Connect with us

A Fuego Lento

Cubre las mañaneras y vuélvete el hazmerreír del país

AMLO mañanera
Foto: Cuartoscuro

Casi medio año de mañaneras y es difícil saber del todo para qué le sirven a Andrés Manuel. Aunque algo está claro: a los medios les ha traído un costo altísimo. Lejos de la oportunidad que significa que el presidente pueda responder preguntas día con día, la prensa se ha visto afectada por la aparición de esas figuras que siempre están presentes en los centros del poder político, aunque, por primera vez, con el reflector encima de ellos.

Ya no es un tema de la fuente presidencial. Hace una semana, cuando Andrés Manuel acudió a la toma de posesión del nuevo presidente de la Conago, los reporteros que cubren a los 32 gobernadores de la República convergieron en el Hilton de la CDMX. “¿Ya viste? Es el de los memes”, “¿qué le van a preguntar mañana? ¿Si va a resucitar a Joan Sebastian?”, “abran cancha que llegó la porra presidencial”. Esa y otras linduras se escucharon aquel día.

Tampoco es algo que haya pasado desapercibido en la capital. Donde miembros del equipo de comunicación social de la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum ya comenzaron a apodarle ‘El Hormiguero’ a Palacio Nacional, “porque se les mete cualquier animal”. Incluso, en ambas cámaras del Congreso de la Unión, en donde el chayote estuvo a peso en sexenios pasado, reconocen que “nunca vimos a alguien tan descarado como para pedir ‘el recurso’ frente a reporteros, funcionarios y cámaras grabando”.

Y es que el oficio de mordedor ha estado apegado al de reportero de las fuentes políticas, pero con las mañaneras muchos han sacado a relucir sus mejores colmillos. Ejemplo de esto es la señorita que, tras anunciarse las políticas de publicidad oficial, le preguntó a Andrés Manuel si planeaba recortar recursos a televisoras y demás medios del antiguo régimen, pues para que el recurso fluya en la dirección correcta. Ante la discreta negativa del presidente, el viernes pasado se le hizo fácil ahorrar pasos y pedir su concesión de gasolinera (o gasolinería).

Casos así hay muchos. El empleado de Benjamín Robles que va a presumir estudios que realiza su radio en Estados Unidos que demuestran que la economía va viento en popa, aunque ni la radio ni él dieron a conocer el documento. O el director de ventas que aprovecha sus 10 minutos semanales ante el ‘señor presidente de todos los mexicanos’ como muestra de que él le puede hacer llegar cualquier mensaje, y pobre del empresario que no suelte el recurso.

Y claro, mención aparte para los youtubers y demás emisarios de las benditas redes sociales, quienes encabezan los grupos de choque digitales de la 4T, esos que según Andrés Manuel no existen porque son bots de los conservadores, los cuales son tan mezquinos que hasta se pelean y amenazan de muerte entre ellos. Los mismos que catalogan a los reporteros como tontos por no haber sacado ya sus canales de YouTube ya que “están en el gran reality show de México”.

Total, las mañaneras son muchas cosas, menos un ejercicio de transparencia, porque transparencia es lo que menos hay. Más bien varios actos de corrupción disfrazados de ‘periodismo constructivo’ o, como le llaman los veteranos, matraquero. Algo para reflexionar es si Andrés Manuel, que tanto pregona la separación del poder económico del político, está de acuerdo con que estos turbios negocios se hagan al amparo de sus mañaneras.

Orta y su desliz con los vagoneros del Metro

El secretario Orta Martínez tuvo otro desliz. Al momento de preguntarle por los vagoneros que agreden a los policías, afirmó que tienen identificadas “a prácticamente todas estas bandas” de vendedores al interior del vagón: “Algunos no son muchos, no tengo el dato, pero son muchos. Un número importante, unos que son dos o tres. Otros que son uno. Los tenemos identificados por su grado de violencia”.

Luego de esas palabras, el secretario agregó que los vagoneros “agresivos” operan en todas las líneas, pero con más presencia en Línea 1 y 2. Hasta ahí íbamos bien. Pero cuando se le preguntó cuál era la estrategia a seguir además de reforzar a los policías (los cuales según no están del todo entrenados), el secretario comentó que la orden de la jefa de Gobierno a la directora del Metro y a él, “es que vayamos haciendo un ordenamiento de tanto ‘vagoneros’ como de ambulantes, afuera de las estaciones y adentro también”.

Sus palabras dejaron entrever que se le permitía a los vagoneros vender como siempre, “pero con orden”. Sin embargo, el secretario se dio cuenta de este desliz y en seguida corrigió: “En el caso de los vagoneros no se va les va a permitir (vender) adentro de los vagones”.

¿Debemos entender entonces que no serán sacados del Metro pues ahora trabajarán “con orden” a pesar de las agresiones que han realizado contra policías y contra usuarios?

Comentarios

Leer más
Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones