Connect with us

Cultura

Isaac Hernandez exige a gobierno, IP y sociedad “cambio muy radical en cultura”

Foto: José Juan de Ávila

El bailarín Isaac Hernández luce cansado, pero no pierde la sonrisa. Apenas volvió a México para afinar detalles de la última edición de Despertares y su agenda ya incluyó una primera reunión con las máximas autoridades culturales del país, que le dijeron estar “muy apenadas” por no haberlo recibido ni escuchado en casi siete meses. A ellas, a la iniciativa privada, a artistas y sociedad en general les planteó su prioridad: lograr “un cambio muy radical” en cultura que sirva a las generaciones futuras.

Padrino de la inauguración de la nueva tienda del Auditorio Nacional la noche del martes, el premio Benois de la Danse 2018 cuenta en entrevista que minutos antes de cortar el listón se reunió con la secretaría de Cultura, Alejandra Frausto, y la directora del INBAL, Lucina Jiménez, que al fin lo recibieron, un mes después de que anunciara que Despertares tendría su última edición este verano, después de ocho años ininterrumpidos debido a que para él no hay condiciones ahora para continuarlo.

Foto: José Juan de Ávila

En la conversación con lahoguera.mx, el primer bailarín del English National Ballet niega que el fin de Despertares sea un fracaso para la danza en México e incluso adelanta que eventualmente, cuando al fin se logren mecanismos como los incentivos fiscales para actividades creativas, puede relanzar el espectáculo.

Exige para ello a Estado, gobiernos, iniciativa privada, artistas y sociedad en general comprometerse con las artes escénicas y creativas. Aunque por otro lado, descarta unir fuerzas con su colega y segundo Premio Benois de la Danse para México en 2019, Elisa Carrillo, para presionar a autoridades a mejorar los apoyos para consolidar como una industria a la cultura. Tenemos objetivos diferentes, argumenta.

Despertares tendrá su última edición, tras ocho años, el sábado 20 de julio en Zapopan, Jalisco. En la gala participarán 45 artistas, entre ellas las primeras bailarias Natalia Osipova, Alina Cojocaru y Tamara Rojo, quien interpretará un fragmento de Alas rotas, inspirada en la vida de Frida Kahlo.

Anunciaste el fin de Despertares. ¿Es eso un fracaso, un revés, para la danza en México?

No, ni remotamente. Lo que se logró con Despertares fue llegar a miles de mexicanos, influenciar la vida cultural durante ocho años en nuestro país, crear nuevos públicos, acercar la danza a diferentes círculos sociales. Verdaderamente cambiar la vida de todos esos mexicanos a los que se llegó a través de Despertares no tiene precio y es imposible cuantificarlo en este momento. No me parece que sea un fracaso, simplemente he decidido que es necesario que haya unos instrumentos que hagan que este espectáculo no sea la excepción, que no sea un milagro que este tipo de espectáculos sucedan en nuestro país, y una vez que se construyan esas herramientas para poder incluir a toda la sociedad mexicana como parte de estos proyectos culturales, no dudo que eventualmente pueda regresar. Sé que Despertares tiene un potencial extraordinario porque ya vimos el resultado, el interés de las personas y la efectividad para afectar la vida de la gente. Ahora hace falta el compromiso, la decisión y la visión.

¿De quién?

Pues de todos nosotros, porque, en realidad, el gobierno tiene que hacer su parte, la iniciativa tiene que hacer su parte, nosotros, como sociedad, necesitamos hacer nuestra parte también. Si se establecen esos mecanismos que inciten a cambiar la cultura y que se empiece a establecer una cultura de mecenazgo en nuestra sociedad, entonces estos proyectos son solo el principio.

Te puede interesar: Premios en artes escénicas reúnen a Elisa Carrillo y Javier Camarena

¿Cuáles serían esos mecanismos que propones?

A mí me gustaría que sí se pudieran considerar los beneficios fiscales para la iniciativa privada y para el individuo, como mecenazgo, eso tiene que ser fundamental; también el acceso tiene que ser muy efectivo, lo más proactivo posible y transparente. Y que conlleve responsabilidades, como empresas promotoras de cultura tienes que incurrir en ciertas responsabilidades, no solo por el simple hecho de crear el proyecto te puedes deslindar de la responsabilidad social que tienes como empresa o como compañía y grupo artístico. También quiero promover eso en los artistas mexicanos, esa responsabilidad, ese compromiso de que cuando recibes una ayuda, un apoyo, tienes un compromiso no con el político que te lo dio, no con la empresa que te lo dio, sino con todos y cada uno de los mexicanos que hacen posible que tú puedas estar en ese escenario.

Foto: José Juan de Ávila

El año pasado tú hablabas aquí en el Auditorio de la necesidad de que en México se vea la cultura como una industria. ¿Sigues pensando lo mismo?

Exactamente. Mi visión sigue siendo la misma y precisamente es que he decidido poner en alto ese proyecto de Despertares para asegurarme de que estas plataformas, de que estas herramientas que se construyan puedan ayudar a que las industrias creativas se consoliden como una fuerza económica muy importante en nuestro país. Las industrias creativas me parecen una gran oportunidad de desarrollo económico para el país, que no se han considerado. Y yo creo que si se profesionaliza el sector creativo, se le dan las oportunidades de profesionalismo, en mercados globales no solo nos representan como país sino serían un motor económico importante que por el momento no se ha considerado.

Hasta ahora las actuales autoridades de Cultura ni siquiera te habían respondido.

Sí. Yo mandé varias cartas, varios oficios, apliqué por el apoyo de Profest. Entiendo que están en un momento transitorio, no recibí las respuestas. Hoy (martes 19, por la noche), hace unos minutos, me acabo de reunir con la secretaria de Cultura (Alejandra Frausto), y estuvo Lucina Jiménez también en la reunión. Platiqué sobre el tema, les apenó muchísimo no haberme dado respuesta, y sentí que la reunión estaba en un tono amigable. Les platiqué sobre mis inquietudes, comenté sobre las becas del Fonca y la importancia que tuvieron para mí como artista. Y hablamos sobre estos temas y sobre las prioridades a las que me estoy enfocando, y les dije que una prioridad no es tanto que Despertares continúe, como desarrollar estos mecanismos para que sean parte de la vida cultural de nuestro país.

¿A qué se comprometieron Fraustro y Jiménez?

Regreso del 1 al 4 de julio a reunirme con ellas, pero obviamente me ofrecieron su disposición a sentarnos a platicar, a tratar de encontrar la mejor manera de desarrollar estas herramientas que nos puedan beneficiar a todos los mexicanos. Entonces voy a ver qué es lo que sigue en las reuniones y ver si hay la posibilidad de desarrollar un cambio muy radical que no sea para esta generación solamente, sino que se pueda pensar en algo de lo que lo que se pueden beneficiar generación tras generación.

¿Por qué no unen esfuerzos tú y Elisa Carrillo, que son las dos mayores figuras de la danza de México, ambos premios Benois de la Danse, para presionar a las autoridades y empresas a lograr estos objetivos?

Porque tenemos objetivos paralelos, pero separados. Tenemos una idea muy diferente de lo que queremos lograr. Hemos colaborado en el Palacio de Bellas Artes, juntos, con Alondra de la Parra. Tengo mucha cercanía con Alondra de la Parra, estoy incluyéndola en un proyecto próximo. Entonces, sí hay colaboración, pero a mí me interesa mantener un cierto estándar de producción, estándar de contenidos, que lleve un mensaje muy claro. Yo siempre digo que las oportunidades en la cultura, las oportunidades que llevan el poder transformativo a la vida de las personas son las oportunidades de calidad, entonces con eso en mente siempre he tratado de construir los proyectos aquí en México.a

Comentarios

Leer más
Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones