Connect with us

Internacional

Gigantesco incendio consume la Amazonia brasileña

incendio consume la amazonia
Foto: Twitter

En una de las catástrofes ecológicas más significativas de las últimas décadas, un incendio a gran escala y sin precedentes consume la Amazonia brasileña que, con sus más de 7 millones de kilómetros cuadrados, es considerada la selva tropical más extensa del mundo.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE, por sus siglas en portugués), hasta este miércoles se tenía reporte de una cifra récord que alcanzó los 72 mil 843 incendios forestales que permanecen activos desde hace 17 días, situación que ha obligado a algunas regiones brasileñas a declarar el estado de emergencia.

Tal es el caso del estado de Amazonas, en la parte noroeste del país, que activó la alerta desde el pasado jueves 9 de agosto, así como de Mato Grosso, en la parte central, y Pará, al norte, cuya actividad agrícola se ha visto seriamente afectada y se ha ido replegando hacia el río Amazonas, el más largo del mundo con 7 mil 20 kilómetros de longitud.

Como cifra comparativa, los más de 72 mil incendios que devastan el llamado Pulmón del Mundo representan un aumento del 84 por ciento en los siniestros registrados durante los dos primeros cuatrimestres de 2018.

El INPE, dependencia encargada de monitorear la deforestación de la zona selvática a través de imágenes de satélite, en fecha reciente ha sido objeto de críticas por parte de las mismas autoridades brasileñas por presuntamente tergiversar la información en detrimento de la administración de Jair Bolsonaro.

La situación de alarma se ha extendido a algunas de las áreas metropolitanas más grandes del país, como la ciudad de São Paulo, que la tarde del pasado lunes experimentó un oscurecimiento inusual provocado por el humo de los siniestros en conjunción con un frente frío, que durante algunas horas generó una situación de angustia generalizada entre sus más de 11 millones 300 mil habitantes.

El fuego avanza a un ritmo descontrolado incluso en áreas de protección ambiental: tan sólo esta semana se han registrado al menos 68 incendios en territorios indígenas y zonas de conservación, casi todas ellas al interior de la Amazonia.

Por otra parte, con el hashtag #PrayforAmazonia, internautas brasileños y de todo el mundo han inundado las redes con mensajes alusivos a la tragedia, haciendo énfasis en la nula capacidad del gobierno de Bolsonaro para hacer frente a la crisis en la Amazonia, así como a la irresponsabilidad de algunos agricultores que comúnmente provocan —y supuestamente controlan— incendios en la región para hacerse de terreno cultivable o dedicado a la actividad ganadera.

Sin embargo, el presidente ha llegado a límites insospechados al sugerir que detrás de la devastación del Pulmón del Mundo se encuentran intereses de algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) opositoras a su régimen.

“Quizás, y no lo estoy afirmando, estas (personas de las ONG) están llevando a cabo acciones criminales para atraer la atención en mi contra, contra el gobierno de Brasil”, señaló hace algunos días en conferencia de prensa, donde añadió que dicha acción habría sido emprendida a modo de “venganza” por los recortes presupuestales decretados por las autoridades.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones