Connect with us

Nación

«La consulta para enjuiciar a los expresidentes es una simulación»: Álvarez Icaza

Foto: Cuartoscuro

La consulta popular para enjuiciar a expresidentes es una simulación para sellar el pacto de impunidad, así lo expresó el senador sin partido Emilio Álvarez Icaza en entrevista para La Hoguera. Esto ante la proximidad del ejercicio impulsado desde la presidencia de la República e integrantes del partido Morena.

Emilio Álvarez Icaza declaró para La Hoguera que la consulta para enjuiciar a expresidentes es una fórmula entre la perversión y la simulación, dado que la justicia no se consulta ni los derechos de las víctimas. Para él su realización es un acto irresponsable dado que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) tiene elementos para proceder contra los expresidentes y no tiene por qué someter a consulta esos términos.

«En primera, de suyo es trabajo de la Fiscalía. Tanto dice el presidente que son corruptos, tanto han dicho que han hecho tanto y cuánto daño. Por supuesto que hay elementos sobre violaciones a Derechos Humanos (DDHH) para hacer investigaciones. ¿Qué espera el presidente? Lo segundo es que me parece que lo que se consulta es realmente un favor que la [Suprema] Corte [de Justicia de la Nación] le hizo a López Obrador y queda una pregunta absolutamente abigarrada», argumentó.

De acuerdo con el también exsecretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la figura de la consulta popular es un instrumento importante de participación ciudadana; sin embargo, declaró que es una «lástima» que se utilice de formas «tan perversas» para convertirlo en un medio a través del cual el presidente hace un show, especialmente dado que AMLO ha declarado que está a favor de que no se les enjuicie.

Cabe resaltar que el posicionamiento del presidente López Obrador sobre este ejercicio ha sido ambiguo y variado en distintos momentos. El 15 de septiembre de 2020, AMLO firmó su iniciativa para solicitar la consulta popular para enjuiciar a los expresidentes «neoliberales» que gobernaron de 1988 a 2018. No obstante, en el mismo discurso de presentación declaró que su postura desde la campaña era el perdón y la indulgencia, aunque no el olvido.

Asimismo, comentó que, aunque la justicia podía castigar los errores del pasado, él proponía poner «punto final» a la historia e iniciar de nuevo. «Que no haya persecución a los funcionarios del pasado y que las autoridades encargadas desahoguen en absoluta libertad los asuntos pendientes», declaró.

Por último, mencionó que, aunque estaba de acuerdo en que se castigue a los que resulten responsables, él pensaba que la Presidencia debía abstenerse de solicitar investigaciones en contra de los que han ocupado cargos públicos o se hayan dedicado a hacer negocios en el «periodo neoliberal».

Lo dicho por el mandatario mexicano la semana pasada distó de sus palabras 9 meses antes. Esta vez sostuvo que los sexenios en esos años causaron mucho daño al país y que por ende se tenía que hacer una revisión de sus gestiones. Asimismo, dio a conocer las razones por las que creía que los expresidentes Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto deben ser juzgado.

Pese a este aparente cambio de posicionamiento, el senador declaró que el presidente no ha cumplido nada en materia de justicia transicional y ha dado la espalda a las víctimas, incluidas las de esos sexenios. «La agenda de Derechos Humanos de este gobierno es un desastre», fustigó.

Te puede interesar: Consulta para enjuiciar a expresidentes es inservible, incongruente y costosa: PRD

Consulta popular inicia con el pie izquierdo

Cuestionado por La Hoguera sobre la pertinencia y alcance de utilizar este ejercicio, incluso por cuestiones económicas, el senador Emilio Álvarez Icaza declaró que desde su punto de vista no habría ningún problema de un gasto razonable para hacer una consulta popular; sin embargo, consideró que el próximo desembolso es un desperdicio dado que solo es una simulación, por lo que el dinero debería ocupase mejor para comprar las medicinas para los niños con cáncer.

El legislador coincidió con el presidente en la importancia de este instrumento de participación ciudadana y democrático para forjar una democracia participativa, pero aclaró que esta es una pésima manera de empezar, un mal precedente que lo erosiona y pervierte.

«El presidente ha venido abaratando y pervirtiendo esta figura con las consultas a mano alzada para intentar legitimar decisiones como la del aeropuerto. Obras tan importantes como las hidroeléctricas o sistemas de transporte en zonas conurbadas como La Laguna. Y se han hecho afectaciones de miles y millones de pesos que por cierto nosotros pagamos, no él», declaró.

Por último, compartió que por su parte no acudirá a votar el próximo 1 de agosto, ya que considera que «la grandilocuencia» del presidente no da para sustentar lo que dice respecto a lo que es esta consulta para enjuiciar a los expresidentes. «No merece mi participación», mencionó y agregó que tampoco cree que los números le alcancen al presidente para que sea vinculatoria, por lo que cree que con ello sellará el “pacto de impunidad” con expresidentes.

«Yo haré lo que pueda para alertar la simulación que es esta campaña. Tanto la justicia no se vota, como los derechos no se votan. En lo sucesivo trabajaré en redes sociales para alertar este riesgo e intentaré que otros actores se sumen en ese sentido», señaló para culminar diagnóstico.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones