Connect with us

Incendiario

Las muchas ‘coincidencias’ en el camino de Tatiana al gabinete

Foto: Cuartoscuro

Tras muchas ‘coincidencias’, Tatiana Clouthier por fin encontró su camino al gabinete presidencial de Andrés Manuel López Obrador, dos años y medio después de haber sido uno de sus principales activos en la campaña que por fin le dio las llaves de Palacio Nacional. Con esto, la nueva secretaria de Economía pone fin a sus aspiraciones por Nuevo León para hacer las veces de una nueva versión de Alfonso Romo.

Hay que hacer memoria para recordar que Tatiana ya estaba contemplada en el gabinete de López Obrador, como subsecretaria de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos de Olga Sánchez Cordero en la Segob. Pero, al cuarto para la hora decidió quedarse en la Cámara de Diputados para desquitar la plurinominal por Sinaloa que le dejó el ‘efecto AMLO’.

El cambio de opinión que obligó al bomberazo de Diana Álvarez Maury en la Segob aún antes de iniciado el gobierno ‘coincidió’ con el anuncio de que Manuel Bartlett asumiría la CFE. De haber aceptado, la ‘tía Tatis’ compartiría gabinete con uno de los autores del ‘fraude patriótico’ que le costó a su padre la gubernatura de Sinaloa en 1986, como bien recordó su hermano Manuel, entre muchos acosos a su familia.

Arrinconada, optó por permanecer en San Lázaro bajo el argumento de que, desde un puesto en el Ejecutivo, no podría ir y venir a Monterrey, libertad que le ofrecía el Legislativo. De nuevo, ‘coincidiendo’, hizo su anuncio en vísperas de que la nueva megabancada de Morena eligiera a su coordinador, por lo que se le vio como una seria aspirante a liderar la nueva mayoría.

Te puede interesar: El López Obrador que viene

Finalmente, Tatiana optó por ni siquiera presentar su nombre en la contienda que dio como vencedor a Mario Delgado. Ya en 2020, tras la salida de este para buscar la dirigencia de Morena, de nuevo sonó el nombre como una de las cartas principales para tomar las riendas de San Lázaro por los meses restantes de la LXIV Legislatura. Sin embargo, ella misma se bajó de la carrera diciendo no tener la disciplina suficiente para coordinar la bancada.

Mientras la coordinación de la bancada quedaba en manos de Ignacio Mier, hombre de Bartlett, las especulaciones indicaban que Tatiana buscaría la candidatura a gobernadora de Nuevo León. Después de todo, había manifestado su interés en el cargo y hasta había comenzado a organizar su estructura local, dígase su hermana Rebeca, como ella misma, de pasado panista.

Pues tampoco. Tras una reunión privada con López Obrador el 19 de noviembre, anunció que siempre no iría por Nuevo León ya que coincidieron en que ella serviría más en el plano federal que en el local. Otra alegre ‘coincidencia’ ya que recién llegaba a Morena la popular alcaldesa de Escobedo salida del PRI, Clara Luz Flores. Ella sí, con la certeza de querer el Palacio de Cantera que dejará ‘El Bronco’ el próximo año.

Tras esto, en el limbo quedó el destino de la ‘tía Tatis’ hasta que López Obrador abrió su mañanera del pasado lunes para anunciar otra extraña ‘coincidencia’. Tras la salida de Alfonso Romo, también la secretaria de Economía, Graciela Márquez, dejaría su cargo para ser propuesta como vicepresidenta del INEGI. Siendo que no puede llegar al Banco de México puesto que su marido, Gerardo Esquivel, es vicegobernador desde 2019, a propuesta López Obrador.

Con Bartlett aún en la CFE, sin Romo como principal intermediador con la IP, con los días de la LXIV Legislatura contados, sin la posibilidad de contender por la gubernatura de Nuevo León. Así fue como Tatiana Clouthier consideró que era buen momento para entrar de lleno al gobierno que, no en poca medida, ella ayudó a colocar donde está. Ahora toca esperar a ver si no aparecen otras ‘coincidencias’ en el camino. Aunque en política no existen las coincidencias.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones