personas por represión de policías y militares en Bolivia

En 2015 fue una de las críticas más insistentes al intento de Morales para postularse a un cuarto mandato presidencial, también destacó por su labor en la prevención de la violencia de género y el combate a los feminicidios.

Áñez, la segunda mujer en Bolivia en ser nombrada presidenta, es madre de dos hijos de 29 y 24 años de edad, está casada con Héctor Hincapié, político colombiano

Luis Fernando Camacho

“La Biblia volverá al Palacio de Gobierno”, declaró Luis Fernando Camacho, también llamado “El Macho”, figura emergente durante la crisis boliviana, se presenta en su cuenta de Twitter como el presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, abogado y padre de tres hijos.

Evo Morales presentó su renuncia el pasado 10 de noviembre, unos minutos antes “El Macho” entró al Palacio de Gobierno de La Paz con una Biblia en la mano y una carta de dimisión para el ahora ex presidente. En sus presentaciones públicas se muestra al lado de la Virgen María, lleva un rosario y pide a su auditorio implorar al “todopoderoso”. Por estas acciones se le ha acuñado el mote de “El Bolsonaro boliviano.”

Es originario de Santa Cruz, la ciudad más poblada y acaudalada de Bolivia, histórica trinchera de la oposición boliviana. Antes de la crisis política, Luis Fernando era un empresario medianamente conocido en su región, sin embargo desde el 20 de noviembre, cuando se acusó un fraude electoral por parte de Morales, Camacho pasó a encabezar las movilizaciones.

A diferencia del candidato opositor, Carlos Mesa, quien pedía recuento, Camacho exigió directamente la renuncia de Evo Morales a la presidencia, lo que le ganó la simpatía de un gran sector de la población opositora.

Camacho, de 40 años de edad, tiene una maestría en derecho tributario por la Universidad de Barcelona y él junto a su familia es dueño de Grupo Empresarial de Inversiones Nacional Vida S.A., empresa que se dedica a los seguros, servicios y distribución de gas, principal activo de la economía boliviana.

Camacho se dice miembro de Los Caballeros del Oriente, logia que controla gran parte de Santa Cruz, y que ha sido acusada de racismo por algunas organizaciones indígenas. Sus empresas estuvieron vinculadas a los Panamá papers, por lo que fue señalado por evasión fiscal.

Carlos Mesa

“Fue una resistencia pacífica y democrática contra el descarado fraude electoral de Morales”, declararía el candidato opositor a la presidencia, Carlos Mesa, al ser cuestionado sobre la posibilidad de un golpe de Estado contra Morales.

Antes de que Evo encabezara su primer mandato presidencial, entre 2001 y 2005 Bolivia tuvo 5 presidentes, uno de ellos fue Carlos Mesa. En 2003 Mesa era vicepresidente cuando una ola de protestas obligó al entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada a huir a Estados Unidos, por lo que Mesa pasó a ser el jefe del ejecutivo.

El ex candidato de oposición llegó al poder, tras una larga carrera como periodista y conductor de televisión que le hiciera fama como simpatizante de las ideas neoliberales, y en 2002 fue invitadoa a ser candidato vicepresidencial de Gonzalo Sanchez de Lozada.

En ese mismo año el duo político, con 22% de las votos , obtuvo la vitoria contra el lider cocalero Evo Morales, quien inesperadamente estuvo muy cerca en los resultados electorales. Sin embargo, su gobierno no pudo llegar a los 14 meses.

Una ola de protestas campesinas se manifestaron en contra de lo que consideraron un injusto acuerdo comercial que abastecería de gas natural a Estados Unidos. Fueron los 70 muertos que dejó “la Guerra del Gas’, razón por la cual Sánchez de Lozada abandonó el país, dejando a Mesa en la presidencia.

Luego de 14 años, bajo el lema ‘Ya es demasiado’, Carlos Mesa, de 66 años de edad, encabezó la unificación de la oposición contra Morales en este año.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones