Connect with us

Cultura

«La Reina Roja», poderosa mujer maya, por fin en México

Twitter

Por un corto periodo, se exhibirá finalmente en el Museo del Templo Mayor el ajuar de la «Reina Roja», reina maya y consorte del Rey Pakal.

De nombre Tz’ak-b’u Aja, la mujer fue conocida como la «señora de la sucesión» porque su tarea era perpetuar el linaje de Pakal. Fue madre de Kan B’alam y K’inich K’an Joy Chitam, gobernantes de la región. Los arqueólogos que han trabajado con su sarcófago aseguran que las inscripciones la definen como una mujer fuerte y longeva, experta en las artes de la hechicería.

El sarcófago fue hallado el 1 de junio de 1994, por la arqueóloga Fanny López Jiménez y el arqueólogo Arnoldo González, mientras excavaban el Templo XIII de Palenque, donde previamente se había encontrado el cadáver del Rey Pakal. El cuerpo se hallaba rodeado de miles de piedras de jadeíta y conchas de mar, y cubierto por polvo de cinabrio, un mineral tóxico de color rojo, por el que tomó su famoso nombre.

Luego de su restauración en Los Ángeles, se consiguió armar también una máscara de malaquita, un pectoral, una diadema de hueso y el tocado del ajuar. El rompecabezas completo que significan las piezas se ha tardado 24 años en completarse.

“Se logró que el ajuar, aunque todavía no está completo, está exhibido muy aproximado a como debería estar representado”, explica Miguel Ángel Vázquez, director del Museo de Palenque, al que retornará luego de que sea exhibido en la capital.

Patricia Ledesma Bouchan, directora del Templo Mayor, expresó su emoción y satisfacción por recibir por una corta estancia las valiosas piezas provenientes de Nueva York, donde se encontraban en exhibición. Asimismo, aseguró que las inscripciones la definen como una mujer fuerte y longeva. “Este es uno de los muy pocos casos en Mesoamérica en donde se puede asociar la iconografía con los hallazgos”, abundó.

En una entrevista concedida a El Universal, la descubridora del sarcófago, Fanny López Jiménez, aseguró que el descubrimiento marcó una fecha importante, pues fue la segunda ocasión en la que se encontraba un sarcófago dedicado a una mujer, y además, de esa jerarquía tan alta en la vida política de la cultura maya.

 

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones