Connect with us

Incendiario

“Las mañaneras no son propaganda”, pero de ahí hasta salen candidatos de Morena

“Las mañaneras no son propaganda”, pero de ahí salen candidatos de Morena
Foto: Cuartoscuro

Por más que el presidente López Obrador y sus voceros salgan a defender el honor de las mañaneras, la realidad es que son propaganda gubernamental y se les debería tratar jurídicamente como tal. Tan son una herramienta política que el mismo primer mandatario lo ha recordado no en una, sino en varias ocasiones. Además de que tenemos ilustres casos de que, en efecto, pueden y suelen ser usadas como plataforma electoral.

Siendo estrictos al abordar la polémica con el INE por la transmisión de las mañaneras, el primero que censuró este acto de propaganda fue el mismo López Obrador, por allá de mayo del 2019, de cara a las elecciones locales en Baja California, Puebla, Aguascalientes, Tamaulipas y Quintana Roo. El presidente dio su beneplácito para que, de manera inmediata, se suspendieran las transmisiones y hasta proyectó que no habría ningún problema con que esto se repitiera para la consulta popular de revocación de mandato que se realizará en 2022.

AMLO e INE chocan por mañaneras en periodo electoral

Aunque esa vez confió en que no tendría ningún problema en difundir su mensaje a la población, la postura cambió radicalmente en septiembre del 2020, cuando se rehusó a que el INE suspendiera las transmisiones en el marco de las elecciones de Coahuila e Hidalgo. Esta vez sí argumentando que sus mañaneras no son propaganda sino un ejercicio de transparencia. ¿Cuál fue la diferencia? ¿La proximidad con los comicios más grandes en la historia del país en 2021? ¿O que en esa ocasión fue el PAN el que exigió la suspensión de emisiones? ¿Ambas?

Pero, para sustentar el argumento sobre que son propaganda, tenemos hasta una declaración del propio López Obrador. En octubre del 19, recordó con nostalgia cuando, en sus tiempos de oposición perredista, “yo me subía a los camiones urbanos en las esquinas con mis volantes y hablaba ahí a los que iban en el camión y les entregaba volantes, y me bajaba por la puerta de atrás y esperaba el otro”. Agradecido de que hoy, con las mañaneras y las benditas redes sociales “ahora que nos ven, nos escuchan miles, es una dicha enorme”.

Estos deslices freudianos se han presentado una y otra vez, conferencia tras conferencia, cuando López Obrador recuerda, por ejemplo, el cerco informativo del que fue víctima antes, durante y después del fraude electoral del 2006. O cuando se censuraba a quienes le daban micrófono en radio y televisión durante su dirigencia en el PRD. Casos así sobran para recordar el autoritarismo, pero también para dejar en claro que las mañaneras son, primero que nada, una herramienta presidencial de propaganda. Tal vez no partidista explícitamente, pero propaganda al fin.

Mañanera o de cómo algunos buscan derecho de picaporte

Y eso de que no son partidistas hay que tomarlo con pincitas porque, si algo han hecho las mañaneras en dos años y fracción de historia, es política. O, como el mismo López Obrador lo definiría, politiquería. No por nada también reconoció, desde agosto de 2019, que a Salón Tesorería entraban infiltrados intentando posicionar tal o cual tema, petición o hasta candidatos. Advertencia que reiteró en febrero del 2020, eso sí, en ambas instancias dejando completamente claro que dichas figuras seguirían teniendo derecho de picaporte con él.

Así, hace un año, el vocero de líder petrolero Mario Rubicel Ross pudo encarar frente a frente a Luisa Alcalde, secretaria del Trabajo, para intentar que se reconociera a su patrón como nuevo dirigente del sindicato tras el escape de Carlos Romero Deschamps. Posteriormente, ese vocero, pero ahora con cachucha de René Bejarano, denunció los actos anticipados de campaña con cargo al erario de Pablo Amílcar Sandoval, causando el ultimátum presidencial para que todos los superdelegados renunciaran antes de octubre del 2020 si aspiraban a contender en las elecciones.

Bueno, pues este tipo de gestiones políticas llegó a un nuevo nivel justamente hoy que el tema de las mañaneras como propaganda está al rojo vivo. Y es que, marginados del reparto de cargos diplomáticos con los que se premió a individuos como Isabel Arvide tras quejarse de que ella no recibía ‘chayo’, una de las caricaturas que han anidado en las primeras filas del Tesorería se registró para buscar una candidatura por Morena. Obviamente, una diputación plurinominal en San Lázaro, nada de cargos chicos en los estados y mucho menos andar haciendo campaña.

Isabel Arvide pasa de pedir publicidad en las mañaneras a ser cónsul en Estambul

Este espécimen no es ajeno a la política. Originario del PAN, formó parte del equipo de campaña de Javier Corral cuando este buscó la presidencia del partido en 2015. En 2018, de vacaciones por España, todavía tachaba a López Obrador de ser un ‘eterno perdedor’ con ‘fantasmas en la cabeza’, por lo que llamaba al voto útil por Ricardo Anaya. Pues bueno, la historia nos alcanzó y Ya Saben Quién llegó a Palacio Nacional. Con él, comenzaron a llegar candidatos perdedores disfrazados con un gafete de prensa, entre ellos nuestro ejemplo.

Su primera estancia en las mañaneras fue corta ya que la vocería de Jesús Ramírez le retiró el acceso por publicar un video llamando ‘vulgares prostitutas de la información’ a las reporteras de la fuente. Sin embargo, meses después sobrevivió a un atentado en Sinaloa y, como parte de sus demandas al mecanismo de protección de la Segob que lo refugia en la CDMX, exigió volver a tener acceso al presidente. El cual ha usado no solo para hacer gestiones, sino también para pedir públicamente que baleen y apedreen en la calle a las mismas reporteras que ya había agredido.

¿De verdad López Obrador y Jesús Ramírez pueden sostener que las mañaneras no son propaganda cuando hasta candidatos de Morena han producido? Además de que, como el presidente dejó en claro, el susodicho tiene su autorización para seguir entrando a promocionarse. Lo que, cuando inevitablemente sea sancionado por las autoridades electorales, tratará de minimizar diciendo que no estaba al tanto de las aspiraciones político-partidistas de ese individuo al que respaldó tras hacer apología del feminicidio y la violencia contra la prensa.

Ramírez Cuevas responde al INE: Gobierno tiene derecho a informar a la sociedad

*Las posturas y opiniones plasmadas en esta columna son exclusivas de su autor y no necesariamente reflejan las de La Hoguera.mx

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones