Connect with us

Internacional

Indulto a Fujimori pone en aprietos a presidente peruano

Foto: Reuters

Alberto Fujimori de nuevo está en el centro de la polémica en Perú. Muestra de ello es que varios miembros de la bancada del partido de Pedro Pablo Kuczynski renunciarán luego de que éste le concediera el indulto que le permitió abandonar la cárcel donde se encontraba recluido por crímenes de lesa humanidad.

Entre los dimitentes a la bancada de Peruanos por el Kambio se encuentran Alberto de Belaunde, Gino Costa y Vicente Zeballos, quien fungía de vocero de la misma.

Alberto de Belaunde oficializó su renuncia a bancada PPK por medio de una carta en la que dice: “sobre la base de la buena fe y el respeto mutuo, he procurado cumplir mi función de congresista oficialista con entrega y compromiso. Los últimos sucesos impiden que pueda seguir haciéndolo”.

Tras anunciar el indulto, destaca la prensa peruana, el pasado 24 de diciembre se vuelve una fecha simbólica que genera una sensación de frustración y de ira en Perú. Especialistas consideran que la palabra del presidente está en duda y es posible que no lo vuelvan a apoyar. Dentro del contexto se observa una crisis política que estaba circunscrita al lado parlamentario, pero ahora la oposición no solo va a ser desde el Parlamento sino desde la calle. La protesta de la sociedad ya está en las calles.

Para analistas, la decisión de otorgar la gracia presidencial aísla a Pedro Pablo Kuczynski del sector antifujimorista que lo apoyó en la segunda vuelta del 2016.

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta y el secuestro de un periodista y un empresario tras el autogolpe de abril de 1992. Alberto Fujimori ejerció un gobierno con mano dura en Perú durante una década, tras ser reelegido en 1995 y 2000, en medio de denuncias de fraude.

Fue  a la cárcel por la autoría en las matanza de 25 personas en 1991 y 1992 por el grupo militar encubierto, además del secuestro del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer en 1992.

Kuczynski anunció el indulto tres días después de que sobrevivió a un intento de destitución del Parlamento dirigido por Keiko, la hija mayor de Fujimori, por mentir sobre sus nexos con la gigante constructora brasileña Odebrecht.

El mandatario salvó su puesto por la abstención de legisladores fujimoristas ligados al congresista Kenji Fujimori, hijo menor del indultado y quien dirige una facción marginada del partido dominante

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones