Connect with us

Nación

¿Qué implicaría una nueva Ley para la “autonomía” del IPN?

Foto: Cuartoscuro

La autonomía de los institutos educativos y universidades públicas ha sido el objeto de distintas luchas que durante décadas han protagonizado sus alumnos. No obstante, ahora el estatus del Instituto Politécnico Nacional (IPN) es «interés» por unos, pero atentando contra su misma autonomía al intentar imponerla desde un estado de la República e ignorando a su comunidad y directivos.

El jueves por la tarde, un contingente de alumnos del IPN marchó sobre la avenida Eje Central de Ciudad de México para dirigirse al Centro Histórico y manifestarse contra una pretendida Ley Orgánica del IPN. Así, parte de la población se enteró que en Hidalgo, el pasado 3 de septiembre, se aprobó presentar una iniciativa al Congreso de la Unión que consta de un nuevo marco normativo para el Instituto creado en 1936.

Ese mismo día, el director de esa casa de estudios, Arturo Reyes Sandoval, apuntó que el IPN es respetuoso de todas las corrientes de opinión pública. Sin embargo, rechazó categóricamente cualquier tipo de intromisión contra el cumplimiento de sus objetivos.

De acuerdo con el profesor Luis Niño de Rivera, esto podría traer consecuencias laborales y académicas. En entrevista para La Hoguera, el también investigador mencionó que el cambio de Ley Orgánica para hacerlo autónomo o descentralizado del gobierno federal implicaría una ruptura laboral de entre 18 mil y 20 mil trabajadores con su patrón, es decir, la Secretaría de Educción Pública (SEP).

«Viene de inmediato el conflicto de la liquidación de todos y la pérdida de todas sus prestaciones, hay una protesta natural de los trabajadores», explicó.

Además, también comentó que el impacto, académicamente hablando, podría ser desastroso, ya que desaparecería toda la estructura legal que tiene el Instituto y con ella los buenos resultados que tienen en algunos campos de investigación y enseñanza. Niño de Rivera sostuvo que esto pasaría puesto que al ser una institución descentralizada, el gobierno ya no tendría la obligación de sostenerla económicamente.

Te puede interesar: Maestros jubilados de la UAM piden ayuda para recuperar pensiones

Ante ello, los escenarios que el profesor ve como posibles son:

  • Que se entregue la descentralización al Gobierno de Ciudad de México como ocurre con las universidades estatales a fin de que sea la capital mexicana la responsable de su mantenimiento.
  • Que la descentralización de cada una de las unidades en la República pasen a formar parte de cada uno de los estados y con ello la asignación presupuestal pasaría al presupuesto local.
  • Que se desincorpore el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinestav) del IPN.
  • Quitarle el Canal Once.

Finalmente, advirtió que uno de los posibles destinos con la aprobación de una nueva Ley Orgánica sería la preparación de un golpe fatal al despedir a profesores de tiempo completo por considerarlos caros pero sin contemplar que por ley ahora estos tienen que ser también investigadores. “La tendencia de las universidades Benito Juárez y estatales es que no sean de tiempo completo, que sean por hora […] La acumulación de prestaciones de los últimos 40 años les hace pensar que es una institución cara”, expuso.

En contra de esta idea, Luis Niño de Rivera y Oyarzabal mencionó que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) suele recibir el doble del presupuesto del IPN pese a que el Instituto atiende a más estudiantes si se considera tanto el sistema presencial como el virtual.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones