Connect with us

Nación

Causa indignación asesinato de sacerdotes Jesuitas en Chihuahua

Foto: Especial

El homicidio de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar en un templo de la comunidad de Cerocahui del municipio de Urique, Chihuahua provocó la indignación y condenas de políticos e instituciones. Esto luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmara por la mañana el crimen, limitándose a señalar que ya tenía información al respecto y se estaba atendiendo.

De acuerdo con fuentes locales, alrededor de las 6:00 p.m. del lunes, tres personas fueron asesinadas al interior de una iglesia en Cerocahui. Según detallaron, las primeras indagatorias indican que un hombre intentó refugiarse en el templo tras ser atacado, por lo que los sacerdotes habrían intentado ayudarle.

Tras darle alcance a su víctima original, el asesino habría atacado también a los sacerdotes para sumar un total de tres homicidios. Sin embargo, posteriormente, junto a cómplices, habría sacado los cuerpos del lugar, mismos que no se han encontrado al momento.

Ante ello, la gobernadora del estado de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, condenó los hechos e indicó que personalmente atendió los protocolos de seguridad y coordinación entre las corporaciones para garantizar la protección de otros religiosos en la zona. «Me comuniqué con los sacerdotes y autoridades para dar seguimiento puntual de las acciones a seguir», agregó en su pronunciamiento en redes sociales.

Te puede interesar: Registra mayo incremento mensual de homicidios del 10.9%, pero es el más “pacífico” en 5 años

Horas después, la mandataria emanada del Partido Acción Nacional (PAN) emitió un mensaje en video señalando que está desde el día de ayer en la noche en comunicación con las autoridades federales. En específico, mencionó que ha estado en contacto con Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina, y Adán Augusto López, secretario de Gobernación.

Adicionalmente, expuso que está coordinando todos los esfuerzos para dar con los responsables, hacer justicia y asegurar las comunidades de la región, pues le duele profundamente las pérdidas del civil como de los jesuitas. «Un atentado de esta naturaleza nos sacude hasta lo más profundo y les digo que no vamos a permitir actos como este. Lo vuelvo a repetir, con toda la fuerza del Estado de parte de una gobernadora y un equipo de inteligencia que no se queda con los brazos cruzados, no vamos a permitir actos como este», declaró.

A la par, la Compañía de Jesús emitió a través de su portal de internet su posicionamiento en el cual condenó el homicidio de los dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua, exigiendo justicia y la recuperación de los cuerpos. La organización religiosa resaltó que hechos como estos no son aislados, pues la sierra tarahumara, como otras regiones del país, enfrenta condiciones de violencia y olvido.

En tanto, los jesuitas dijeron que no callarán ante la realidad que lacera toda la sociedad. «Al denunciar lo ocurrido hacemos notar también el dolor que vive nuestro pueblo por la violencia imperante y nos solidarizamos con tantas personas que padecen esta misma situación», redactó.

También desde la política reaccionó el expresidente Vicente Fox Quesada, quien citando la noticia pidió a los «chairos» y ciudadanos entender que el país “va en picada” y se vive un “Estado fallido”. En tanto, se dijo dolido por el asesinato de los curas en Chihuahua, pidiendo que no haya más tolerancia al gobierno.

Desde las cúpulas partidistas, Jesús Zambrano, presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), criticó el posicionamiento de AMLO dado que señaló que los responsables habrían sido miembros de los grupos delincuenciales que controlan la región. «¿Pues no dijo recientemente que en ninguna porción de Mexico sucedía eso?», preguntó y añadió que lo ocurrido fue gracias a la «estúpida» estrategia de seguridad implementada desde Palacio Nacional.

Aunque Marko Cortés, presidente del PAN, calló, no lo hizo así Alejandro Moreno Cárdenas, presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien dijo que la violencia en México ha tocado la fe de la ciudadanía con este suceso, pero que no es el primero dado que hace un mes en Zacatecas un menor también fue asesinado al interior de una iglesia. «El gobierno de Morena tiene que resolver urgentemente la grave crisis de inseguridad que vive el país. No podemos tolerar que México se bañe de sangre al amparo del Poder», escribió en sus redes sociales.

La academia no fue ajena al caso pues la Universidad Iberoamericana Ciudad de México también se pronunció condenando energicamente el asesinato de los curas y la otra persona. En tanto, exigió la recuperación de los cuerpos y el esclarecimiento de lo ocurrido, pidiendo además medidas de protección para salvaguardar la vida de los integrantes de la congregación, así como de toda la comunidad afectada.

«La Universidad Iberoamericana trabaja de manera cotidiana para brindar una educación para la paz y para la consecución de un mundo justo. No cejaremos en nuestros esfuerzos por impulsar el diálogo, los acuerdos y la conciliación frente a la errónea opción de la violencia y las armas», dijo en su posicionamiento.

Finalmente también desde el gobierno federal se posicionó Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, quien confirmó que el gobierno estará acompañando a la provincial jesuita y a las autoridades estatales para el esclarecimiento de los hechos y el castigo a los culpables. A la par, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard dijo que a todos agravia el caso de los sacerdotes asesinados y compromete a buscar la justicia como lo ha dicho el presidente López Obrador.

Por la tarde, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) indicó que ya está identificado el responsable de los crímenes y se continúa con la investigación para dar con su paradero y no permitir la impunidad. No obstante, de manera extraoficial se ha señalado que el responsable de crimen sería José Noriel Portillo Gil, alias ‘El Chueco’, operador del Cartel de Sinaloa en Urique, Chihuahua y líder de ‘Los Salazar’.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones