Connect with us

Metrópoli

Por qué marcharon las mujeres en la CDMX

Mujeres marcha
Karla Osorio

Por Karla Osorio y Antonio Alvarado

Este sábado las mujeres salieron a marchar en el corazón de la Ciudad de México. En La Hoguera nos dimos a la tarea de recolectar testimonios, razones personales para manifestarse, demandas a la sociedad y reclamos y exigencias al gobierno.

Un primer grupo de 10 mujeres de aproximadamente 25 años dicen, de forma clara: “Ni una menos, estamos cansadas de salir con más miedo y cada vez teniendo que tomar más horas para planear y para que podamos regresar a nuestras casas, y lo que molesta de sobremanera son los comentarios de las personas como ‘ay si llega el viernes y ahi si sales’, ‘pues sí, obvio, no voy a dejar de vivir mi vida porque te tengo miedo a ti y a toda tu banda’”.

Te puede interesar: Descalifica Marcha de Mujeres plan de Sheinbaum contra violencia

“Empezamos a dejar de usar tacones, para poder correr en caso de… además de mantenernos comunicadas todo el tiempo, mandar ubicaciones en tiempo real, salir con navaja, gas pimienta o lo que sea, con lo que te puedas defender, hasta las llaves”.

También: “en este momento pensamos que si nos van a matar de menos nos vamos a defender con todo lo que tengamos y podamos”.

“Es como si no tuviera libertad para poder vivir y no sobrevivir —dijo otra asistente a la Marcha contra la Violencia hacia las Mujeres—. Ya ni siquiera se trata de la igualdad, se trata de sobrevivir”.

En cuanto al trato que las autoridades les han dado en casos de violencia sexual, reprocha que los policías siempre dudan de la veracidad de sus denuncias y cómo en muchos casos es imposible saber quién es el agresor. Ellos les recomiendan hacer como si nada hubiera pasado, incluso en el Ministerio Público las demandas no proceden porque no hay a quién acusar.

Un grupo de jóvenes que ayer protestaron tiene entre 15 y 17 años. Ellas relatan que estudian en la Preparatoria 9 de la UNAM y allí viven diario en un ambiente que solapa acosadores, a profesores que en su papel de autoridad aprovechan para insinuárseles a las mujeres.

Dicen que nunca han visto que se castigue a los acosadores en la justa medida de sus acciones; que las autoridades escolares lo único que han hecho es suspenderlos y en días de vacaciones: “Losprofes nos dicen ‘no somos machistas, ustedes son feminazis’, ‘son unas exageradas locas’”.

Integrantes del colectivo Las Brujas, acudieron a la marcha que recorrió calles del Centro Histórico capitalino para exigir seguridad y respeto; se quejan de que las las autoridades “no han hecho nada y las leyes no funcionan”.

Desde niñas, denuncian, han sufrido acoso y están unidas en una exigencia enérgica. Y ante el clima de inseguridad, cuestionan: “nuestra conducta la están determinado los malos”.

Quieren terminar con la educación machista y patriarcal que también, lamentan, fomentan las madres.

Al dar su testimonio, tres hermanas que iban acompañadas de su madre solicitaron que no se mostraran sus rostros por cuestiones de seguridad, ya que han denunciado a algunos acosadores. Ellas aseguran que solo las mujeres unidas se pueden sentir seguras.

Es complicado saber que están matando mujeres, señalan. La madre confesó que desde los 9 años sufrió violencia de género y que ahora tiene 56 y vive con terror.

Las decisiones de las mujeres no las estamos tomando las mujeres, reprueban.

Por su parte “Karen” protesta con el torso desnudo. Ella piensa que el cuerpo desnudo no tiene nada que ver con la sexualización que se hace del cuerpo de la mujer ni con las culpas que las hacen cargar.

Con su protesta busca hacer un reconocimiento a la propiedad sobre su cuerpo, pues dice, es lo único que tendrá toda la vida.

En cuanto a las historias de acoso en el espacio público, dice que hay tantas que todas se parecen, “hasta las olvidamos”; se limita a mencionar un mínimo aspecto que evidencia la incapacidad de mas autoridades para proveer seguridad: “la falta de respeto al vagón exclusivo en el Metro”, y termina con un: “nos están matando de una manera alarmante”.

Skin, un hombre feminista que acudió a la marcha en apoyo a sus amigas, considera que no hay igualdad y todo empieza por la educación.

Ha presenciado acoso sexual y ha sido víctima de acoso y se sintió decepcionado que al comentarlo con gente cercana no lo tomaron en serio.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones