Connect with us

Internacional

La ‘guerra híbrida’: ¿Qué puede seguir en el conflicto Irán vs EU?

La ‘guerra híbrida’: ¿Qué puede seguir en el conflicto Irán vs EU?
Foto: Especial

El conflicto entre Estados Unidos e Irán ha llamado la atención mundial. En redes sociales se han popularizado hashtags relacionados con la tercera guerra mundial, aunque en muchas ocasiones a modo de burla. Sin embargo, otros analistas se han preocupado por esgrimir lo que podría venir en el corto plazo de continuar las represalias entre ambas naciones.

Consultado por La Hoguera MX, el politólogo Alejandro López Flores prevé que el conflicto escalará más en una modalidad de «guerra híbrida» que de ejércitos formales como solían ser las guerras en el siglo XX o las intervenciones militares de Estados Unidos en países del Medio Oriente a inicios de este milenio. «Teherán sabe que no tiene mucha oportunidad enfrentando a EU, sobre todo porque tiene a Israel a un lado. Pero las milicias que controla, y que de hecho había “prestado” a EU para enfrentar al Estado Islámico, sí que pueden causar daño a posiciones de EU e Israel», explica el especialista.

A favor del gobierno de Irán, señala, López Flores, se encuentra el control que mantiene sobre el golfo pérsico, sin embargo, y pese a las advertencias vertidas en las últimas horas contra Estados Unidos mantiene factores de política interna que limitan la decisión de iniciar una guerra abierta. Entre estos se encuentran el descontento de los iraníes por la crisis económica, por lo que indica que si bien se ha reavivado el nacionalismo antiEU en el país persa, no lo cree como elemento suficiente «para que la población respalde una guerra que consumiría recursos económicos en grandes cantidades».

A la par, por parte de Estados Unidos, este tampoco cree que prospere una resolución a favor de la guerra abierta contra Teherán. En el aspecto internacional, debido a que Irán estaría respaldado o vigilado por China y Rusia, mientras que de manera interna se encuentra en la campaña por la releeción y con una amenaza de impeachment.

Esto último ha quedado parcialmente respaldado por las formas de Donald Trump durante las últimas 48 horas. Luego de los ataques a dos bases militares en Irak donde se encontraban elementos militares estadounidenses, Trump no hizo una declaración clara de guerra sino un llamado a Irán a renunciar a sus ambiciones nucleares puesto que durante el periodo en el que él gobernara a la potencia norteamericana no permitiría que el país asiático diseñe armas nucleares.

Menos de 12 horas habían transcurrido desde el mensaje cuando un nuevo ataque iraní se realizó a la zona donde se encuentra la embajada de Estados Unidos en Bagdad, Irak. Sin embargo, no hubo una respuesta por parte del gobierno de Donald Trump, e incluso 24 horas después los temas sobre los que volvió a hablar fueron locales, especialmente el de su promesa de campaña de construir un muro en la frontera con México.

Vale la pena recordar también cómo la administración del magnate estadounidense ha retomado bloqueos comerciales y ejercido presiones económicas que en este nuevo episodio internacional podrían ser aplicadas nuevamente como estrategia.

En este contexto México ya ha expresado vagamente su posicionamiento a través del presidente Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia matutina del pasado 8 de enero, no obstante, este también puede ver afectaciones ante una escalada más importante en dicha región.

El diputado Mario Delgado, coordinador parlamentario del partido oficialista y presidente de la Junta de Coordinación de la Cámara de Diputados, aclaró que al verse inmiscuida en una guerra una zona productora de petróleo, los barriles podrían mejorar su costo incrementando las ganancias para México, sin embargo, al depender de la importación de combustibles y gas, también se estaría pagando un precio más elevado de estos insumos básicos para la producción y el traslado de miles de productos.

De este modo, los años 20s del siglo XXI han iniciado con la tensión ante la posibilidad de vivir la guerra en escalas mayores por la búsqueda del control político de la región ante la oportunidad que esto significaría debido a la presencia de recursos naturales, aunque con el matiz de la religión y añejas disputas entre grupos chiitas y sunitas, así como de grupos radicales que eventualmente surgen como brazos paramilitares o extremistas derivados de estos dos primeros.

Te puede interesar:

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones