Connect with us

A Fuego Lento

Póquer de secretarías del Jefe Romo

Foto: Cuartoscuro

La salida de Urzúa de Hacienda consolida a Alfonso Romo Garza como el mandamás de la política económica-financiera del país. Además de que, en paralelo, representa la cuarta secretaría de Estado que queda a merced del regio jefe de la Oficina de la Presidencia. Consolidando su poderío en este sector.

Urzúa se fue alegando conflictos con funcionarios impuestos, refiriéndose al alfil de Romo en Hacienda, Raquel Buenrostro. Encargada de ejecutar las duras políticas de austeridad en las compras públicas. Si bien la llegada de Arturo Herrera da el mensaje de continuidad, es un secretario dócil que no chocará cabezas con Romo.

Caso similar ocurrió en la Secretaría de Economía, donde Graciela Márquez se debilitó desde el periodo de transición cuando su marido, Gerardo Esquivel, perdió la subsecretaría de Egresos de Hacienda y fue exiliado a Banxico. Todo por confrontarse con Urzúa y Romo en un intento de llegar a la titularidad de la SHCP.

Una incondicional del regiomontano es Luisa María Alcalde. Quien le ha dado las llaves de la Secretaría del Trabajo para llevar a su voluntad las políticas de salarios mínimos y generación de empleos. Mientras ella se enfoca por completo en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro y le sirve como pararrayos de los conflictos sindicales.

Completa la mano ganadora de Romo la Secretaría de la Función Pública de Irma Eréndira Sandoval. La cercanía con el Jefe de la encargada de detectar irregularidades y conflictos de interés, de los que Urzúa señaló a Romo, quedó demostrada con la celebración de su esposo, John Ackerman, por la renuncia del ‘pretexto neoliberal’, como llamó al exsecretario.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones