Connect with us

Cultura

Pedro Infante, homofobia online y cine gay

Foto: Especial

Ahora que Pedro Infante cumple cien años, vale la pena recordar las reacciones homófobas a una entrevista de este reportero con uno de los investigadores que más atención han dedicado al Ídolo de Guamúchil, en particular para desacralizar esa imagen más cercana a un dios que a un gran hombre.

La entrevista con Sergio de la Mora, investigador chicano y homosexual, se tituló “Pedro Infante y Arturo de Córdova hicieron cine gay”, como artículo principal de la edición del 27 de junio del 2015 de Confabulario, el suplemento cultural dominical de El Universal y coincidió con el Día del Orgullo Gay.

El texto llegó a 65 mil 735 vistas registradas en la página on line de Confabulario, todo un récord para ese suplemento cultural en tiempos del internet y acumuló medio centenar de comentarios, todos homófobos, para atacar al investigador Sergio de la Mora e incluso al reportero que lo entrevistó, quien recibió uno que otro reclamo de algunos de sus amigos y amigas por wattsapp por “difamar a su ídolo”.

¿Qué dijo Sergio de la Mora que desató reacciones como la siguiente?: “Qué absurdo y ahora van a decir que todos los romanos eran putos por usar falditas”, de alguien llamado Óscar Figueroa, postura que recibió una veintena de likes, además. O Falta que digan que en Los tres García hay un entre telón gay ya que por cualquier motivo se «armaban los putazos”, de Alejandro Gutiérrez Sánchez. O “What….? desacuerdo con el contenido total de este ‘estudio’ que pareciera escrito por un pervertido y morboso. es cierto que algunas conductas entre hombres se miran homosexuales pero generalizar me parece absurdo desde que las costumbres varian de acuerdo a la poblacion regional”, de José Lugo.

Ángel Yturbe rebatió contundente el contenido de la entrevista, que no reportaje, así: “Despues de leer toda este reportaje mi opinión es que este escritor es homosexual y no le discuto si Pedro, Arturo y Ramón fueron gays, a mí me vale, pero no se vale desprestigiar a alguien que ya no se puede defender”. A lo que María de Jesús Mena le respondió: “Los gays no tienen prestigio a tu mirada”.

Incluso un columnista de prestigio dedicó su artículo a un diario económico nacional para rebatir a De la Mora: http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/cada-que-la-veo-venir.html

Pero ¿qué decía De la Mora para que un columnista como Rafael Pérez Gay, ni más ni menos, dedicara su seudónimo y algunos albures a poner en duda las aseveraciones del investigador chicano y gay, que había ya difundido en su libro de de 2006 Cinemachismo: Masculinities and Sexuality in Mexican Film, que por todavía no estar traducido en español no ha desatado más escándalo e ira entre los pedrófilos?

Las ideas centrales del investigador de la Universidad de California, que las apoya con metodología de estudios de género, psicología, antropología social, entre otras disciplinas, pueden resumirse así, con estos extractos de la entrevista sobre Pedro Infante y Arturo de Córdova publicada en Confabulario. http://confabulario.eluniversal.com.mx/pedro-infante-y-arturo-de-cordova-hicieron-cine-gay/

En mi libro Cinemachismo, una de las figuras centrales de mis investigaciones es Pedro Infante y por medio de sus películas estudio cómo se juega con el concepto de homosocialidad, que son relaciones sociales entre personas del mismo sexo, y a la vez con la homosexualidad, por medio de las formas en que el personaje de Pedro Infante es muy juguetón y establece una competencia muy feroz, por ejemplo, con el de Luis Aguilar. Juegan y se pueden expresar el amor uno al otro. No necesariamente un amor sexual, pero sí un amor entre hombres, un cariño, y veo cómo la música, por ejemplo, es una de las vetas por las cuales se puede articular el cariño que esos hombres sienten uno hacia el otro.”

En las películas de Pedro Infante se juega mucho también con el honor masculino, con el honor heterosexual. Por ejemplo, en Dos tipos de cuidado, se juega mucho con el honor del personaje de Pedro Infante, quien trata de salvar a sus contrapartes femeninas de la película, pero se homosexualiza al personaje de Pedro Infante al feminizarlo porque él aguanta todas las humillaciones a manos del personaje de macho que protagoniza Jorge Negrete.”

Y las preguntas abiertas del reportero:

¿Diría al público mexicano que Pedro Infante hizo cine queer, cine gay, con diversidad sexual?»

Sí. Podemos ver una película como Pablo y Carolina, donde se juega con el travestismo. Es una convención muy antigua en el cine: una mujer se viste de hombre y otro personaje, heterosexual, se enamora de ella creyendo que es hombre. En Pablo y Carolina está muy abierto el tema. Pedro Infante sí incursionó en este tipo de cine donde se juega con la diversidad sexual. Pienso que él era una persona con amplio criterio, que se permitía hacer papeles donde su personaje podía enamorarse de alguien que creía era un hombre. En el cine, Pedro Infante acepta las diferencias sexuales de una forma casi natural.”

Suena muy revolucionario para la época.»

Sí, pero sólo por medio de la comedia puede hacer estos saltos revolucionarios. Si hubiese sido un género que no fuera la comedia, como el melodrama, habría sido más subversivo, más trasgresivo.”

En la entrevista, en ningún momento el investigador Sergio de la Mora, uno de los más serios y renombrados investigadores de cine mexicano en Estados Unidos, dice que Pedro Infante era gay (y aunque así lo fuera). ¿Entonces qué desató tantos comentarios y críticas homófobas en la página de Confabulario?

Tal vez la clave esté en lo que dice De la Mora con gran agudeza: “Pienso que él (Pedro Infante) era una persona de amplio criterio (…) Pedro Infante acepta las diferencias sexuales de una forma casi natural”. Es decir, Pedro Infante no discriminaba a los homosexuales, y se adelantó décadas al reconocimiento de sus derechos como personajes iguales a los heterosexuales. En una parte de la entrevista que no se consignó, De la Mora hacía la observación que Pedro Infante seguramente había conocido en el mundo actoral a muchos homosexuales y lesbianas, que por no tener la fama que él tenía, no podían representar abiertamente papeles como el que él hizo en Pablo y Carolina, por ejemplo.

La tolerancia y el respeto a la diversidad sexual, razones más para amar al gran ídolo de la canción y el cine mexicano, Pedro Infante, que nació un día como hoy hace 100 años, 18 de noviembre de 1917, en Mazatlán, Sinaloa. Nadie como él, la neta.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones