Connect with us

Cultura

Gina Enríquez estrenará Vuela en homenaje al águila real

Gina Enríquez estrenará Vuela en homenaje al águila real
Foto: Especial

Gina Enríquez estrena el próximo domingo 1 de marzo un poema sinfónico vocal dedicado al águila real, símbolo de identidad de México, que da continuidad a sus preocupaciones ambientalistas ya reflejadas en sus obras previas, como en Marfil, Arrecife o Xunán Kaab.
 
En la premier mundial de Vuela también destaca el femenismo de la compositora, fundadora en el verano de 2003 de la Orquesta Sinfónica de Mujeres del Nuevo Milenio, al dirigir la Filarmónica Mexiquense (OFM), Gabriela Díaz Alatriste y contar en la obra con la mezzosoprano Grace Echauri, los poemas de Ruth García y textos de la misma Enríquez.
 
Bueno, hasta el escenario del estreno en Texcoco tiene esencia femenina: la sala Elisa Carrillo, nombrada en honor a la primera bailarina del Staatsballett Berlin y premio Benois de la Danse 2019, del Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, donde la Orquesta Filarmónica del estado de México también estará estrenando su nueva sede con esa función.
 
En entrevista, Gina Enríquez recuerda cómo desde su obra Marfil enfocó su creatividad a la defensa del ambiente.
 
“He compuesto varias obras a propósito de la conservación del planeta. La primera fue Marfil, inspirada en un cuadro del pintor británico David Shepherd (artista y ambientalista como ella). Ahí empezó mi preocupación sobre la vida salvaje y la crueldad con la que se trata a los animales”, expone la compositora nacida en Ciudad de México en 1954.
 
“Después compuse Arrecife, porque veo muchos documentales en Discovery y National Geographic y estoy muy interesada en la conservación de nuestro planeta, es nuestra, casa. Vi el deterioro de los arrecifes, de ahí me seguí con otras obras sobre el tema”, señala.
 
Cuenta que después se conmovió mucho con el águila real porque, además de ser una especie muy hermosa de animales maravillosos, es el símbolo patrio del país.
 
“Es dramático que esté en peligro de extinción. Es algo muy fuerte para nosotros los mexicanos”, expone la de Mujeres Pro Música y miembro de Mujeres en la Música.
 
 
Revela que por recomendación de su amiga mezzosoprano Grace Echauri, incluyó la voz en su poema sinfónico, porque le pareció ideal que al ser cantada, al incluir palabras, la obra de 20 minutos de duración, estaría exaltando los valores, historia y tradiciones de México.
 
“La estructura musical de Vuela incluye tres movimientos. Un poema sinfónico vocal, cuenta una historia. Así que pensé en resaltar los aspectos del águila y de su historia en el país, cómo esa ave es parte medular de la historia de México”, expuso la maestra Enríquez.
 
Detalló que los tres movimientos: Vuelo Majestuoso, Vuelo de Almas y Vuelo de Raíces.
 
“El primero, Vuelo majestuoso, describe la realeza del águila, su real carácter. Es un animal regio; y habla de cómo llegaron los aztecas y encontraron con la serpiente sobre un notal.
 
“El segundo movimiento es un poema, Ruth García, una excelente poeta, me ofreció hacer un poema sobre el águila. Me pareció sensacional. Escribió un poema precioso, en el que exalta todo lo que es el águila: su carácter, temperamento, forma física. Y se llama Vuelo de alma, porque está describiendo el alma del águila.

“En el primer movimiento los textos son míos y el último también. El tercero se llama Vuelo de raíces, aquí lo que estoy describiendo es la esencia mexicana, es nuestro México, y aquello a lo que queremos ir: a la paz, al bienestar, a la abundancia, paz y riqueza, sobretodo. Y aparece el águila como la fundadora de la ciudad, cimentando las bases, la esencia de nuestro ser como mexicanos”, detalla la compositora y también directora.
 
Caracteriza este tercer movimiento un huapango que enaltece al águila real como símbolo patrio, retoma algunas frases del Himno Nacional con variaciones y cita el motivo rítmico-melódico del Huapango, de José Pablo Moncayo.
 
Sobre por qué le gusta componer poemas sinfónicos, Enríquez comenta que a ella le gusta describir cosas con música. “Me dicen que mi música es muy visual, parece que estoy viendo el mar, paisaje. Aun mi Concierto para cello, etcétera, parece que estoy viendo un río, el mar. Me di cuenta que es muy visual, me gusta describir mucho cosas con la música.
 
El estreno de su obra en el estado de México reúne el talento de cuatro mexicanas: Enríquez, Díaz Alatriste, García y Echauri.
 
“He trabajado mucho con mujeres, porque es un tema mío importante, tengo la asociación Mujeres pro Música. Siempre he sido colaboradora cercana con mujeres, a mí me interesa más impulsar el trabajo de las mujeres en la música, es una constante en mi carrera. He trabajado cerca para sacar a la luz el trabajo de cada mujer, darles oportunidades, no nada más a músicos, estoy dando voz a una poeta muy excelsa”, expone Enríquez en la charla.
 
Vuela se estrena en la sala Elisa Carrillo del Centro Cultural Mexiquense Bicentenario en Texcoco, el domingo 1 de marzo, a las 12 horas, pero antes habrá un conversatorio con Enríquez.
 
Gina Enríquez Morán estudió la licenciatura en Composición en la Universidad Nacional Autónoma de México y en el Berklee College of Music de Boston. Se formó en Dirección de Orquesta tomando clases particulares en París con el renombrado Leon Bazin. Además, cursó la maestría en la Guildhall School of Music & Drama de Londres.
 
Trabajó en el Programa Nacional de Orquestas y Coros Juveniles de México.  Ha sido directora huésped de la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional, la Orquesta Sinfónica Carlos Chávez, la Orquesta Sinfónica Juvenil de Nebraska y Solistas Ensamble de Bellas Artes, así como de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Hidalgo, la Orquesta Filarmónica de Acapulco y la Orquesta Filarmónica 5 de Mayo.  
 
Como compositora ha estrenado obras para ensambles instrumentales, coros y orquesta sinfónica, entre las que destacan Octeto Enigmático (1986), Concertino para Violoncello y Orquesta de Cámara (1990), Oda a los Animales (1993) para coro infantil y orquesta, El Espejo y la Lámpara (1997) para coro infantil y orquesta, Tango (2001),  Fantasía en Jazz (2009),  Claro de Luna (2013) e Impromptu (2015) para trío de percusiones.  
 
En junio de 2018 grabó un disco de sus obras orquestales con la Orquesta Filarmónica 5 de Mayo, bajo la dirección del maestro Fernando Lozano. Se trata del primer álbum grabado por una orquesta sinfónica mexicana con la obra sinfónica de una compositora mexicana. Además, ha compuesto arreglos para Tania Libertad y Plácido Domingo.

TE PUEDE INTERESAR: Rambert monta en México ‘Desaparecer’, inspirada en los 43 de Ayotzinapa

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones