Connect with us

A Fuego Lento

Germán Larrea o ‘cómo aprendí a relajarme y abrazar la 4T’

Germán Larrea México Grupo AMLO
Foto: Cuartoscuro

Germán Larrea, el “traficante de influencias” como Andrés Manuel lo llamó en campaña, confirmó que se sumará a los esfuerzos del gobierno de la 4T para rescatar los restos de los mineros muertos en Pasta de Conchos. Tras 12 años de tratar de enterrar con ellos la tragedia ocurrida en 2006. ¿A qué se debe este repentino cambio de corazón por parte del empresario?

En la carta con carácter de urgente que le hizo llegar a Andrés Manuel el miércoles, Larrea recuerda que su poderosísimo Grupo México sí intentó rescatar los restos, dedicando 14 meses y más de un millón y medio de horas-hombre de trabajo, pero simplemente la explosión fue demasiado potente como para llegar al punto en el que los 65 mineros quedaron sepultados.

No es que dudemos de las capacidades de gestión de la secretaria del Trabajo Luisa María Alcalde (porque no tiene), pero nuestra sospecha nos lleva hasta el Senado, en donde el regio líder minero Napoleón Gómez Urrutia se ha vuelto una de las figuras más poderosas de la economía mexicana, volviéndose el brazo operador de Ricardo Monreal en esa área por su control sobre organizaciones sindicales.

Envuelto en el halo del conquistador, Napoleón ahora ve cómo uno de sus más enconados enemigos acepta, de facto, la otra versión de los hechos de Pasta de Conchos, no la verdad histórica que nombres como Javier Lozado han defendido con fe ciega. Napito debe estar saboreando este momento que anheló durante 12 años desde su exilio 5 estrellas en Canadá.

Mientras que Larrea no puede sentirse tranquilo teniendo a Napo frente a él, respaldado por Andrés Manuel. El presidente ya demostró que no le tiembla la mano en temas mineros, tanto que ni su consejero Ricardo Salinas se salvó de una clausura por decreto. Además de que, que no se nos olvide, el líder de la CIT ya logró concretar una reforma laboral pasando por encima de más de un interés empresarial.

Así los vientos de revancha. En campaña, Larrea advirtió a sus trabajadores sobre los peligros del populismo, lo que le valió una membresía de lujo a la minoría rapaz cortesía de Andrés Manuel. Unos meses después, en agosto, Napoleón celebraba regresar a la política “por la puerta grande” y advirtió a sus enemigos que se atuvieran a las consecuencias de sus actos. Estamos en el terreno de lo inédito, dijo alguna vez Ya Saben Quién.

Jalife, un tema espinoso para Sheinbaum

Además del “¡ya, ya, ya!” que se le ha escuchado a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, cuando ya no quiere responder o de plano la pregunta o insistencia de los reporteros le disgusta, el silencio o respuesta cortante son sus otras salidas.

Entre los temas espinosos están el Rébsamen y las opiniones sobre ella vertidas por el analista Alfredo Jalife, quien la ha criticado por su relación con Carlos Imaz y el tema de los fajos de billetes; “la falta de transparencia sobre el segundo piso del Periférico” y por la tragedia del Colegio Rébsamen de septiembre de 2017.

Este jueves, a la pregunta sobre la posibilidad de que Jalife pudiera entrar al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, Claudia Sheinbaum frunció el ceño y dijo tajante: “No voy a opinar de eso, la verdad es que tengo mi opinión personal pero no voy a tomar una opinión en este caso”. La mandataria finalizó sus escuetas y confusas palabras afirmando: “cada quien que asuma las responsabilidades de sus palabras”.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones