Connect with us

A Fuego Lento

Ultimátum a Delgado, coqueteo con Toledo y la supervivencia a cualquier costo

Mario Delgado está en la cuerda floja como coordinador de bancada de Morena en San Lázaro
Foto: Cuartoscuro

Ayer los perredistas rebeldes de San Lázaro reconocieron que coquetean con Morena y demostraron su descontento con la cúpula del partido. Una movida que causó enojo a ambos lados del pasillo, al grado que Claudia Sheinbaum tuvo que dejar en claro y de manera pública que está en contra de que cuadros como Mauricio Toledo se sumen a la 4T. Entonces, ¿quién ve con buenos ojos este movimiento?

La respuesta sería Mario Delgado, el líder de la superbancada de Morena y quien debería ser el principal operador de Andrés Manuel en la arena legislativa, llegando al puesto con un avasallador respaldo por parte de sus compañeros y cobijado por Marcelo Ebrard, siempre una carta fuerte para tener de su lado. Sin embargo, los resultados no han sido los esperados, como el presidente ha dejado en claro.

Delgado ya bateó dos strikes. El primero cuando falló al gestionar la eliminación del fuero. El segundo cuando, aun aliándose con el PRI, no logró que se aprobara la Guardia Nacional en los términos de Andrés Manuel. Algo que el mismo recriminó antes de encomendarse a Ricardo Monreal en el Senado, no sin antes citar al diputado en Palacio para dejarle saber su molestia y entregarle un ultimátum: tres strikes y estás fuera.

Acorralado y bajo advertencia de que nombres como Dolores Padierna, Zoe Robledo, Horacio Duarte o Alfonso Ramírez Cuéllar están listos para ocupar el puesto, Delgado recurriría a medidas extremas con tal de no ser lo más similar al primer cambio en el gabinete. Empezando por lograr no solo la mayoría absoluta en San Lázaro, sino también la especializada de 334 diputados. Lo que le permitiría a Morena reformar la constitución aplacer sin tener que negociar.

Para esto, Delgado le habría abierto las puertas de Morena a figuras controversiales como Toledo o Héctor Serrano, quienes en la campaña pelearon con uñas y dientes porque el PRD se mantuviera a flote en la CDMX pero, al ver esa batalla perdida, ahora son ellos quienes buscan no hundirse con el barco. Proceso que alcanzó niveles críticos por la reciente controversia en Coyoacán.

Desesperados, Delgado y Toledo encontrarían en el otro el salvavidas para mantenerse a flote en medio de sus respectivas crisis, sin importar el costo que esto acarrearía. De paso, ganando el control de una de las 3 alcaldías que se le escaparon a Morena el 1 de julo. El mensaje de Sheinbaum, mucho más cercana a Andrés Manuel que el diputado, fue claro y no quiere compartir filas con el hombre que gestó ataque tras ataque en su contra durante la campaña. Entonces, ¿quién le está vendiendo el alma a quién?

El golpe de Sheinbaum al asesor de Negrete

Además de expresar de manera abierta —contrario a su estilo cauteloso, de reserva— su rechazo a que Mauricio Toledo se sume a Morena, Claudia Sheinbaum dio un golpe a Eduardo Ramírez Vallejo, asesor del alcalde Manuel Negrete, a quien se le ha acusado de extorsión. La mandataria dijo que no importa si éste ayudó a la campaña de Morena en la CDMX, “corrupción es corrupción” y que dichas acusaciones tienen que ser investigadas. “Nosotros no somos tapadera de nadie”, sentenció. Todo parece indicar que Ramírez Vallejo tiene ya un inminente problema legal en puerta.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones