Connect with us

Nación

“Línea fifí” de camionetas, automóviles y aviones de presidencia se van a subasta

Fifí subasta
Especial

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció una subasta a mediados de febrero para vender los más de 200 vehículos al servicio de la Presidencia de la República, los cuales describió como de “línea fifí”. Adelantando que, para el mes de abril, hará lo mismo con la flota aérea que estaba al servicio del Ejecutivo federal.

Esta mañana en Palacio Nacional López Obrador anunció que el 23 y 24 de febrero, en la base militar de Santa Lucía, subastará 171 camionetas blindadas y semiblindadas compradas por gobiernos anteriores. Así como de otros 80 vehículos, incluyendo 30 motocicletas BMW y Harley-Davidson; 23 camionetas pick-up; 12 camiones; 7 tractocamiones; 2 tractores agrícolas; 2 autobuses; 5 remolques; 9 vehículos compacto; y un BMW y Audi blindados.

Te puede interesar: AMLO ahora le da ‘jalón de orejas’ a Aureoles por crisis en Michoacán

López Obrador puso como ejemplo este último vehículo. Diciendo que “costó seis millones 335 mil pesos, un Audi blindado, este es línea fifí. Empieza con un millón 991” la puja. Agregando que también tiene camionetas “línea machuchona” a la venta. Con la cual el gobierno de México busca recaudar alrededor de 100 millones de pesos. Dinero que se usará para la nueva Guardia Nacional, aún por aprobarse en el Senado de la República.

La subasta se realizará con el avalúo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, explicó López Obrador. Así como, adelantó el presidente, se instruirá a la Secretaría de Gobernación y solicitará el apoyo de la Fiscalía General de la República para “que estén pendientes para los que van a comprar, que sea gente que se dedique a actividades lícitas”.

A esta subasta a mediados de febrero le seguirá un tianguis los días 26 y 27 de abril, en la misma base militar de Santa Lucía que López Obrador usará para construir el nuevo aeropuerto internacional de México. Esto con el objetivo de vender los aviones y helicópteros que se utilizaban para transportar al primer mandatario y a altos funcionarios de gobiernos anteriores. Sumándose a la venta del avión presidencial, el cual ya fue trasladado a California.

Te puede interesar: AMLO da ultimátum a gabinete para declarar patrimonio tras ranking de corrupción de TI

Esta es una de las medidas de austeridad implementadas por el nuevo gobierno de México. Con la cual se busca acabar con el derroche de administraciones anteriores. “Era un gobierno faraónico, de lujos, de gasto superfluo, improductivo”, dijo López Obrador, poniendo como ejemplo que el anterior director del Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores, David Penchyna, a quien no nombró, ganaba alrededor de 700 mil pesos mensuales entre su salario y demás bonos y prestaciones. Según se le fue informado.

Finalmente, López Obrador puntualizó que este tipo de acciones se realizarán en áreas de la administración pública federal en donde se hayan detectado gastos excesivos. Asegurando, por otra parte, que no se afectarán a puestos o actividades que resulten necesarias para el funcionamiento del gobierno de México.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones