Connect with us

Deportes

“Papi, cuando estés en el ring no te rindas”: La familia, pilar en la carrera boxística de Isaac ‘Pitbull’ Cruz

Foto: Pedro González Castillo

La carrera en franco y sostenido ascenso del boxeador mexicano Isaac “El Pitbull” Cruz (Ciudad de México, 1998) pareciera radicar en la fuerza de sus puños y en su inquebrantable voluntad para ir al frente y mantenerse siempre al ataque en sus peleas como profesionales. Su récord profesional así pareciera confirmarlo, tras lograr 22 victorias en 25 peleas, en las que ha acumulado 15 nocauts, un empate y apenas dos derrotas.

Eso sin contar que es el único mexicano entre 12 púgiles filipinos que mantiene un contrato profesional con la empresa MP Promotions, fundada y dirigida por el histórico campeón filipino Manny “Pacman” Pacquiao y presidida por el estadounidense Sean Gibbons. Su anterior pelea ocurrió el 15 de diciembre en Las Vegas ante el estadounidense Gervonta “Tank” Davis y aunque perdió por puntos (116-112, 115-113 y 115-113) el encuentro por el campeonato del mundo de la Asociación Mundial de Boxeo (amb) de peso ligero, llamó la atención de la industria al mostrar una digna oposición e incluso lastimar a su rival.

Ahora se encamina a un combate en la división de peso ligero con el campeón olímpico en Atenas 2004 y ex monarca mundial en los pesos superpluma, pluma de origen cubano Yuriorkis Gamboa, el 16 de abril en el Estadio AT&T en Texas, sede del equipo Vaqueros de Dallas de la NFL, en la pelea coestelar de Showtime ppv en la unificación del título de peso welter del estadounidense Errol Spence Jr. y el cubano Yordenis Ugás,.

Lo que muy pocos imaginarían es que en su carrera al estrellato en el pugilismo internacional el pilar tanto de su disciplina como de su motivación y concentración se encuentra en su propio núcleo familiar. Su pequeño hijo fue quien le dijo la frase que porta orgulloso en una camiseta que siempre porta durante su recorrido al cuadrilátero: “Papi, cuando estés en el ring no te rindas”.

Además de su hijo, la inspiración viene del respaldo de su esposa, quien lo ha acompañado durante buena parte de su carrera profesional, desde que era un desconocido hasta que se ha convertido en una figura pública reconocida y admirada: “Mi esposa se siente contenta de todo lo que he logrado porque ella ha visto, ha batallado, ha sufrido junto conmigo de no tener nada hasta llegar a ser reconocido en la calle”, relata en entrevista para La Hoguera.

El boxeo en los genes

Originario de la alcaldía La Magdalena Contreras, Isaac se muestra orgulloso de su ascendencia, ya que proviene de una familia que ha dado varios pugilistas mexicanos que en los últimos 60 años han llegado a disputar encuentros contra algunas de figuras nacionales y extranjeras, empero, se apresura a aclarar que su acercamiento al boxeo fue una decisión estrictamente personal a los seis años de edad.

Su abuelo paterno, Guillermo “Memo” Cruz, quien fue su primer entrenador, cuenta en su registro un triunfo sobre José Isidro ‘Pipino’ Cuevas, en la Arena Coliseo en 1973, tres años antes de que el pugilista hidalguense conquistara el título mundial de peso wélter de la AMB.

Dos décadas más tarde sería su tío ‘Memo’ Cruz el que peleó contra el argentino Juan Martín ‘Látigo’ Coggi, en Tucumán, Argentina, aunque no logró arrebatarle el título mundial de la AMB en peso súperligero, recientemente se incorporó a su equipo y lo entrena con las manoplas y otros aparatos. Y también su padre, Isaac Cruz, su actual entrenador, y otro de sus tío Eduardo ‘Lalo’ Cruz, llegaron al boxeo profesional.

Su raigambre lo enorgullece pero no le impide tomar conciencia de que ahora es “su momento”. Isaac ‘El Pitbull’ Cruz. Lo mismo piensa de Yuriorkis Gamboa, respeta su carrera y sus logros pero está convencido de que en este momento de su carrera no está dispuesto a regalarle “nada a nadie”.

Familia de Isaac Cruz

Isaac ‘El Pitbull’ Cruz  posa junto a su padre y su esposa Foto: Pedro González Castillo

El esfuerzo familiar y las dietas

El papel de su familia no es únicamente el de echarle porras, advierte Isaac, sino que es uno de los pilares de su disciplina. Y da un ejemplo sencillo pero muy revelador de un asunto que puede resultar cotidiano para la mayoría: simplemente no puede llevar a pasear a su esposa y a su hijo a tomar un helado, porque tienen que esforzarse junto con él por hecho simple pero muy serio un antojo de ese tipo podría romper con su preparación de largos meses.

La dieta que lleva puede ser, considera, “un poquito estricta”. Le está estrictamente prohibido, detalla, comer azúcar, harinas o refrescos. Su dieta actual, detalla, está basada en pollo, pescado y, en algunas pocas ocasiones, carne de res. No obstante, el consumo de estas proteínas tampoco es diario pues las va alternando con fruta y su ingesta está monitoreada para realizarse en determinados horarios precisos.

Por ejemplo, en el desayuno debe ingerir algo ligero, un pan tostado, una naranja y un té; en la comida, puede comer un filete de salmón con ensalada y beber agua o de nuevo té, un menú que frecuentemente puede repetirse como cena.

Y eso no es todo, ya que al inicio de la preparación rumbo a una pelea inicia con una dieta especial basada solamente en tomar un litro de jugo en cada comida en lugar de alimentos sólidos.

Sacrificios y acondicionamiento

Ser un deportista de alto rendimiento al tiempo que una figura pública de renombre, le impide mantener más tiempo con su esposa e hijo ya que su día a día debe enfocarse a dedicar algunas horas a la atención a medios de comunicación, sea por conferencia en línea o de manera presencial en el gimnasio donde entrena, el deportivo Casa Popular, e incluso atender a sus seguidores firmándoles recuerdos y posando para sus fotografías.

Los horarios en que realiza su entrenamiento le mantienen ocupado durante el resto del día. A las 5:00 o 6:00 horas con una carrera matutina. Tras un descanso y el desayuno, a las 10:00 horas prosigue su entrenamiento técnico en el gimnasio, haciendo varios rounds con sparrings profesionales. Finalmente, cierra en la tarde o noche con acondicionamiento físico.

Todo ese sacrificio que implica el acondicionamiento para una pelea de élite, puede ser un asunto de vida o muerte, inclusive.  Al ser un deporte de contacto y alto riesgo es necesario prepararse física y mentalmente: “O va uno muy bien preparado o ahora sí como dicen, dios guarde la hora”,  expresa el “Pitbull”.

E insiste en que siempre intenta ir en óptimas condiciones para que: “si Dios lo permite”, pueda subir y bajar del ring sin que sea lastimado ni lastimar a sus oponentes.

Ya después de las peleas y cuando tiene algo de tiempo libre, Isaac Cruz disfruta enormemente pasear en familia en algún parques, salir a divertirse o incluso comer algún antojito, tacos, pizza y otros alimentos que especialmente se les puedan antojar a su esposa e hijo y que él tiene prohibidos como parte de la rutina cotidiana de un boxeador que, como él, ha logrado ser considerado entre los mejores del mundo.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones