Connect with us

Nación

‘Proceso’: ¿crítica consecuente, descuido o golpe artero?

Proceso AMLO
Foto: Twitter

El semanario Proceso desató polémica a nivel nacional con la portada de su más reciente número, en el cual avisa del posible fracaso de Andrés Manuel López Obrador aunque el contenido de la revista dista de una sentencia tan lapidaria. La controversia se ha propagado en redes sociales con participaciones de figuras como Julio Hernández, León Krauze, Federico Arreola, Emilio Álvarez Icaza y hasta Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente electo.

Con la cabeza “AMLO se aísla: El Fantasma del Fracaso” Proceso presenta su edición semanal cuya pieza central es una entrevista con el constitucionalista Diego Valadés, quien advierte que López Obrador no ha concretado un proyecto político que incluya del todo a su gabinete y coordinación con las bancadas del Movimiento Regeneración Nacional en el Congreso de la Unión. A las que señala por no haber intervenido para “apagar el fuego” ocasionado por la consulta del Nuevo Aeropuerto Internacional de México y, en su lugar, avanzar con su agenda legislativa.

Valadés, en efecto, advierte que esta falta de apoyo coordinado e institucional podría generar los mayores problemas durante el mandato de López Obrador, particularmente en su afán de separar a los poderes político y económico. Sin embargo la sentencia con la que lo presenta Proceso ha generado rechazo entre los simpatizantes del futuro mandatario y aplausos entre sus detractores.

Beatriz celebra el “desenmascaramiento”

Una de las voces más críticas fue la de Beatriz Gutiérrez Müller quien celebró el “desenmascaramiento” de Proceso. A la vez que acusó a la publicación de ser parte del conservadurismo que “de izquierda o de derecha nubla el juicio y da pie a conjeturas fantasiosas”. Haciendo alusión al mismo López Obrador quien reiteradas veces ha advertido que los extremos de ambos lados del espectro político llegan a “tocarse y abrazarse”.

Además de los seguidores de Gutiérrez Müller, quienes lamentaron que la revista se vendiera al “chayote”, la portada fue criticada entre periodistas como Federico Arreola, quien publicó una opinión tachándola de “golpe bajo, muy sucio” por parte de Proceso. Además de que no dudó, fiel a su estilo, en usar calificativos como “chingadera” o “mierda y solo mierda”.

Mucho más sereno fue Julio Hernández Astillero quien en uno de sus videocharlas explica que el error de la portada radica en no moderar y adjudicar la frase que encabeza la revista. Esto si es que no se tenía la intención deliberada de lanzar, precisamente, un golpe mediático en contra de López Obrador.

AMLO recuerda a sus padres, hermano y esposa en Día de Muertos

Apelando al legado de Julio Scherer

En respuesta detractores y defensores de la libertad de expresión expresaron su apoyo a Proceso por seguir “la vocación de don Julio Scherer”, su fundador, como definió León Krauze la decisión editorial. A la vez que recordó que el semanario “fue implacable con Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y gobiernos anteriores. . . ¿por qué habría de ser distinto ahora?”.

El senador independiente Emilio Álvarez Icaza agregó que dada la respuesta a la portada algunos seguidores de López Obrador dejaron ver que, para ellos, “la libertad de expresión es sólo bienvenida si es aplauso. La crítica es golpe bajo, conservadurismo o búsqueda de publicidad”.

Por otra parte Jorge Álvarez Máynez, uno de los líderes de Movimiento Ciudadano, coincidió en que la portada era desproporcionada “pero las portadas de Proceso suelen ser así”, lamentando que se “tilden de “excesivas” o “geniales” en función del político criticado”. Así como se burló de que Gutiérrez Müller diera la bienvenida al debate público mientras descalifica los argumentos en contra de su marido.

La teoría de conspiración

En medio de la polémica hubo quienes señalaron a María Scherer Ibarra, hija de Julio Scherer García, como la directora de la revista y le atribuyeron el ataque en contra de López Obrador. Argumentando que se debe a su matrimonio con Juan Ignacio Zavala, hermano y cuñado de Margarita Zavala y Felipe Calderón, respectivamente. ´

Algo que fue desmentido por el mismo Astillero recordando que Proceso es dirigida por Rafael Rodríguez Castañeda mientras que Scherer Ibarra colabora con otros medios. Estas acusaciones también fueron condenadas por Álvarez Máynez diciendo que “reflejan mucha ignorancia y también la misoginia característica de un amplio sector de la nueva hegemonía política”.

CNDH pide a AMLO acabar con impunidad en asesinatos a periodistas

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones