Connect with us

Nación

Oaxaca, objeto de racismo y discriminación

Foto: Cuartoscuro

El racismo y la discriminación ha sido otro de los temas a debatir durante 2020 en México, causando la renuncia de la principal funcionaria federal en esa materia; sin embargo, Oaxaca ha sido objeto de varias expresiones de este tipo en los últimos dos años.

Hoy se hizo viral un video de unas mujeres circulando presuntamente en Oaxaca y platicando. En este se observa y escucha a quien va manejando decir que una de sus acompañantes decía que iba a terminar su viaje «casada con un oaxaqueño». Como respuesta, la mujer aludida expresó:

«Guácala, no manches. Pero ni para criados los quiero», causando la indignación de usuarios en redes sociales quienes la «bautizaron» como #LadyGuácala.

No obstante, en meses anteriores se han conocido expresiones públicas, emitidas por actores políticos relativas a Oaxaca que han sido clasificadas dentro de las muestras de racismo y discriminación.

La primera de ellas fue la de Gabriel Quadri, quien en enero de 2019 dijo que si México no tuviera que cargar con Guerrero, Oaxaca y Chiapas sería un país de desarrollo medio y potencia emergente. El excandidato presidencial recibió la condena por sus comentarios de parte de Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca, y el empresario Alfredo Harp Helú exigiendo una disculpa.

Durante el mes de junio de 2020, el excanciller Jorge Castañeda fue criticado luego de que calificara al municipio Putla Villa de Guerrero, Oaxaca, como «un pueblo horroroso» donde los médicos mexicanos no querían ir a prestar sus servicios y debían mandar durante la pandemia a médicos cubanos. «Héctor se acuerda muy bien (…) cuando terminó la carrera de medicina aquí en la UNAM, se fue a un pueblo horroroso en Oaxaca, Putla, si no me equivoco, y luego gracias a Héctor y su amistad con Diódoro creo que la pudimos enviar a otro pueblo, un poquito menos horroroso», narró el ex canciller.

Una vez más, el gobernador Murat Hinojosa pidió a Castañeda dejar de lado su clasismo, invitándolo a conocer los pueblos de Oaxaca y la cultura milenaria que resguarda cada uno de ellos.

Las expresiones que en esta ocasión se retoman pueden servir como ejemplo de la crítica hecha desde la antropología, la historia o la sociología, mayoritariamente, respecto al respeto u orgullo que se tiene por el “indígena muerto”, aquel que fue creador de las zonas prehispánicas que han pasado a ser centros de estudio y turismo, en tanto que a las comunidades actuales se les observa como símbolo de atraso.

Oaxaca ha sido cuna de políticos importantes para la historia del país como Benito Juárez y los hermanos Flores Magón. En las artes, destacan el escritor Andrés Henestrosa, los pintores Rufino Tamayo y Francisco Toledo, el violinista Macedonio Alcalá, por citar a algunos que han sido orgullo de esa entidad; sin embargo, la cultura viva también se resguarda en distintas tradiciones de los pueblos Mazatecos, Zapotecos, Chontales, Cuicatecos, Mixes, Ixcatecos, Mixtecos, Chocholtecos, Chinantecos, Triquis, Tacuates, Huaves y Chatinos que forman parte de su población.

Para 2015, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señalaba que un millón 205 mil 886 personas hablaban una lengua indígena, representando el 32.2% de la población. Con esto, Oaxaca se alza en el primer lugar a nivel nacional de población indígena, representando el 16.3% del total nacional.

Esto resulta relevante dado que en México el racismo y la discriminación son fenómenos que laceran a esa población. Pese a servir de referencia como parte de su pasado de la que la población dice sentirse orgullosa, en 2016 la Encuesta Nacional de Indígenas, elaborada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reportó que el 43.2% de sus encuestados no indígenas dijo que la discriminación era la mayor desventaja de serlo, estando por arriba de la exclusión, la marginación y el analfabetismo.

Esto se vería reflejado en la Encuesta Nacional sobre Discriminación de 2017 del INEGI donde el 40.3% de la población indígena entrevistada declaró que se debió a su condición de persona indígena sufrió de algún caso de discriminación. Los casos, según los datos del ejercicio, estarían siendo tanto en espacios públicos, al solicitar servicios o en el ámbito privado, puesto que declararon sentirse discriminadas en los servicios médicos, la calle, el transporte público y en la familia.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones