Connect with us

Nación

«Pruebas de Covid-19 deben usarse con una justificación clínica»: vocero de la Comisión de la UNAM para Covid-19

Foto: Cuartoscuro

La llegada de la variante Ómicron del coronavirus SARS-CoV-2 a México y su diseminación provocaron que los hospitales, laboratorios, macroquioscos y farmacias volvieran a lucir filas de decenas o cientos de personas buscado pruebas para saber si están contagiados tras una situación de riesgo o si sus síntomas corresponden a la Covid-19.

Ante ello, el gobierno federal y el de Ciudad de México (CDMX) comenzaron a llamar a los ciudadanos a asumir que tienen Covid-19 si tienen síntomas catarrales. Esto al considerar que la última variante clasificada como de preocupación tiene una gran capacidad de transmisión y ya es la dominante.

Las críticas de algunos médicos no se hicieron esperar al considerar que con ello las autoridades buscarán “maquillar cifras” al detectar menos casos haciendo menos pruebas; sin embargo, hay quienes opinan que hay razones para atender el llamado e iniciar un uso racional de estas herramientas de diagnóstico.

Te puede interesarSupera México los 4.5 millones de casos de Covid-19 confirmados

Uno de ellos es Mauricio Rodríguez, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y vocero de la Comisión de la UNAM para la COVID-19. En entrevista para La Hoguera el especialista explicó que en principio la estrategia adoptada es correcta, pues el momento epidémico en el que está el país indica que hay muchos contagios y prácticamente es casi imposible diagnosticar con prueba todos los casos.

“El fenómeno termina siendo, como lo venimos diciendo desde hace mucho tiempo, inconmensurable, precisamente porque las pruebas tienen un reto técnico y porque el número de casos aumenta de manera muy importante”, declaró.

Por otra parte, recordó que el gobierno no está pidiendo a la población que se quede en casa mientras los enfermos se ponen mal, sino que vigilen su evolución y establezcan contacto con los servicios médicos de ser necesario. No obstante, reiteró que en ciudades como la capital del país el desarrollo del cuadro clínico de los pacientes será en su mayoría favorable ante la cobertura de vacunación lograda en los grupos etarios considerados para ello.

Variante Ómicron ¿la culpable de las largas filas para las prueba de Covid-19?

El investigador consideró que uno de los problemas que enfrenta México en esta “cuarta ola de contagios” es que hay demasiados ciudadanos buscando que sus pruebas sean negativas a Covid-19 para retomar sus actividades. Adicionalmente, el agotamiento de los test se ha agudizado por quienes buscan corroborar diagnósticos o “pruebas de salida”, es decir, que quieren confirmar que ya no son “positivas” para salir del aislamiento.

“El tema de fondo es que la gente no se puede quedar aislada cinco días porque tiene la enfermedad, pero debe salir a trabajar porque nadie le va a regalar el dinero en ese tiempo. Imagínate todos los que se están haciendo pruebas para poder justificar una incapacidad o para poder hacer un trámite administrativo. Entonces las pruebas ya no son para la vigilancia clínica y epidemiológica de la epidemia, sino para un asunto administrativo”, apuntó.

Cabe destacar que a nivel federal el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) reactivaron la tramitación del “Permiso Covid-19” en línea para que los trabajadores formales obtengan una incapacidad oficial en caso de estar infectados por el coronavirus SARS-CoV-2.

Con esta decisión, el gobierno ha buscado disminuir la presión en los centros de realización de pruebas; sin embargo, cabe destacar que el sector informal al tercer trimestre de 2021 era del 28.7% de la población ocupada, lo cual implica aproximadamente 16 millones de personas que no tienen esta oportunidad de justificar su falta al trabajo para resguardarse.

Mauricio Rodríguez Facultad de Medicina UNAM

Mauricio Rodríguez, profesor de la Facultad de Medicina de la UNAM y vocero de la Comisión de la UNAM para COVID-19

El uso racional de las pruebas: ¿Para quién, cuándo y cuántas?

Ante la necesidad de hacer un uso racional de pruebas, La Hoguera también consultó al doctor Mauricio Rodríguez sobre quiénes sí deben acudir a realizarse una prueba de Covid-19. Durante la entrevista, este apuntó que su uso debe ser prioritariamente en personas que tengan sintomatología altamente sugerente de la enfermedad, es decir, dos o tres síntomas catarrales como tos, dolor de garganta, dolor de cabeza, fiebre, disminución del olfato o del gusto, estornudos o nariz tapada.

Asimismo, mencionó que el acceso a estas debe priorizarse en aquellas personas que además tengan comorbilidades, que sean mayores de 60 años o que tengan una enfermedad o condición que le predisponga a una enfermedad severa.

El profesor universitario argumentó que el uso de pruebas requiere una justificación clínica y epidemiológica y el apego al lineamiento de uso para no desperdiciarlas. ”El asunto es que las pruebas rápidas no sirven en personas que no tienen síntomas, ese es el punto crucial que tiene que entender todo mundo”, dijo tajantemente el médico.

Este recordó que desde finales del 2020 han advertido que las pruebas rápidas no se deben hacer en personas sin síntomas de Covid-19, pues no están diseñadas para eso. Respecto al uso de test PCR, mencionó que deben hacerse después de tres días del identificar un riesgo de contagio, con o sin síntomas, y en personas a las que se está estudiando un posible caso de una cadena de contagios.

En laboratorios privados actualmente se ofertan ambos tipos de pruebas, pero también las de sangre, las cuales se caracterizan por ser más baratas que las otras dos. No obstante, Mauricio Rodríguez precisó para La Hoguera que estas actualmente “ya no sirven para nada”, pues solo indican si tienen anticuerpos, es decir, ya hubo un contacto con el virus.

“Esas pruebas pudieron haber servido en algún momento para ver por dónde iba pasando la enfermedad, pero ahorita con el nivel de vacunación que tenemos y con el nivel de reinfección que tenemos no dicen nada de utilidad clínica para el paciente”, comentó.

La subestimación de casos ¿un problema real?

Ante las críticas o advertencias de la posible ausencia de datos para tomar decisiones, La Hoguera cuestionó al vocero de la UNAM para la Covid-19 si esto puede ocurrir. Al respecto, el académico dijo que la posibilidad existe, pero subrayó que seguramente la Secretaría de Salud ya cuenta con un modelo matemático para estimar el tamaño real de la epidemia.

Este recalcó que desde el principio de la epidemia pretender contar los casos en su totalidad era algo prácticamente imposible, especialmente por aquellos ambulatorios leves. Por eso, volvió a resaltar la importancia de la información que arroja el modelo Centinela.

Mauricio Rodríguez señaló que si bien modelos de entrega de kits con pruebas caseras a sus habitantes puede funcionar para monitorear el numero de contagios, en realidad esto no impidió el incremento de casos por si solo en países como Estados Unidos pese a acapararlas.

Finalmente, comentó durante la entrevista que hay un punto donde es prácticamente imposible contabilizar todos los casos de infecciones provocadas por el coronavirus. Ante eso, explicó, la autoridad sanitaria debe tomar en cuenta la velocidad a la que se está transmitiendo el virus en la comunidad, a qué grupos está afectando más y con eso construir el análisis de por dónde y cómo está la epidemia.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones