Connect with us

Metrópoli

El baño hecho carnicería: más de la historia de ‘Los Monstruos de Ecatepec’

Ecatepec trata de personas feminicidios
Twitter

‘Harley Queen’ confesó un capítulo más de sus crímenes junto a su esposo, Juan Carlos “N”, mejor conocido como “El Monstruo de Ecatepec”. En medio de las audiencias para ser señalados como los feminicidas de al menos 10 mujeres (hasta 20 según las declaraciones de la pareja), los presentes se enteraron de más de lo que pasó dentro de esa casa en Jardínes de Morelos.

¿Por qué ‘Harley Queen’? Ese era el nombre de Patricia “N” en Facebook. Una variación mal escrita de “Harley Quinn”, la novia del Joker, famoso criminal y psicópata del universo de Batman. No menos macabra que él, en su foto de perfil ella tenía una imagen de la Parca con la frase “Tú que lo sabes todo madre mía te pido que no me abandones”.

“Es verdad, mi esposo Juan Carlos si es un verdadero monstruo”, dijo en la confesión presentada en la audiencia de este domingo. “No tenía ningún tipo de contemplación cuando asesinaba a sus víctimas, con toda la sangre fría les cortaba la cabeza y (las) partía en cachitos”.

Reveló más detalles de la oscura trama. Sabíamos que ella era el gancho para atraer a jóvenes a través de promesas de préstamos, o de venta de ropa o cosméticos o con invitaciones de todo tipo a la casa. Nancy, por ejemplo, acudió con su bebé a la cita. Según Juan Carlos, fue sometida con una llave y degollada. En la casa había cinco menores de edad durante el violento hecho: la niña de dos meses y otros 4 menores, hijos de la pareja que eran cuidados por ‘Harley Queen’.

“Y a pesar de que fui testigo de todos y cada uno de los asesinatos que cometió, nunca me atreví a denunciarlo porque me tenía amenazada, además de que me dijo que si él iba a la cárcel, yo también”, dijo en su declaración.

“No me quedó otra alternativa que callar”, reclamó. Eso sí: ella le cuestionaba que siempre dejaba el baño sucio después de cada asesinato. Toda aquella casa era un campo de exterminio de mujeres; había también cubetas con cementos y partes de cuerpos y un altar de la Santa Muerte con corazones humanos ofrecidos en ofrenda. Además de las pertenencias de las mujeres, que aún permanecían en el lugar.

Según los informes policiacos, Juan Carlos “N” empezó a matar en 2012. Según las declaraciones de su esposa, ellos se conocieron en un bar en Ecatepec; desde 2008 vivía con él y ya tenían cuatro hijos. ‘El Monstruo’ llegó a contar que tenía un posible hijo más con una mujer llamada “Mónica”, quien lo habría abandonado. Juan Carlos también contó que conoció a su actual pareja en un lugar nocturno, los dos salieron juntos y tuvieron sexo.

Según la Fiscalía del Estado de México, Patricia no mostró arrepentimiento por ayudar a los asesinatos. “De manera fría”, confesó que el primer asesinato que cometió su esposo fue el de una mujer casada, Fabiola, quien era madre de un niño, un perfil que se repetiría con otras de sus víctimas.

“Recuerdo que esta mujer llegó a nuestra casa por un anuncio que puso Juan Carlos donde se solicitaba una trabajadora doméstica”, dijo Harley en su declaración.

La mujer habría llegado a la casa para pedir informes. Ahí Juan Carlos la hizo pasar. La mujer caminó un poco y el Monstruo dio un corte rápido, depredador, y del cuello de la mujer salieron borbotones de sangre. A ella no le dio tiempo de “nada o siquiera de gritar para pedir ayuda”.

Ella usó el término “con toda la sangre fría” para definir cómo su esposo llevó el cuerpo de la víctima al baño y allí la descuartizó y partió su cuerpo en cachitos. En declaraciones anteriores supimos que el destino de los cuerpos era variado. Aunque la mayoría terminaban en lotes baldíos, algunos eran comidos por los perros, por los niños, hechos pozole o vendidos en huesos en transacciones que hacía Juan Carlos.

“En esa ocasión fue tanta la impresión que sufrí que me tuve que salir para no ver tan aberrante crimen”.

Cuando ella regresó al baño vio que lo que quedaba de la mujer estaba en el baño: “Sin cabeza y descuartizada”. En ese momento, a decir de Patricia, ella le dijo que lo iba a denunciar: “No seas pendeja”, le dijo él, “que si lo denunciaba e iba a la cárcel también yo sería encarcelada, por lo que tuve que callar y a partir de ese momento me convertí en su cómplice”.

Otro asesinato que habría cometido Juan Carlos según el relato de su esposa fue el de Luz Carmen, una adolescente de 14 años, hija de un matrimonio que le rentaba cuartos a “Los Monstruos” y que se habían convertido en buenos amigos.

Según la Fiscalía, Juan Carlos confesó que intentó violar a la joven, pero que como ésta estaba menstruando, la obligó a hacerle sexo oral. Luego, la habría asesinado y cortado la cabeza.

Patricia confirmó que después ‘El Monstruo’ inició con actos de canibalismo significativos. Él también arrancaba el corazón de las mujeres, lo ponía en frascos con alcohol y realizaba rituales, de santería, de la Santa Muerte y de satanismo. Su objetivo era acabar con un centenar de mujeres. “Llevaba muy poquitas”, comentó Juan Carlos en una de sus confesiones.

Juan Carlos admitió estos rituales. La pareja tenía sus muros de Facebook tapizados de imágenes de la Parca y de Satán; en el caso de ella había imágenes de amor y de películas de asesinos seriales en pareja.

Avanzan los días y las declaraciones vuelven más horripilante el caso. Uno de los padres de las víctimas dijo que su hija, Aracely González de 13 años, desapareció en 2012 y que la pareja infernal confesó haberla descuartizado para hacer “bisteces”, casi un kilo y después comerlos.

Las familias y amigos de las víctimas esperan y la Fiscalía trabaja. Solo hay un feminicidio por el que se está procesando a la pareja, el de Nancy, la mujer que habría sido asesinada en la misma habitación en la que respiraba su bebé. ¿Cuántos detalles de crueldad y misoginia quedarán para que termine la historia de los ‘Monstruos de Ecatepec’?

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones