Connect with us

¡Qué espectáculo…!

La TV y la falsa “investigación periodística

Foto: Especial

Tal parece que hoy en día dedicarse a la investigación periodística es poner en el buscador de la Internet palabras claves y realizar el ya clásico “copia y pega” y con cambiarle una coma ya se hace texto de quien lo publica.

Pero peor aún son aquellos que se dedican a la televisión y se quieren hacer pasar como verdaderas enciclopedias humanas cuando su única herramienta es Wikipedia y sus redactores que sólo le “dan la vuelta” a los textos para ponerlos en el teleprompter.

Un caso de muchos en la pantalla chica mexicana es El Obscuro Paseo de la Fama, un serial de hace tres años que TV Azteca decidió transmitir por la señal de a+, canal al que se le debe agradecer que de lunes a sábado se proyecte cine mexicano.

El Obscuro Paseo de la Fama con Sergio Sepúlveda. Foto: Especial

Pero regresando a “El obscuro…”, Sergio Sepúlveda, desde que “inventó” secciones científicas en Venga la Alegría, se creyó un “cerebrito”, cuando en realidad sólo se revienta lo que dice Wiki, información que, la gran mayoría de veces, es una aportación de los mismos internautas, por tanto, no puede ser tomada como “la neta” de lo que se busca y menos la “fuente ideal” para difundir en un medio de comunicación.

Baste un ejemplo de lo dicho. En un episodio de figuras mexicanas, en el que se incluyó a Javier Solís, Lupe Vélez, Emilio “Indio” Fernández y Pedro Armendáriz, las palabras clave para saber que para nada hubo una investigación, ya no digamos rigurosa, sino seria, fueron “dicen”, “aseguran”, “comentan”, “cuentan” y un largo etcétera.

No se puede imaginar a un investigador argumentar de esta manera y menos hacer creer que la historia contada es la verdad del lado obscuro de un personaje.

En el caso de Solís, jamás se mencionó la investigación que hay respecto de que murió de un balazo por parte de un político por enamorar a su hija, pero sí puso esa onda de que la rola “Amigo organillero” fue su maldición.

En el programa se han tratado vidas como la de Javier Solís. Foto: Especial

Al seguir el guión que se aventó Sepúlveda y lo que dice Wiki, salvo algunos cambios en palabras, es lo mismo.

Con Vélez, el “dice” y el “aseguran” no pararon y con Emilio Fernández jamás eliminó el artículo, pese a que el mote del actor, director y productor es “Indio” no “El Indio”, aunque así lo diga Wiki; pasa igual con Santo, el Enmascarado de Plata, a quien la “enciclopedia cibernética” le pone “El Santo”. 

Y con Pedro Armendáriz, un dato que no encontró en Wiki y por tanto omitió, es que al rodar De Rusia con amor (Terence Young, 1963), con Sean Connery, el mexicano, debido al cáncer que padecía, tuvo que usar un armazón de tres tablas para poder estar de pie y concluir sus escenas.

Pedro Armendáriz en De Rusia con Amor. Foto: Especial

Considerar que un programa es de “investigación” y más aún, agregarle “periodística”, es un compromiso que se debe tomar con verdadera seriedad, pues es uno de los motivos por lo que programas como Ventaneado ha llegado a 25 años y en donde se confunde la “investigación periodística” con el chisme barato y amarillista de la información.

La crítica debe ser constructiva pues es para mejorar una televisión que se ha quedado muy atrás de otras. La excusa podría ser que no se tienen los recursos económicos como las grandes cadenas, pero esos recursos se ganan mediante anunciantes que observan buenos programas y deciden que es ahí donde deben estar sus productos.

Sólo resta desearle a Sergio Sepúlveda que se recupere del Covid. 
 
                                                     —000—

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones