Connect with us

Deportes

Fallece Pablo Larios,maestro de los porteros mexicanos

Pedro Larios, portero de la selva, Cañeros
Foto: Twitter

El icónico portero Pablo Larios falleció este día jueves 31 de enero en la ciudad de Puebla después de ser hospitalizado por una parálisis intestinal que le provocó finalmente un paro respiratorio que terminó con su vida. El fallecimiento de quien fuera portero de la selección mexicana, a los 59 años de edad, provocó una ola de comentarios por integrantes de la comunidad deportiva que recordó su trayectoria durante la décadas de 1980 y 1990.

Pablo Larios Iwasaki nació el 31 de julio de 1960 en Zacatepec, Morelos. Sería en su ciudad de nacimiento donde Pablo Larios recibiría su primera oportunidad como profesional para defender un marco. En 1980, el “Portero de la selva”, hizo su debut en el estadio “Coruco” Díaz con los “Cañeros” del Atlético Zacatepec, que para entonces representaba uno de los equipos de mayor tradición en el futbol mexicano.

Pese al descenso de su equipo, Larios sería considerado como elemento de un nuevo proyecto de selección mexicana que había fracasado en su intento por llegar al Mundial de España 1982. De esa manera, se adueñó del marco mexicano para ser uno de los históricos que llevó a disputar al equipo nacional un partido de cuartos de final en el mundial que se realizó en nuestro país.

A nivel de clubes, en 1984 fue requerido por el Cruz Azul, vitrina que lo llevó a consolidarse como uno de los porteros más importantes de la liga, caracterizándose por sus reflejos y atajadas a mano cambiada en los tiros de larga distancia. No obstante, al reconocimiento nacional, Larios vería imposible la consecución del campeonato con ‘La Máquina’, logrando dos subcampeonatos en las temporadas 86-87, perdiendo la final contra el Guadalajara, y la 88-89, frente al América.

Después de esos torneos, pasaría a jugar con el Puebla F.C. , logrando en su primer temporada el ansiado campeonato de liga y copa durante el torneo 89-90, venciendo a los Leones Negros de la UDG y Tigres respectivamente, pero viéndose imposibilitado de mostrar esa madurez adquirida después de su primer mundial y años disputando finales por el famoso caso de los “cachirules” que marginó a México de cualquier competición avalada por la FIFA durante algunos meses, incluyendo el mundial de 1990 a disputarse en Italia.

La década de 1990 vio caer lentamente la carrera del portero morelense ante el surgimiento de nuevos ídolos en la portería, especialmente, Jorge Campos, arquero singular originario del estado de Guerrero que robaría por completo la atención de los aficionados con sus atajadas y peculiares uniformes. Su última participación con la Selección Mexicana de Futbol fue durante la Copa Oro de 1991, despidiéndose de la misma con una derrota de 2-0 frente a la selección de Estados Unidos.

No obstante, Larios llegaría a Toros Neza para su última oportunidad como profesional en la temporada 94-95 hasta el torneo Verano 98. Sería en este equipo, plagado de personajes como el ‘Piojo’ Herrera y el “Turco” Mohammed , con quienes disputaría su última final en el torneo Verano 97 en búsqueda de la revancha personal frente al ‘Rebaño Sagrado’, sin embargo, este sería goleado con un global de 7-2 para culminar con la décima estrella en el escudo del Guadalajara.

Pese a los años de gloria, con el retiro se dieron distintos momentos que hundieron al ex portero de la Selección Mexicana. En lo personal, se dio el fallecimiento de distintos familiares, entre ellos el de uno de sus hijos al intentar cruzar el Río Bravo para ir a visitar a su novia que vivía en el estado americano de Texas. Sin embargo, parte de lo más fuerte que vivió el arquero fue su adicción a las drogas, entre ellas la cocaína, la cual le causó una infección por un virus que terminó por desfigurarle el rostro, teniendo que ser sometido en distintas ocasiones a operaciones.

Hoy terminó la historia de uno de los porteros que fungieron de inspiración a distintos arqueros que en la década de 1990. Jorge Campos, quien tomara el liderazgo bajo los tres palos del seleccionado nacional después de él, en voz de Christian Martinoli, señaló para despedirlo que estaba agradeciéndole todo lo que le había enseñado y que él, y lo que ha logrado, es la “obra perfecta” de su legado.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones