Connect with us

A Fuego Lento

Los Chuchos, a los pies de Monreal y su Nenulo

Foto: Cuartoscuro

Mal y de malas andan Los Chuchos, Ortega y Zambrano, del próximamente extinto PRD ya que uno de sus aliados clave, el exgobernador tabasqueño Arturo Núñez, y su esposa, Martha López, se encuentran en la mira de la Fiscalía General por (¿por qué más?) presuntos actos de corrupción. Preocupados, los amos y señores del Sol Azteca han tenido que pasar aceite y buscar a Ricardo Monreal, aprovechándose de su cercanía con el ‘Nenulo’ de la Cuauhtémoc.

El martes pasado, la FGR confirmó que abrió un expediente contra Núñez y López por irregularidades durante el sexenio del expriísta que, de acuerdo con estimaciones hechas por la Auditoría Superior de la Federación y otras autoridades federales y estatales, rondarían los 9 millones pesos. Las cuales involucrarían a su esposa, quien se desempeñó como presidenta del DIF de Tabasco durante este periodo.

A Los Chuchos no les agradó esta confirmación en lo más mínimo debido a que más de un empresario los conectaría con la administración de los Núñez López. Principalmente porque habrían sido los caciques perredistas quienes recomendaban a los interesados hacer jugosos negocios al voltear hacia el sur-sureste del país. Usando modelos similares en el Guerrero de Ángel Aguirre, tan en boca de todos a 5 años de la desaparición de los 43.

Por este detalle que los vincularía con una investigación abierta de la FGR, Los Chuchos estarían buscando la intervención del segundo cacique más grande del país, el mandamás del Senado, Ricardo Monreal. Para lo que habrían pedido al senador perredista (especie en vía de extinción) Juan Fócil, también tabasqueño, que comenzara a acercarse al líder de Morena y de varios partidos más para exponer el caso.

Al mismo tiempo, Ortega y Zambrano comenzaron diálogos con Néstor Núñez López, el hijo político de Monreal y figurín que dejó en sustitución suya en la alcaldía Cuauhtémoc porque poner de candidato un póster de campaña suyo era un poquito más obvio. Como sus apellidos lo delatan, el Nenulo de Monreal es hijo biológico del matrimonio que, apenas culminó el sexenio, se reinstaló en España como hacen todos los políticos mexicanos que no tienen nada que ocultar.

Para Monreal y su muchacho sería de particular interés que las investigaciones contra Arturo y Martha no avancen, principalmente por cuestiones de imagen. Con la lucha de poderes intestina en Morena, a los monrealistas no les conviene que se descubra que, literalmente, mamaron de las corruptelas y malas mañas que hartaron al pueblo a tal grado que este le dio el poder absoluto a Andrés Manuel y su partido.

Más aún si se confirma que en la maquiavélica telaraña de Monreal rumbo al 2024, el Nenulo es su alfil para la jefatura de Gobierno de la CDMX, tras un segundo periodo como alcalde del ‘Corazón de México’, claro está. Habrá que estar al pendiente de las mañaneras presidenciales, no vaya a ser que la reportera estrella de Monreal, esa que elogia a Andrés Manuel como atleta keniano y vende preguntas a alcaldes morenistas, pida la intervención del supremo.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones