Connect with us

Nación

“Morena, un partido sordo, ciego y mudo»: Alejandro Rojas

La popularidad de Andrés Manuel López Obrador no se transfiere en automático a Morena, el presidente ya estuvo en las boletas electorales y no volverá a estar nunca más, eso lo deben entender, de lo contrario el riesgo es truncar el cambio de régimen que quiere la Cuarta Transformación, aseguró Alejandro Rojas Díaz Durán, aspirante a la dirigencia nacional del partido vino tinto.
 
Advierte que en menos de un año Morena perdió casi 3 millones de votos; que de esos errores se van aprovechar tanto el PRI como el PAN, y que el peligro es que el partido del Presidente pueda perder la mayoría en la Cámara de Diputados en las elecciones de 2021.
 
En entrevista, Alejandro Rojas Díaz Durán considera que su partido ha estado sordo, mudo y ciego después del triunfo de 2018 y su papel debería ser ayudar al Presidente que ha tomado decisiones equivocadas porque no cuenta con la información precisa.
 
Alejandro Rojas pide a sus compañeros que buscan la presidencia de Morena, Yeidckol Polevnsky, Bertha Luján y Mario Delgado, renunciar a sus cargos, porque se promueven con recursos públicos y eso es inmoral.
 
Para el político, es necesario dejar atrás la polarización porque la 4T busca cambiar un régimen y para eso se necesita de todos, hasta de la oposición; Alejandro Rojas es de las pocas voces críticas dentro de Morena, abiertamente señala como impresentable al gobernador electo de Puebla, Miguel Barbosa, y critica el gobierno de Veracruz de Cuitláhuac García por ineficiente donde predomina el nepotismo.
 
—¿Por qué quiere ser el dirigente nacional de Morena?

Para reinsertar a Morena con el pueblo de México y tiene que servir como el instrumento para el cambio del régimen político, que no va a durar un sexenio; el cambio de régimen, lo que llamamos la Cuarta Transformación, va a llevar una generación entera. Un cambio de régimen político como en Chile, España, Europa del Este, consume 30 años en promedio, para volver a reconstituir, refundar sus instituciones, renovar sus poderes públicos y obviamente que haya un nuevo estilo de gobernar.
 
En el siglo XXI, Morena está llamado a ser el partido de la modernidad, del futuro, de los jóvenes, que innove la forma en que se construye la ciudadanía que ya no es como tradicionalmente se hacía en el siglo XIX.
 
Morena esta llamada para hacer una gran transformación, un cambio de raíz y ayudarle al Presidente, el llamado a la reconciliación nacional, que es necesaria para pacificar el país, para que haya certidumbre en la economía.
 
Muchas decisiones se han tomado de manera equivocada o no le dicen bien al Presidente, porque Morena también tiene que ser la conciencia crítica, propositiva, constructiva de la política pública, no sólo ver el futuro, sino también acompañar al Presidente, ir adelante de él, ser la vanguardia y protegerlo.
 
—¿Es un partido aplaudidor?

Es un partido sordo, ciego y mudo porque no se nota, no aplaude. Sí ustedes observan el Presidente es el mismo que convoca a sus propios mítines, el de Tijuana lo promovió el Presidente, el de su propio informe. Morena está ausente de la sociedad, porque después del tsunami de 2018, se replegó, se echó para atrás, ya no regresó a las calles, a los pueblos, a los barrios, colonias, unidades habitacionales, ya no regresó con las organizaciones ciudadanas, sindicatos, no regresó a ninguna parte.
 
Es el movimiento popular más grande de la historia contemporánea del país, pero no ha estructurado ni un discurso coherente ni tampoco ha organizado estructuras territoriales que le permitan incluir primero a todos los liderazgos que hicieron posible el triunfo del presidente López Obrador. No ha articulado ninguna gestión social eficiente, tampoco generó una forma para que los cuadros más calificados ocupen posiciones.
 
Por ejemplo en Yucatán, todos los delegados federales son del PRI y del PAN y nadie es de Morena, solo el superdelegado, igual en Guanajuato, y dicen que no hay gente calificada en Morena. Claro que la hay, pero una pequeña élite, cúpula, nomenklatura le llamamos nosotros, así les pusimos porque tienen tufo autoritario, tufo estalinista, porque son censores de la libertad de expresión, sectarios y profundamente antidemocráticos, que no les gusta la democracia.
 
—¿Yeidckol es de la nomenklatura?

Claro, ella es parte de esa nomenklatura, que piensan que debe haber una forma única de pensar, de sentir, de obedecer, que ellos tienen la verdad y todo aquel que disienta debe ser expulsado, sancionado o segregado.
 
—¿Por qué Yeikdckol lo ha bloqueado?

No lo sé, yo tengo respeto por las mujeres.
 
—No es un asunto de género, sino de políticos.

Ella se escuda en eso para también tomar decisiones que son contrarias a los principios fundacionales de Morena, como es el caso de Puebla, que fue una encuesta patito, gansito, donde sacó al impresentable de (Miguel) Barbosa, que hoy es gobernador electo y sigue siendo impresentable.
 
—Donde por cierto el PAN obtuvo más votos que Morena.

En estas últimas elecciones perdió por las malas decisiones de la nomenklatura, por imponer candidatos impresentables o de baja competitividad electoral, por regatearle a los liderazgos sus candidaturas. Porque hay morenistas que pueden ganar todas las elecciones, pero por sólo meter a sus cuates, sus arreglos, por sus cochupos perdimos la base electoral de Morena en menos de un año.
 
Casi 3 millones de votos perdió Morena de julio de 2018 a junio de 2019. Nunca un partido que ha llegado con tanta fuerza popular a conquistar la Presidencia de la República ha perdido tanto en tan poco tiempo. El PAN ganó más votos que Morena en Puebla, ahora si ganamos de panzazo. Es vergonzoso que Morena hoy necesite vejigas para ganar, es ridículo.
 
Imagínense la irresponsabilidad política de la nomenklatura. Quieren renovar la dirigencia nacional a partir de un padrón que cerraron inconstitucionalmente, violaron el artículo 41 de la Constitución, en diciembre de 2017. El Consejo Nacional resolvió que les va a hacer el favor de darlos de alta, desechando y marginando a otros 7 millones que en 2018 y 2019 se han acumulado y no quieren registrar.
 
—¿Hay dados cargados para esta renovación de la dirigencia de Morena?

Sí y puede haber fraude porque no siguen y no escuchan al presidente López Obrador, que consulta a la gente para tomar decisiones, nos guste o no. Morena tiene que consultar a la gente sobre todo ahora porque es la primera vez que elige a sus dirigentes a nivel distrital, municipal y estatal.
 
Yo hago un exhorto respetuoso a quienes quieran competir, a Yeidckol Polevnsky, a Bertha Luján, hasta a Mario Delgado, a que renuncien a su cargo, porque están utilizando recursos públicos para promoverse. Yo renuncié a ser coordinador de asesores de Morena en el Senado de la República y me puse a trabajar en todo el país con mis recursos y de mis amigos. Ellas y él están promoviéndose con recursos públicos utilizando la estructura, los padrones de Morena, los medios, recursos financieros y presupuestales que son recursos públicos, es inmoral lo que están haciendo.
 
Quien quiera competir por Morena que renuncie a sus cargos, que renuncie a la dirigencia nacional Yeidckol Polevnsky, que renuncie a la presidencia del Consejo Nacional, Bertha Luján; que renuncie Mario Delgado a la coordinación en la Cámara de Diputados, y se pongan a ras de piso como yo, porque yo hago lo que hace Andrés Manuel López Obrador y lo que hizo durante 18 años, estoy viendo a la gente para saber qué piensa; vengo de Veracruz y el gobernador es muy insensible de los reclamos populares, son muy ineficientes, no quieren aprender, no quieren escuchar, hay nepotismo, está lleno de familiares en sus funcionarios. Y de él mismo, contradiciendo todo lo que nosotros estuvimos predicando.
 
Nos está costando casi la presidencia municipal de Jalapa, Coatzacoalcos, Poza Rica, donde la gente nos está volteando la espalda, y son muy irresponsables porque están poniendo en riesgo la Cuarta Transformación, porque de seguir así en el 2021 podemos perder la mayoría en la Cámara de Diputados y puede ser una tragedia para el país, porque habremos echado por la borda la esperanza de millones de mexicanos que creen en la transformación, el cambio de régimen político y estamos abriendo la puerta a que se estén reorganizando el PRI y el PAN, que nos pueden derrotar porque los intereses que los unen son perversos. Pero ellos están organizados, tienen los recursos y van aprovechar nuestros errores.
 
—¿Hay un acuerdo entre Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal para derrotar a la nomenklatura con Mario Delgado?

No se vayan con la finta, no hay acuerdos cupulares, no es cierto, la pregunta es al revés. Sí eso fuera cierto por qué yo sigo avanzando y por qué nadie me detiene.
 
—Para darle legitimidad al proceso, para eso necesitan al opositor.

Yo no soy palero de nadie. Hace más de 30 años vengo luchando con Andrés Manuel López Obrador desde la Juventud Progresista, de la Corriente Democrática.
 
Yo no me hago en las alturas, no he ido a visitar a Porfirio Muñoz Ledo, que es mi amigo desde hace 30 años, ni le he pedido apoyo a Monreal ni a Marcelo, del que fui coordinador de campaña dos veces, no necesito que me apoyen los dirigentes, voy por los militantes, quiero que me apoye la gente, porque es la única manera de tener legitimidad democrática y autoridad política. No se la quiero deber a nadie, se la quiero deber a la gente.


 
—¿Ve un desgaste de Morena por el ejercicio de gobierno de López Obrador y de los gobernadores?

Desgaste es natural, pero el Presidente está haciendo su mayor esfuerzo y Morena tiene que estar ahí para ayudarlo, hay que ayudarle a rectificar algunas decisiones al Presidente. ¿Como cuáles?: en materia económica y turística. No le han explicado bien. Cuando sea dirigente voy a decirle Presidente lo han engañado o no le han dicho toda la verdad.
 
México no necesita otro aeropuerto más, necesita dos hub aeroportuarios, que son como centrales de camiones pero de aviones, donde toda la conectividad del mundo llegue a México no sólo al área metropolitana, y lo tiene que hacer el sector privado. Hay en Londres, Singapur, Hong Kong, Amsterdam, París, Nueva York, Atlanta, San Francisco; seríamos la plataforma de competitividad más grande del planeta porque tenemos todo para que el sector turístico sea estratégico para la economía; no le han explicado bien la importancia de la promoción turística. Si quiere su tren, está el sector privado para hacerlo. Hay que decirle al sector privado que participe y nos permita ayudarle.
 
No le han explicado al Presidente que el turismo puede ser el generador de divisas más importante del país por encima del petróleo. Igual Dos Bocas. Hay que replantear el esquema, hay nuevas tecnologías, el sector privado puede entrar y generar muchísimo empleo. En cuestión energética tenemos que ver hacia el siglo XXI, las energías renovables, hacer alianzas estratégicas con China, Rusia, India, países árabes, con todos los países que han invertido en el conocimiento, como Singapur, Corea del Sur, China, Irlanda, Noruega, para que México tenga tres Silicon Valley, conexiones estratégicas con esos países y nos valga un cacahuate Trump, con todo respeto, y no codepender de Estados Unidos.
 
México no tiene que andar cediendo a los caprichos del presidente Trump, él esta en su agenda de reelección. México tiene que refrendar su soberanía nacional.
 
La reelección de Trump es hasta noviembre del año que entra y nos va a traer a toallazos de aquí a noviembre del año que entra. Cada vez que él baje popularidad nos va a dar un toallazo. Yo creo que estuvo bien que el Presidente sea prudente, pero Morena no tiene por qué serlo y menos el pueblo de México.
 
—¿Morena es un partido de un solo hombre?

No. El Presidente no se va a meter ni se mete en Morena, por eso yo estoy caminando. No se vayan con la finta, no es el PRI, ya todos andan en la cargada, que ya es la señora. Andrés Manuel no quiere revivir al PRI, donde el Presidente es el jefe del partido. No quiere la reedición del régimen autoritario priista. Quiere que Morena tome su camino.
 
Lo que tenemos que aprender en Morena y les tiene que caer el 20, es que Andrés Manuel no vuelve a estar en la boleta con Morena, nunca más. Sólo estuvo una vez y se acabó. Tenemos que aprender a sobrevivir y ganar los comicios pero también poner la agenda del siglo XXI adelante y al Presidente abrirle la brecha, no que él saque el pecho por todos y Morena está ciego, sordo, mudo y ausente.
 
—El Presidente llegó a un tope altísimo en febrero y viene de bajada, le va a pegar a Morena en 2021.

No, al contrario, la popularidad del Presidente, que sí es alta, no se transfiere en automático a Morena, ya lo vimos en las pasadas elecciones de junio de este año, nos arrastraron y nos hicieron pomada en Tamaulipas porque Morena se entregó por culpa de Yeidckol Polevnsky; en Durango y Aguascalientes nos fue muy mal; en Puebla apenas ganamos de panzazo por el PVEM y PT. Morena no hubiera ganado solo.
 
Hay muy malas cuentas que está entregando Yeidckol Polevnsky y ahí se ve que la popularidad del Presidente no se transfiere a Morena,. El 65 o 70 por ciento no se vino a Morena para reflejarse en la elección, eso es muy claro.
 
—Pero, el discurso del Presidente no es de inclusión.

Morena tiene que decirle al Presidente tienes que hablar más de la reconciliación y no polarizar más, tenemos que construir un acuerdo, porque ofrecimos un cambio de régimen hay que pactar esa transición, donde todos estemos de acuerdo y hacer un plan de gobierno sobre todo en materia económica de 50 años y no se reinvente el país cada seis años. Ver lo urgente, lo importante y trascendente.


 
—Han golpeado a la clase media, por eso el PAN, sin hacer nada, se fortalece.

Estamos dirigiendo mal el objetivo. Dijimos que queremos cambiar el régimen y necesitamos una agenda con plazos y objetivos, eso pasa por el gran acuerdo nacional, el pacto es una transición, el acuerdo es algo más profundo de voluntad donde vamos a poner para ganar todos.
 
Si Morena reedita el discurso de campaña de la mafia del poder, eso no es cambio de régimen. Ya se acabó la campaña, ya no hay mafia del poder, no hay que hablar de fifís, no estoy a favor de polarizar a la sociedad, hay que dar vuelta a la página. Qué vamos a hacer todos. No estás de acuerdo conmigo te respeto, pero qué hacemos para que esto salga adelante, Necesitamos pacificar al país. Necesitamos seguridad, que la gente tenga trabajo, que el salario aumente, que el mercado se expanda, que haya política industrial, que compitamos. Qué hacemos. Tenemos toda la riqueza para hacerlo.
 
El Presidente tiene que ponerse por encima de todos y Morena tiene que servirle de escalera para decirle súbete aquí, ve arriba y nosotros nos encargamos del resto, porque tu te vas en 2024 y el cambio de régimen lleva varios sexenios.
 
Somos responsables de que esto continúe, tu abriste la puerta por eso estás en la historia, pero los jóvenes que vienen atrás necesitan tener el mapa de navegación a donde ir, porque él va a dejar de ser el piloto y alguien tendrá que sustituirlo y tiene que tener clara la navegación, el rumbo y no se tiene que desviar. Sí todos estamos de acuerdo en lo fundamental, las cosas van a caminar, por eso quiero ser presidente de Morena.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones