Connect with us

Internacional

Australia pide perdón por negligencia ante abusos sexuales

Australia perdón abusos
AFP

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, pidió una disculpa pública a los cerca de 10 mil niños que fueron víctimas de abusos sexuales en el país, en instituciones públicas y privadas.

Ante el Parlamento en Canberra, al que acudieron centenares de sobrevivientes de estos abusos, el primer ministro dijo: «Hoy reconocemos y afrontamos el llanto perdido de nuestros hijos (…) Debemos tener la humildad para arrodillarnos ante estas personas que fueron ultrajadas y rogar para que nos perdonen», agregó, consignó la prensa australiana e internacional.

“Pedimos perdón por cada niñez robada, por cada vida perdida, por la traición a la confianza, por el abuso del poder (…), por cada crimen no investigado, por cada criminal impune, por cada vez que no escuchamos y no creímos”, subrayó el político conservador al insistir en que ese olvido “siempre será nuestra vergüenza”, dijo frente a la multitud.

Papa convoca a cumbre contra abuso sexual a menores

La disculpa institucional llega después de una investigación de cinco años que sacó a la luz los aproximadamente 10 mil casos ocurridos, en su mayoría, en centros infantiles regidos por religiosos o por el Estado: escuelas, iglesias, «scouts», orfanatos, casas de acogida, clubes deportivos y casas de caridad, entre otros.

En diciembre pasado, la comisión encargada de la investigación, presentó un informe con más de 400 recomendaciones, de las cuales 122 fueron para el gobierno.

La comisión escuchó a unas 17 mil víctimas, de las cuales unas 8 mil fueron convocadas de nuevo a sesiones privadas para explicar sus casos, que en algunos casos se remontan hasta la década de 1920. Los testimonios señalaron a alrededor de unas 4 mil instituciones.

Con la voz a ratos temblorosa mientras leía, el ministro Morrison reconoció el sufrimiento de las víctimas y condenó con vehemencia las fallas institucionales.

«¿Por qué ignoramos el llanto de los niños y de sus padres? ¿Por qué nuestro sistema de justicia fue ciego ante la injusticia? ¿Por qué nos tomó tanto tiempo actuar?», preguntó conmovido.

Ante este destape de abusos, de grandes proporciones, el gobierno australiano tiene prevista la instalación de un programa de indemnizaciones, asignando un promedio de 150 mil dólares australianos (106 mil 733 dólares y aproximadamente 2 millones de pesos) por víctima.

Aragón: historia de abuso sexual masivo en un jardín de niños

No obstante, esto no ha acallado las críticas de algunas víctimas, que si bien vieron con buenos ojos la disculpa pública, por ser una reacción gubernamental atípica, aún expresaron que hay «mucho por hacer» y que esta declaración no resuelve el caso ni cierra las heridas que los abusos y la negligencia del gobierno abrieron.

«Si piensan que pidiendo perdón el problema va a acabarse, no es así. Queda mucho por hacer», ha declarado Tony Wardley que sufrió abusos en los años 80, a una cadena televisión.

«Ha sido algo muy intenso, mucho, estar presente en la sala», confesó Graeme, otra de las víctimas. «Miré a mi alrededor y pensé para mí: no hay otro lugar con más gente fuerte en todo el país». «Me siento orgulloso de ser una víctima y de todas las víctimas», ha añadido.

A pesar de lo que parece una disculpa encaminada a corregir el actuar administrativo, el gobierno, en manos de conservadores, no ha decidido aún si adoptará algunas medidas que emanan de las recomendaciones emitidas en la investigación, como la de exigir a los curas católicos que informen de los casos de abusos que escuchen en confesión.

A este respecto, la conferencia episcopal australiana ya declaró el pasado junio, que no cumplirá esa legislación estatal en caso de aprobarse. Ante esto, luce lejana una resolución completamente satisfactoria.

Nobel de la Paz premia lucha contra abuso sexual “como arma de guerra”

 

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones