Connect with us

Metrópoli

“Cruising”: sexo y adrenalina

Danii Möss, cuyo pseudónimo eligió nuestra fuente y pidió que se usará en la entrevista, es un joven de 21 años de edad que accedió a compartir con los lectores de La Hoguera sus experiencias que giran en torno al “cruising”.

Para quienes aún no saben de qué va, te explicamos brevemente. El “cruising” es una práctica sexual (oral y/o anal) realizada en lugares públicos principalmente por hombres homosexuales, lo que no excluye a heterosexuales, entre los 18 y los 35 años de edad.

Desde los 16 años, Danii Möss inició su vida sexual y un año más tarde se adentraría en el “cruising”. Él es uno de los cientos de jóvenes que se sienten atraídos por sentir la adrenalina en este tipo de acercamientos y por experimentar el peligro de ser atrapados por las autoridades o el de contraer alguna enfermedad de trasmisión sexual. Sin embargo, a pesar de su gusto por esta práctica, él afirma que no rechaza la intimidad de los encuentros sexuales.

Foto:Twitter

De acuerdo con nuestra investigación, existen distintos lugares para tener encuentros de este tipo en la Ciudad de México; entre los que se encuentran el Bosque de Aragón, el Velódromo, los baños públicos Finisterre (cerca del metro San Cosme), el Camino verde de Ciudad Universitaria, los baños cercanos al metro Hidalgo y, por excelencia, los vagones del metro.

-¿Qué es el “cruising” para ti?

Una forma de socializar con hombres que inmediatamente buscan algo sexual contigo. Ya se sabe que tendrás algo de acción. Y claro, debe ser en lugares públicos, puede ser en la universidad, en un edificio solito, en el trabajo…

-¿Qué tan frecuente lo practicas?

Pocas veces, yo diría que unas 3 al mes, pues hay personas que a diario lo hacen. Las veces que he hecho “cruising” sólo lo hago de activo (quien penetra). Y  sí, tal cual, si se llega al sexo anal es saliva y si no…, el chico trae lubricante, se viene preparado.

-¿Qué tipo de hombres acuden a ese lugar?; ¿hay edades?

Yo creo que depende de la zona de la ciudad…; y bueno a mí me toca en el metro. Antes me llamaba la atención las miradas, los gestos… y, de pronto, ya estás con el chico de al lado.
Sobre las edades, hay desde chicos de universidad, incluso de prepa. Señores que se la viven en el clóset, pero bien que andan en ese “asunto”. Aunque solamente miran, los jóvenes de 20 o de 30 no tienen mucha afinidad con ellos (los señores).

-Desde tu experiencia, ¿cómo se desarrolla el erotismo y la atracción sexual con los desconocidos?

Digamos que si el chico está lindo, le voy calculando la edad… Me muevo en preguntarle algo. Primero su nombre y todo, nos damos bromas, curioseamos. Preguntas su rol, para ver qué pueden hacer. Todo al inicio son muchas miradas, ya de pronto se busca algún pretexto para hablar o solamente esperas que no haya nadie e inicias. Normalmente, siempre empiezan con un oral.   Los señores solamente ven, y luego hasta incomodan.

-¿Qué lugares conoces, además del metro, donde se pueda llevar a cabo el “cruising”?

Que yo frecuente sólo ahí, en estaciones que luego están solas. Los vagones solos o, bien, en los baños de adentro. También en las facultades de Ciudad Universitaria; en las plazas comerciales… Me han contado de parques y eso, pero yo nada ahí. Las redes sociales sirven para establecer los lugares de encuentro.


-¿Usan protección?

Sobre los preservativos: para un oral, nunca he visto que alguien lo haga. Ya cuando pasas a sexo anal, pues sí. La mayor parte si lo he visto.

-Danii Möss, ¿en algún momento tuviste temor de contraer alguna enfermedad?

Sí, porque tienes que ver superficialmente que esté bien. Siempre es un riesgo, si no lo conoces de tiempo.

-¿No te da miedo ser atrapado en el acto sexual por las autoridades y que te lleven a los juzgados correspondientes?

Eso no. Creo que debes tener mucha perspectiva en donde lo haces. Debes planearlo bien.

-¿Hacer “cruising” forma parte de una fantasía o es una tendencia, es un estilo de vida?

Para mí es una fantasía. No me veo haciendo esto todo el tiempo. De pronto es sexy, considerando a la otra persona para que igual sea buena experiencia.

-Aproximadamente, ¿con cuantas parejas has tenido sexo en esta onda del cruising?

¿Sexo anal…? ¿tal cual!? Son como unos 20.

-¿Y con alguno de ellos fuiste más allá de la práctica sexual?

Sí. Incluso uno fue mi supernovio. Lo conocí haciendo eso. Duramos un año y medio.

-Desde que iniciaste tu vida sexual, aproximadamente, ¿con cuántas personas has tenido sexo?

Fácil, 80.

-¿Recomendarías a otros jóvenes  u hombres en general realizar esta práctica?

Sí, si les gusta esa onda. Sí, sólo que se cuiden de muchos “hostigosos”, porque luego hasta te ven feo nada más porque no aflojas. Mucha suerte.

Danii Möss finalizó la entrevista, con su muy particular forma de entender el mundo, al compartir que “en el ‘cruising’ hay que ser muy listos e igual saber donde pararse, porque luego hay prácticas de riesgo muy intensas”.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones

Copyright © 2017 - 2018 La Hoguera

CLOSE
CLOSE