Connect with us

Internacional

Francia: protestas sociales frenan alza a combustibles

Francia Macron Chalecos
AFP

Este martes, el gobierno francés anunció la suspensión durante seis meses de la subida del impuesto a los combustibles, para intentar salir de la crisis provocada por las protestas de los «chalecos amarillos».

«Ninguna tasa merece poner en peligro la unidad de la nación», dijo en una declaración televisada el primer ministro, Édouard Philippe, que además se refirió al balance humano de estas semanas: cuatro muertos en circunstancias accidentales y centenares de heridos en las protestas.

La esperanza de Macron es que la demora en el aumento al precio de la gasolina y el gasoil apacigüe al movimiento, aunque no está claro que lo consiga. El gobierno confía en que, como mínimo, las concesiones sirvan para rebajar el amplio apoyo al movimiento en la opinión pública. Según los sondeos, en torno al 70% de franceses simpatiza con las protestas.

Philippe anunció otra medida para calmar los ánimos, que consisten en la congelación, también durante seis meses, de los precios del gas y la electricidad. Aunque, según los portavoces de los chalecos amarillos, éstas medidas llegan demasiado tarde y son demasiado limitadas.

«Los franceses no quieren las migajas. Quiere la baguette entera», dijo a la agencia France Presse, Benjamin Cauchy, una de las figuras destacadas de los chalecos amarillos.

El presidente francés no ha hablado públicamente sobre esta crisis desde su regreso del G20 de Buenos Aires el domingo, espera con estas medidas evitar que se reproduzcan las escenas de protestas del sábado. Sobre todo que desde hace unos días se multiplican en las redes sociales convocatorias para nuevas manifestaciones el próximo sábado.

Pero no es seguro que lo logre. «La dinámica del movimiento es tal que no es seguro que las medidas anunciadas puedan detenerlo», dijo a la AFP Jérôme Sainte-Marie, politólogo de la encuestadora PollingVox; «Algunos protestan contra su política global o incluso contra su persona», agregó este analista.

Los chalecos amarillos son un movimiento de protesta que toma su nombre de los chalecos fluorescentes de uso obligatorio para los automovilistas, y es formado por ciudadanos que empezaron a protestar desde el pasado 17 de noviembre, en respuesta al alza del precio de los combustibles en Francia.

Cabe destacar que son un colectivo desligado de los partidos políticos y sindicatos, que además de pedir al gobierno congelar los nuevos aumentos previstos en el impuesto sobre el combustible (el próximo 1.° en enero), marchan contra la pérdida del poder adquisitivo, los impuestos considerados excesivos y las pensiones insuficientes. Asimismo, durante su tercera manifestación este sábado, exigieron la dimisión de Macron, y muchos hablan de revolución, por lo que el ambiente en Francia solo escala en tensión.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones