Connect with us

Nación

El día que Vicente Fox pretendió apoyar la reunificación de Corea del Norte y Corea del Sur

Foto: Facebook / Vicente Fox

Vicente Fox había cumplido apenas siete meses como presidente de la República cuando decidió hacer una gira por Asia para promover a México ante inversionistas de ese continente. Acompañado del secretario de Relaciones Exteriores, Jorge Castañeda, y de Economía, Luis Ernesto Derbez, el mandatario se dirigió a Japón y China, pero hizo primero un viaje a Corea del Sur.

De visita en Seul, Corea del Sur, Vicente Fox estuvo en contacto con su homólogo Kim Dae-Jung, político que promovió la Sunshine Policy, política que consistió en mejorar la relación que tenía su país con Corea del Norte pensando en una futura reunificación de las Coreas. Esta estaba basada en no tolerar ninguna provocación armada por parte del Norte; en que el Sur no intentaría absorber a su contraparte y que el Sur buscaría activamente la cooperación.

Bajo esos términos, este llegó a disminuir la tensión entre ambas naciones generando una reunión con su homólogo, Kim Jong II. Asimismo, permitió expandir los intercambios económicos, dar refugio a más norcoreanos y a los surcoreanos viajar al país vecino por primera vez para visitar a familiares. Como resultado de todo ello, el presidente coreano recibió el Premio Nobel de La Paz en el año 2000.

Te puede interesar: «Tregua mundial de AMLO con apoyo del Papa, Guterres y Modi son mamadas»: Fox

Colgándose de su labor y lucha o solo por quedar bien, Vicente Fox aprovechó una cena en honor del presidente coreano, efectuada el 5 de junio, para intentar mostrar su presunto liderazgo internacional y asumirse como promotor de la reunificación coreana. De acuerdo con el periodista José Luis Ruiz de El Universal, Fox señaló que su gobierno promovería el proceso de unión de Corea del Norte y Corea del Sur ante los países con los que México tenía relación e incluso ante legisladores de Estados Unidos y el presidente George Bush.

De manera adicional, este aseguró que México tenía la confianza de que se superarían las divisiones en favor de la paz y estabilidad que todo el pueblo coreano anhelaba. En tanto, reiteró que tenían su más decidido apoyo al proceso deseado con la política implementada por su homólogo surcoreano.

Pese a esas palabras, menos de una semana más tarde el entonces canciller Jorge Castañeda desdijo a su superior y, como lo haría más tarde Rubén Aguilar, “traduciría” las supuestas intenciones del presidente de la República. Cuestionado por el extinto Canal 40 sobre la posición de México ante el asunto coreano, este dijo que Fox no había hablado de mediar ni intermediar el tema ante Estados Unidos, sino solo de que apoyaba la iniciativa de Kim Dae-Jung.

Asimismo, comentó que el presidente de Corea del Sur les decía a los líderes que lo visitaban que le «echaran una mano» para convencer a George Bush de que unificar Corea era una buena idea, y que particularmente se lo pidió al mandatario panista porque tenía una relación «privilegiada» con el presidente de Estados Unidos.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones