Connect with us

¡Qué espectáculo…!

‘Las tres muertes de Marisela Escobedo’: feminicidio e impunidad

Foto: Especial

Si bien es cierto que la pandemia por Covid-19 ha logrado que se olviden otros graves problemas en nuestro país, documentos como Las tres muertes de Marisela Escobedo nos hacen recordar que desde hace décadas se viene arrastrando un tema de género el cual ha crecido de manera tal que hoy en día un feminicida puede quedar impune tras su crimen.

El relato fílmico que logró Carlos Pérez Osorio es tan sólo una muestra de, lamentablemente, cientos de casos en donde el responsable es capturado pero los vacíos de la ley propician que quede en libertad. 

Flyer del documental Las tres muertes de Marisela Escobedo. Foto: Netflix

Peor aún es darse cuenta que pese a tener todas las pruebas en su contra, los jueces tengan la desfachatez de echarle la culpa a un sistema como excusa para no realizar un trabajo por el que la ciudadanía les paga. 

Otro elemento que nos deja, y muy pocas veces se acentúa, es cómo la familia se convierte en víctima, y en este caso, ver a la madre de Rubí buscar al culpable, pedir a las autoridades justicia, ser ignorada por un tal César Duarte que se decía gobernador, así como por el que hoy busca estar de nuevo en la escena política, Felipe Calderón, nos debe recordar que la agresión no es a una persona sino a la mismo sociedad que ha crecido con el paternalismo y no quiere dejar el machismo por miedo a “perder” ante las mujeres, así de ridículo.

Marisela fue ignorada por el entonces gobernador de Chihuahua César Duarte y Felipe Calderón Hinojosa. Foto: Especial.

Marisela también nos hereda una gran enseñanza: no dejarse arrastrar por algunos movimientos feministas que sólo buscan el enfrentamiento y que, al igual que el machismo, una legítima demanda se va al foso de la indiferencia.

Un elemento más de este magnífico material es darse cuenta que por fortuna aún hay quienes hacen investigaciones periodísticas, y en este caso, el trabajo realizado por Karla Casillas Bermúdez debe ser parte de estudio en escuelas de comunicación para de una vez por todas hacer a un lado a tanto farsante que enloda la profesión.

Marisela Escobedo buscó justicia para su hija Rubí. Foto: Especial.

Otra particularidad de Las tres muertes de Marisela Escobedo es que nos enseña lo vulnerables que somos y que nadie está exento de una situación como lo que le ocurrió a esta ama de casa, al tiempo de poner sobre la mesa la fortaleza de una madre que sólo pedía ver al asesino de su hija en la cárcel, pero que hoy el criminal es parte de la delincuencia organizada.

Activistas y ciudadanos continúan exigiendo el esclarecimiento del asesinato de Marisela Escobedo. Foto: Especial

Fueron cuatro años de acudir a los lugares de los hechos, de leer diarios de Marisela para hacer un documento fidedigno, de relatos de los hermanos de Rubí, de un trabajo sumamente valioso. 


 
                                                    –000—

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones