Connect with us

Metrópoli

Aumentan ventas y precios en farmacias independientes durante la pandemia

Aumenta ventas y precios en farmacias independientes durante la pandemia
Foto: Especial

México lleva más de 3 meses en confinamiento cuando el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, informó que los negocios no esenciales debían cerrar y las empresas adoptar (las que pudiesen) trabajo desde casa para evitar la propagación de la pandemia del Covid-19. Sin embargo, desde que se registró el primer caso en México a finales de febrero, hubo un sector que reflejó el aumento en sus tarifas y en sus ventas y que ahora tras casi cinco meses de los primeros contagios en el país, las farmacias, específicamente aquellas que son independientes, continúan vendiendo y en ocasiones agotando los inventarios, a pesar del aumento en los precios, pero que ya no son ventas de pánico como al inicio de la epidemia.

La competencia es constante entre las farmacias de franquicia y las independientes que dependen completamente de sus ingresos, no obstante, este segundo grupo también reportó altas ganancias e inventario que llegó a terminarse el mismo día en que el proveedor surtía nuevas unidades.

De acuerdo con información recopilada por La Hoguera, en una de las farmacias independientes ubicada en la alcaldía Iztacalco, las ventas y los precios aumentaron en los primeros días de la propagación del virus principalmente por miedo de los ciudadanos a que se acabaran los insumos y resultar contagiados. Los productos que más rápido se terminaban y que continúan comprando los mexicanos son cubrebocas, alcohol, atibiótico, vitamina d y c, oxímetros, termómetros y suero.

Caja de guantes se venden hasta en $200.00
Foto: Especial.

Específicamente el cubrebocas es una de las mercancías que aumentó su precio comparado a meses antes de la crisis sanitaria. Acorde con la declaración de uno de los encargados de la farmacia ubicada en avenida La Viga, el precio unitario de la mascarilla protectora antes del coronavirus era de un peso con 50 centavos desde el proveedor marcando así la venta al público en $2.00.

Sin embargo, cuando la epidemia comenzó a afectar a la Ciudad de México y comenzaron a registrarse los primeros 100 casos, la máscara bucal subió su precio a los seis pesos para ser ofrecido a los ciudadanos en $6.50. La oferta y la demanda continuó, y en tan solo un mes, el cubrebocas por unidad era ofrecido a nueve pesos por quien abastecía y vendido al público en $9.50. Este precio puede variar por la zona y del negocio pues en la alcaldía Álvaro Obregón, los tapabocas se venden entre seis y 15 pesos por unidad.

La misma situación ocurrió con las botellas de alcohol, que en un inicio se vendían a 60 pesos el litro y conforme avanzó la pandemia el precio unitario aumentó hasta los $100.00 pesos.En cuanto a los guantes de látex, antes de que las afectaciones por el virus, el par se vendía a un peso; no obstante, los compradores comenzaron a adquirir por cajas las cuales subieron la oferta hasta los $200.00 pesos por una caja con 50 guantes estériles.

Incluso tuvieron que adquirir otro tipo de productos que en esta temporada se volvió uno de los más solicitados. La farmacia comenzó a comprar mascarillas plásticas protectoras para cubrir el rostro completo y las vende a 50 pesos por unidad. Este recurso tiene la finalidad de evitar que el usuario se exponga a partículas de saliva de otra persona que, según la Secretaría de Salud, podría transmitir el virus fácilmente.

Mascarillas protectoras en $50.00 por unidad
Foto: Especial.

Aunado a estos productos, la farmacia también reportó una venta en mercancía específica la cual está asociada con pacientes para atender la enfermedad que produce el SARS-COV-2, los cuales son: antibióticos, antinflamatorios y vitaminas que rondan los $120.00, $170.00 y hasta los $1,500.00 pesos. Sin embargo, estos son vendidos únicamente con receta médica, y pueden variar tras una valoración profesional a fin de dar un tratamiento a la infección del Covid-19, por lo que su uso en el paciente dependerá de lo dictado por el médico y no garantiza al 100 % su eficacia puesto que el virus aún no tiene vacuna.

Si bien, la mercancía actualmente no se acaban en un solo día como en los primeros meses, sí continúa habiendo una compra recurrente. Por ejemplo las botellas de alcohol pasaron de ser compradas por los ciudadanos en grandes cantidades (10 botellas) a únicamente dos para el uso durante un mes o más y agotando la mayoría del inventario en dos o tres días.

La venta de todos estos productos puede realizarse con envío a domicilio o directamente en el establecimiento que para ofrecer un servicio adecuado y seguro colocó plástico para evitar el contacto con los compradores, espacios para cada cliente a fin de mantener la distancia segura.

Al momento del pago, si es con tarjeta, el cliente es el encargado de ingresar el plástico en la terminal y del mismo modo extraerlo, en cuanto al efectivo; la cajera rocía sanitizante sobre el dinero para recibirlo lo más estéril posible. Por otra parte, los trabajadores deben portar cubrebocas y mascarillas de protección para así mantenerse a salvo del virus. En cuanto a los proveedores, estos deben portar las mismas medidas sanitarias.

Actualmente, la Ciudad de México se encuentra en semáforo anaranjado lo que indica que otros negocios podrán abrir a una baja capacidad, y que los ciudadanos podrán transitar con mayor libertad por la metrópoli, por lo que la compra de productos en las farmacias independientes podría continuar al alza hasta que las autoridades gubernamentales dicten color verde.

Más en LaHoguera: Lo peor de la pandemia se acerca si no hay unidad política: OMS

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones