Connect with us

¡Qué espectáculo…!

Designated Survivor y los ensayos de golpe de Estado

Designated Survivor y los ensayos de golpe de Estado
Foto: Especial

En 2016, ABC estrenó Designated Survivor, una serie que utilizó los parámetros de una producción televisiva que cambió la manera de hacerlas: 24, pero que por esta ocasión no utilizaba la división de pantalla para saber qué es lo que ocurría a la vez en distintos puntos de la trama. 

Para ello el protagonista principal de nueva cuenta fue Kiefer Sutherland, el cual dejó el traje de Jack Bauer para enfundarse en el del presidente de Estados Unidos, puesto que ocupó luego de que El Capitolio fue destruido en el momento que el mandatario elegido por votación daba un discurso frente su gabinete, senadores. Todos murieron. 

Designated Survivor, creada por David Guggenheim y producida por el propio Sutherland, tomó de base un decreto en el que el presidente en turno podrá designar a una persona de los niveles más bajos de su gabinete o un legislador pueda asumir el poder en caso de que los integrantes de máximo rango no puedan, es decir algo que se antoja imposible. 

Más en LaHoguera: El Chavo del Ocho, una nueva historia

En ese sentido, Kiefer es Tom Kirkman, es secretario de Vivienda y en un momento se encuentra jurando como jefe de la Nación estadounidense. 
En los primeros episodios se ve a un mandatario que no sabe qué hacer pues, aunque político, el poder le llegó en un momento. Los republicanos aprovechan la buena fe del nuevo presidente para buscar que la Corte quite de la Casa Blanca al independiente, pese a tratase de una administración demócrata. 
Uno de ellos es el gobernador por Michigan, John Royce (Michael Gaston), uno de los conservadores más recalcitrantes que cree en la fuerza como la solución a los problemas. 

En el episodio “La Confesión”, el político le ordena a su policía golpear y meter a la cárcel a todo aquel que no permanezca en sus casas hasta saber qué pasó en El Capitolio, sin embargo, se realiza una manifestación y al buscar contenderla, uno de los participantes es herido. 
El presidente, le pide que deje esa práctica, pero el gobernador no lo reconoce como mandatario. 

En el siguiente capítulo, “El Enemigo”, el manifestante herido, muere y ya se organiza una marcha más grande para lo cual el gobernador advierte que no importará la fuerza que se necesite, la detendrá. 

El jefe de Estado manda a una persona de su confianza para que hable con el gobernador, pero el republicano, con la policía estatal de por medio no deja salir a nadie de la comitiva del aeropuerto. 

Con ello, el presidente le pide a la Guardia Nacional de Michigan que vaya a sacar a su gente de la terminal aérea. Al llegar, el capitán de la Guardia dice que está ahí para ayudar al gobernador. 

Tom Kirkman le pide a John Royce que viaje a Washington para hablar del tema y al llegar lo detienen por intento de golpe de Estado. Con ello, las cosas se componen y los de Michigan pueden elegir a otro gobernador que, por supuesto, no fue republicano. 

Esperemos que los gobernadores de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval; Querétaro, Francisco Domínguez Servién; Yucatán, Mauricio Vila; Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca; Chihuahua, Javier Corral; Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis; Quintana Roo, Carlos Joaquín González; Durango, José Rosas Aispuro; Nayarit, Antonio Echevarría; Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez, de Guanajuato, Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón; Michoacán, Silvano Aureoles, pero sobre todo el de Jalisco, Enrique Alfaro, hayan visto más allá del tercer capítulo de la serie. 

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones