Connect with us

Cultura

Y hoy… ¿Qué veo? – El club de los insomnes

insomnes club
Especial

El cine mexicano está pasando por una racha de bonhomía. A pesar de estar dividido entre las taquilleras comedias románticas y las películas más apegadas al circuito cultural o de bajo presupuesto, las pequeñas sorpresas yacen aguardando a ser encontradas, tal como El club de los insomnes, que puede disfrutarse en Netflix.

Protagonizada por una triada carismática y bien planteada, la película debut de los directores Jo­seduardo Giordano y Sergio Goyri Jr., cuenta la historia de 3 personas con insomnio que se reúnen cada noche en un minisúper y, sin querer, nace entre ellas una simpatía inesperada (o algo más), al tiempo que esta improvisada amistad, les ayuda a sanar las heridas o comprender sus debilidades.

Danny (Ciangherotti), la encargada del turno nocturno del pequeño local, recibe diariamente a su amigo Santiago (Ortizgris), quien padece de un insomnio desgastante, que lo hace soñar continuamente en un callejón sin salida.

Una de esas noches, de entre la oscuridad, aparece Estela (Ambrosi), una nueva insomne que, entre llantos silenciosos y miradas afligidas, se integrará al peculiar grupo, encontrando, quizás, un camino para poder descansar.

¿Por qué El club de los insomnes?

Con este sencillo argumento, la película se convierte en una reflexión breve pero con encanto, acerca de la soledad, la empatía y la amistad, estos últimos como bálsamos contra el cansancio, los conflictos cotidianos, o como impulsos para aceptar un cambio mayúsculo en la biografía personal.

Los pilares definitivos que sostienen El club de los insomnes son los histriones y un guión sumamente cuidado en su sencillez. El encanto que le imprimen a sus personajes la triada conformada por Alejandra Ambrosi, Cassandra Ciangherotti y Leonardo Ortizgris, se refleja en cada momento, así como la química que existe en su relación; Danny, Estela y Santiago, los integrantes de este singular club, terminan importándote de verdad al verlos bailar, cantar y jugar a lo largo de las noches en que los párpados no quieren cederles tregua.

Esta premisa de la unión como remedio a la flaqueza existencial, forma parte de las razones que las mismas actrices tuvieron para realizar esta película: «En una ciudad como la nuestra, de millones de habitantes, aparentemente podríamos tener mucha compañía pero, en realidad, vivimos muy solos, nos cuesta trabajo romper con nuestras barreras, límites y juicios para acercarnos al otro, sin importar la clase social o la profesión» dijo Alejandra Ambrosi en una entrevista para un medio.

En la misma entrevista, Cassandra Ciangherotti, hija del actor recién fallecido Fernando Luján, y quien también participa como productora ejecutiva del proyecto, comentó: «Pareciera que hay muchos Méxicos, sin embargo, sigue siendo el mismo país, y esta película une a varios de estos mundos, un godínes nunca se imaginó que podría ser amigo de la dependienta de la tienda, los mexicanos tendemos a una separación brutal (…) pero en este club no hay esas diferencias».

Al mismo tiempo, los directores Jo­seduardo Giordano y Sergio Goyri Jr., este último hijo del actor Sergio Goyri, aseguraron en otra entrevista que usar el insomnio como dispositivo de la trama fue una decisión influenciada por sus vidas personales.

«El insomnio es uno de los pro­blemas que pa­decíamos (los directores) y decidimos tomarlo como eje para la cinta, sin caer en la parte oscura de lo que pue­de llegar a causar el insom­nio, como la muerte. Así que Santiago sale todas las noches y se encuentra con este uni­verso completamente mágico de las tiendas de convenien­cia en la Ciudad de México”, aseguró Sergio Goyri Jr.

El club de los insomnes es una agradable película mexicana, que busca presentar el pequeño supermercado como un oasis de confianza para estos tres personajes, que buscan la salida de sus propios laberintos entre luces blancas, botellas de vidrio y juegos de mesa compartidos en la madrugada, cuando las criaturas nocturnas de la urbe capitalina vagan en busca de quién sabe qué, pero que no encuentran en sus camas ni en sus sueños.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones