Connect with us

Cultura

25 películas producidas con fideicomisos que has visto (o deberías ver)

25 películas producidas con fideicomisos que has visto (o deberías ver)
Foto: Especial

Ante la aparentemente inminente desaparición de Fidecine y Foprocine (Fondos de Inversión y Estímulos al Cine y para la Producción Cinematográfica de Calidad) como parte de la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador para eliminar 109 fideicomisos públicos, en La Hoguera presentamos este recuento de 25 películas y documentales con estos recursos en 20 años de historia.

Sexo Pudor y Lágrimas – Antonio Serrano, 1998
El Foprocine arrancó su historia con esta película protagonizada por Demián Bichir, Jorge Salinas, Cecilia Suárez y Susana Zabaleta que, con clasificación ‘C’, demostró que el cine mexicano podía ser comercial al iniciar el nuevo siglo. Para su producción el Fondo destinó 3 millones 500 mil pesos.

El Coronel no tiene quien le escriba – Arturo Ripstein, 1998
Ese mismo año, también se apostó por públicos internacionales con esta adaptación del clásico de Gabriel García Márquez que fue coproducida con España y Francia, y para la que México destinó 6 millones 795 mil 877.

La Ley de Herodes – Luis Estrada, 1998
Pero sería esta, la primera entrega de la ‘saga de los sexenios’ protagonizada por Damián Alcázar, la que se convertiría en un hito del cine mexicano. Incluso jugando un factor en la salida del PRI de Los Pinos tras 70 años de gobierno. Y todo por solo 8 millones 450 mil pesos.

Perfume de Violetas – Maryse Sistach, 2000
El nuevo milenio dio inicio con este crudo retrato de la violencia de género, la desigualdad social y el abandono a las juventudes que arrasó con cinco premios Ariel y para cuya producción se aportaron 4 millones 76 mil pesos.

Ciudades Oscuras – Fernando Sariñana, 2001
Los retratos de la realidad en la urbe mexicana continuaron con esta cinta que logró reunir un amplio elenco de intérpretes de la talla de Dolores Heredia, Jesús Ochoa, Héctor Suárez, Diego Luna y los hermanos Demian, Bruno y Odiseo Bichir. Por apenas 5 millones 657 mil 947 de pesos de Fidecine.

El Crimen del Padre Amaro – Carlos Carrera, 2001
La adaptación de la novela de Eça de Queirós protagonizada por Gael García y Ana Claudia Talancón desató la rabia de la Iglesia católica mexicana al inicio del gobierno del panista Vicente Fox. Y para eso solo hicieron falta 3 millones 620 mil pesos.

Un Mundo Maravilloso – Luis Estrada, 2004
La dupla Estrada-Alcázar volvió con esta crítica sobre la pobreza durante el primer gobierno panista, el cual logró afectar la taquilla de la película interfiriendo en la distribución y publicidad de la misma, por lo que para muchos pasó de noche. Sus 7 millones de pesos en producción bien valen una revisión.

Bajo Juárez – Alejandra Sánchez, 2005
El Foprocine también contribuyó a la producción de documentales de alta relevancia a la vida nacional, como este que sigue la vida de tres mujeres afectadas por la crisis de feminicidios en Ciudad Juárez de inicios del milenio. Para el cual aportó 2 millones 900 mil pesos.

Backyard, El Traspatio – Carlos Carrera, 2006
Tras abordar el tema de las muertas de Juárez con el pasado documental, al año siguiente se produciría esta cinta sobre la misma temática, con guión de Sabina Berman, quien también la produjo junto a Epigmenio Ibarra y con 7 millones de pesos de los fideicomisos.

Los Demonios del Edén – Alejandra Islas, 2006
Otro documental sobre las perversiones que se viven en México, esta cinta narra el acoso que sufrió la periodista Lydia Cacho a manos del gobernador Mario Marín y el empresario Kamel Nacif tras exponer una red de pederastia en los altos círculos políticos y económicos. Se aportaron 800 mil pesos.

0.56% – Lorenzo Hagerman, 2008
Ningún tema es tabú para el documental mexicano, mucho menos el fraude electoral de 2006. Cámara en mano, Hagerman siguió a López Obrador durante su primera campaña por la Presidencia de la República hasta la eventual imposición de Felipe Calderón en diciembre de ese año. Fidecine desembolsó un millón 900 mil pesos en su producción.

Agnus Dei, Cordero de Dios – Alejandra Sánchez, 2008
Documental que abrió la discusión sobre los casos de pederastia en la Iglesia católica, desde que son cometidos hasta que quedan ocultos, pasando por la impunidad de las autoridades. Premiada en festivales de México, Suramérica y Europa en 2011, se le destinaron 3 millones 500 mil pesos.

Presunto Culpable – Roberto Hernández, 2009
Con esta cinta sobre la corrupción del sistema judicial nacional, el cine mexicano se consagraría como una potencia de los documentales. Producida por Layda Negrete Sansores, hija de Layda Sansores, hoy alcaldesa de Álvaro Obregón, Foprocine le inyectó un millón de pesos a su producción.

Morir de Pie – Jacaranda Velázquez Correa, 2009
Siguiendo con los documentales, llega esta cinta en donde un ‘Ché Guevara’ mexicano, militante comunista y recalcitrante defensor de Cuba postrado en una silla de ruedas libra su batalla personal más dura: aceptarse a sí mismo como mujer en medio de la discriminación. Con apenas 886 mil 299 pesos de aportación.

El Infierno – Luis Estrada, 2009
Tercera entrega de Estrada-Alcázar que retrata el fracaso de la ‘guerra contra el narco’ de Felipe Calderón y, de paso, volvió a ‘El Cochiloco’ de Joaquín Cossío un ícono del cine mexicano. Inaugura las superproducciones del Fidecine al destinársele 10 millones de pesos, nada más.

Obediencia Perfecta – Luis Urquiza, 2009
Otra cinta sobre pederastia eclesiástica, se atrevió a abordar los casos de Marcial Maciel, por lo que enfrentó los intentos de censura de los Legionarios de Cristo. Otra superproducción mexicana con 10 millones de pesos.

Seguir Siendo – Ernesto Contreras y Manuel Cravioto, 2009
Un documental sobre la historia de una de las bandas más influyentes en la historia del rock mexicano y en español: Café Tacvba. Así de fácil y por apenas 2 millones de pesos salidos del Fidecine.

Los Insólitos Peces Gato – Claudia Sainte-Luce, 2011
Película que aborda temas como la familia, el abandono, la mortalidad al tratar la naciente amistad entre ‘Claudia’, de Ximena Ayala, y ‘Martha’, de Lisa Owen. Por 10 millones de pesos, críticos la ubicaron en el Top 15 de la historia del cine mexicano este 2020.

Güeros – Alonso Ruizpalacios, 2012
Ambientada en la huelga de la UNAM de 1999, cuenta la búsqueda por ‘Epigmenio’, la leyenda perdida del rock mexicano que una vez “hizo llorar a Bob Dylan”. Otra superproducción nacional a la lista con 9 millones 245 mil 629 pesos.

Gimme the Power – Olallo Rubio, 2012
Otro ‘rockumental’, esta vez sobre la historia de Molotov desde la perspectiva del cineasta y locutor. Sobra decir que el título salió del himno antisistema de su siempre polémico disco ‘¿Dónde jugarán las niñas?’, de 1997. Fidecine desembolsó 3 millones 350 mil 590.

16,599, La Luz y La Fuerza – Alejandra Islas, 2014
Otro documental de Islas sobre los abusos del poder en México. Esta vez sobre la lucha que 16 mil 599 trabajadores de Luz y Fuerza del Centro emprendieron tras ‘quedarse en la calle’ por orden de Felipe Calderón. Se destinaron 2 millones 582 mil 27 pesos con 76 centavos (porque así de estricta era la transparencia del Foprocine)

Ayotzinapa, el Paso de las Tortugas – Enrique García Meza, 2015
Un año después de la tragedia de colapsó al gobierno de Enrique Peña Nieto y sigue impune, iniciaría una producción de dos años sobre lo ocurrido aquella noche de septiembre de 2014 y cómo se fabricó la ya desmentida ‘verdad histórica’. Con un presupuesto de un millón 500 mil pesos.

Hasta los Dientes – Alberto Saúl Arnaut, 2015
Documental sobre otra ‘verdad histórica’, esta vez del sexenio de Felipe Calderón, cuyo gobierno anunció en 2010 haber abatido a dos sicarios “armados hasta los dientes” que, en realidad, eran estudiantes del Tec de Monterrey. Se destinó un millón 90 mil 784 pesos con 42 centavos.

Tenemos la Carne – Emiliano Rocha, 2015
Una película experimental que explota los más mórbidos y perversos tabús de la decadente sociedad actual. Cineastas de la talla de Alejandro González Iñárritu se desvivieron en halagos, aunque también hubo quien recomendó no comer antes de verla. Por apenas 600 mil pesos, vale la pena una mirada.

El Complot Mongol – Sebastián del Amo, 2018
Segunda adaptación al cine de la novela negra de Rafael Bernal, es estelarizada por Damián Alcázar, Bárbara Mori y Roberto Sosa, con interpretaciones de Eugenio Derbez y Xavier López ‘Chabelo’. Con 2 millones de pesos, bien podría ser la última gran producción en la historia de los fideicomisos.

De acuerdo con el reporte presupuestario del Instituto Mexicano de Cinematografía, en 2019, ya durante la administración de López Obrador, todavía recibieron apoyo otras 32 producciones de películas y documentales. Algunas se siguen rodando y otras estarán próximas a estrenarse, habiendo sufrido atrasos por la pandemia de coronavirus Covid-19.

Más en LaHoguera:

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones