Connect with us

Internacional

Google enfrenta protesta global por acoso sexual

Protesta global google
Especial

Una protesta global ha pausado las oficinas de Google alrededor del mundo, pues su personal operativo y administrativo ha salido a manifestarse contra la compañía por el trato de esta hacia las mujeres.

En las oficinas de las sedes europeas y asiáticas del gigante tecnológico, cientos de empleadas y empleados han dejado una nota en sus escritorios, que reza: “No estoy en mi escritorio porque estoy protestando con otros trabajadores y contratistas contra el acoso sexual, la mala conducta, la falta de transparencia, y una cultura en el lugar de trabajo que no es adecuada para todo el mundo”, tras lo cual han salido a las puertas de sus sedes de trabajo, para permanecer algún tiempo ahí.

Las protestas pacíficas fueron convocadas para realizarse a las 11 de la mañana de cada hora local, y han ocurrido ya en las sedes de Londres, Berlín, Zúrich, Tokio y Singapur, a juzgar por las fotografías y videos que han difundido los manifestantes a través de las redes sociales.

Inicialmente, estos actos habían sido organizados solo por y para las empleadas de la empresa, e iniciaron con una marcha de mujeres, donde cientos de ingenieras marcharon y protestaron contra el trato que la compañía le dio al caso de Andy Rubin.

La gota que derramó el vaso

Estas movilizaciones se dan una semana después de que The New York Times revelara que Andy Rubin, creador de Android, recibió una indemnización de $90 millones de dólares desde que dejó la compañía, pese a que Google consideraba “creíble” la acusación de conducta sexual inapropiada en su contra, por un caso ocurrido en 2013, y pese a que Rubin negó las acusaciones.

Google dio crédito a los testimonios sobre el caso, pero no lo hizo público. Rubin dejó la compañía en octubre de 2014 entre halagos del director ejecutivo de Alphabet, Larry Page.

Al respecto, el presidente ejecutivo de Google, Sundar Pichai, validó en un correo electrónico enviado al personal el derecho de los empleados a la protesta: “Entiendo el enfado y la decepción que muchos sienten. Yo también lo siento, y estoy completamente comprometido con hacer avances en un tema que ha persistido demasiado en nuestra sociedad… Y, sí, aquí en Google, también”.

Asimismo, en en comunicado, Pichai también aseguró que su plantilla laboral “ha elevado ideas constructivas sobre cómo podemos mejorar nuestras políticas y nuestros procesos”, y prometió que están tomando en cuenta los comentarios “para que podamos convertir estas ideas en acciones”.

Otro caso que contribuyó a la inconformidad de las trabajadoras y trabajadores fue la renuncia del director de X Lab, una división de Google, Richard DeVaul, tras protagonizar un comportamiento sexual inapropiado con una mujer a la que había entrevistado para un puesto.

DeVaul, aseguró Pichar en su momento, se fue sin ninguna indemnización, y explicó que al menos otros 48 empleados han sido despedidos por acoso sexual.

Demandas del personal

Las protestas de este jueves acompañan la nota que dejan en sus escritorios con un texto de 6 demandas, donde piden “poner fin al arbitraje forzado en casos de acoso y discriminación para todos los empleados actuales y futuros”, pues el arbitraje forzado, una cláusula de contrato común para los trabajadores de Silicon Valley, “exige que cualquier disputa se resuelva internamente en lugar de a través de otros métodos, como los tribunales. Los críticos del arbitraje forzado dicen que se usa no solo para proteger la reputación tanto de la empresa como del acusado, sino también para silenciar a las víctimas que no pueden apelar las decisiones o tomar medidas adicionales”, dice el texto.

De la misma forma, exigen un compromiso para acabar con la inequidad de salario y de oportunidades, en vista de la escasa participación de las mujeres tanto en la plantilla de personal, como en puestos de toma de decisiones en la compañía.

También se pide un informe público sobre casos de acoso sexual, procesos claros, uniformes e inclusivos a nivel mundial para el reporte de casos de conducta sexual inapropiada, de forma segura y anónima; así como que el director de diversidad reporte directamente al CEO y haga recomendaciones a la junta directiva, y el nombramiento de un representante de los trabajadores en el consejo.

 

 

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones