Connect with us

Metrópoli

Librerías de Donceles piden al gobierno de la CDMX mismo trato que a cadenas

Foto: Especial

Las semanas pasan y la reactivación económica sigue siendo distinta para muchos no solamente dependiendo de las zonas, de las posibilidades de su clientela, sino también de la interpretación de la ley, según acusan empleados y patrones de las tiendas de libros «de segunda mano» o «librerías de viejo» de la calle Donceles en el Centro Histórico de la CDMX, quienes dicen ser víctimas de discriminación frente a las grandes cadenas de librerías.

En medio de al menos otros 4 grupos de manifestantes en el Zócalo y sus alrededores se encuentran los dueños y empleados de las librerías de la calle Donceles, quienes a grito de “¡Pásele, llévese un libro gratis! ¡Estamos sufriendo discriminación laboral”, llaman la atención de algunos ciudadanos que se detienen a escuchar su denuncia respecto a una falta de igualdad en el trato que les da el gobierno de la CDMX a través del Instituto de Verificación Administrativa (Invea).

Ubaldo López, de la “Librería Selecta”, ubicada en Donceles 79, dijo a La Hoguera que todos los negocios de la calle de Donceles están al momento laborando cada tercer día de acuerdo con su número de local tal como se dictaminó por parte del gobierno capitalino pese a que el pasado 3 de agosto la Secretaría de Salud vio publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el Acuerdo por el cual se establecía que las actividades desarrolladas por editoriales y librerías pasarían a ser esenciales.

Su molestia, explica el comerciante, no radica fundamentalmente en limitantes más estrictas a las aprobadas a nivel federal sino a la discriminación de la que estarían siendo objetos puesto que, aunque ellos están acatando lo que les han pedido para poder abrir nuevamente, hay librerías de “libro nuevo” que están abriendo cotidianamente.

Te puede interesar: «Está complicada la situación”: Covid-19 deja sin clientes a peluquerías y estéticas

De manera puntual, este señaló específicamente que las sucursales de Porrúa, Gandhi y El Sótano están abriendo diariamente incluso previo a la publicación del Acuerdo que posibilitaría eso, de modo que piden un trato igualitario puesto que no consideran justo que las cadenas tengan un permiso para poder operar diariamente pese a ser del negocios del mismo rubro y ubicarse en la misma zona.

«Porrúa ha estado abriendo todos los días, enfrente de Bellas Artes igual. Esa es nuestra queja, si el Acuerdo no tiene que ver con las disposiciones del Centro, ¿por qué las grandes librerías abren? Incluso los domingos El Sótano y Gandhi han abierto y cierran hasta las 7 de la noche”, expresó Ubaldo diciendo que este es el motivo de protesta de al menos 10 las librerías de compra venta de libro usado o de segunda mano.

Finalmente, Ubaldo López compartió que estos últimos meses han sido difíciles puesto que tras varios meses sin poder trabajar se ven en la necesidad de obtener recursos para pagar servicios como el teléfono, la luz eléctrica y el salario de sus empleados, además de sortear otras situaciones económicas que les han afectado, comentando que ahora queda claro cómo todos están sufriendo afectaciones, pero algunos, como en su caso, más que otros.

Uno de los empleados de estas librerías es Oscar, quien dice que él no se ha visto afectado tanto en lo económico puesto que sus patrones le han continuado pagando su sueldo íntegro pese a que por meses no pudieron trabajar, hecho que lo ha motivado a acudir con ellos hoy y el pasado viernes a protestar en las puertas del Palacio de Gobierno de la CDMX como muestra de solidaridad.

Como Ubaldo, Óscar dice que ellos están con las indicaciones que les da el gobierno local sin embargo, se han dado cuenta de que Gandhi, Bellas Artes y otras cadenas están abriendo diariamente las puertas de sus librerías, de modo que ellos solo exigen poder hacer lo mismo. “No todos los negocios pueden abrir diario, solo plazas y centros de comida ¿por qué librerías de ese calado abren cuando no deberían?, son muchísimos negocios que no reciben el mismo trato”, declaró para La Hoguera.

Este dijo que no ha habido alguna respuesta por parte de las autoridades a sus peticiones excepto que no pueden ser considerados como “prioritarios”, diciendo que reflexionando ellos mismos pueden comprender que no lo son, pero cuestionando nuevamente el trato preferencial que están teniendo las empresas.

Transeuntes observan los libros que regalan en el Palacio de Gobierno de la CDMX. Foto: Cuartoscuro

“Hace exactamente una semana yo personalmente vi cómo llegaban de 10 a 15 patrulleros con 2 del Invea a [la calle] Justo Sierra pidiendo que cerraran las sucursales hermanas y posteriormente pasaron a hacer lo mismo con las de Donceles”, denunció el joven, agregando que mientras eso ocurre ahí las librerías de cadenas ubicadas en la avenida Juárez han tenido sus puertas abiertas hasta las 6 de la tarde, pese a que el reglamento del Centro Histórico indica que los locales deben cerrar una hora antes.

“¿Por qué a nosotros no nos dejan?, queremos exactamente lo mismo que ellos tienen y si no se puede entonces exigimos que ellos sean iguales a nosotros. ¿acaso volvió a haber corrupción en el gobierno? ¿o por qué ellos sí o nosotros no?”, dijo finalmente Óscar para manifestar su descontento.

Finalmente, este señaló que han decidido manifestarse regalando libros para atraer gente e invitarlos a pasar a sus librerías, esperando además que las autoridades los escuchen en lugar de ir a los locales a cerrarlos con agresividad.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones