Connect with us

Seguridad

CNDH despide a Peña con duro informe sobre Caso Ayotzinapa

CNDH, Ayotzinapa
Foto: Carlos Montesinos

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos presentó un detallado informe sobre los hechos de Iguala, Guerrero, en 2014 que evidencia la participación de autoridades en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. El cual contradice la verdad histórica defendida por el saliente presidente Enrique Peña Nieto.

En el Club de Periodistas de la Ciudad de México el presidente de la CNDH Luis Raúl González y la Oficina Especial para el Caso Iguala encabezada por José Trinidad Larrieta presentaron un informe en el que analizan las circunstancias antes, durante y después de la desaparición de los estaudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”. Ocurrida la noche entre el 26 y el 27 de septiembre de 2014.

“Aquí debe estar el nombre de Enrique Peña Nieto” señaló González al aclarar que, si bien los 128 puntos recomendatorios del expediente fueron dirigidos a la Presidencia de la Republica, es al aún primer mandatario a quien se insta a acatarlos. Sumándose a una lista de funcionarios federales, estatales y locales encabezada por los actuales secretarios de la Defensa Nacional y la Marina.

Sobre el caso del entonces alcalde José Luis Abarca la CNDH subraya que este individuo mostraba vínculos con el crimen organizado antes de ingresar a la actividad política. Particularmente con nexos con los cárteles de los Beltrán Leyva, Joaquín “El Chapo” Guzmán y Guerreros Unidos. Por lo que consideran su llegada al cargo como una muestra de la falta de normatividad y requerimientos al interior del Partido de la Revolución Democrática para elegir candidatos.

¿Dónde están los 43?
El expediente de la CNDH incluye un apartado, basado en artículos periodísticos nacionales y extranjeros, en el que se estudian diferentes versiones sobre el destino de los normalistas. Por lo que instó a la Procuraduría General de la República investigue y agote cada una de estas versiones. Las cuales son:

-Filo de Caballos en la sierra de Guerrero en donde son usados como esclavos para la cosecha de enervantes.
-Cabezalillo, donde sus restos se encontraron en una fosa clandestina.
-La Agavia en San Miguel Totoloapan, en donde habrían sido asesinados por la banda de Los Tequileros.
-Cuetzalan del Progreso, en donde habrían sido entregados a un individuo identificado como “El Pato”, quien conducía un camión de 3 toneladas.
-La Curva de la Virgen en la Barranca de Chichihualco, en dode se encontrarían sus restos.
-Huitzuco, en donde habrían sido apresados al interior de una iglesia abandonada.

Estas versiones se suman a otras como las de la misma CNDH, que pidió investigar el posible paradero de los estudiantes en municipios de la sierra de Guerrero. Así como declaraciones de criminales detenidos que confirmaron el asesinato de los normalistas, dando distintos lugares en los que fueron dejados sus restos. Incluyendo ranchos propiedad de Guerreros Unidos.

Estas posibles rutas de desaparición no desmienten la versión sobre el basurero de Cocula en donde los normalistas o sus restos habrían sido incinerados. Ya que se estima que un grupo de alrededor de 28 normalistas fueron llevados a la comandancia de la policía de Iguala antes de ser trasladados a la Loma de Coyotes.

La noche de Iguala
El expediente dividido en 34 apartados demuestra “una vinculación clara y previa a los hechos de septiembre de 2014 entre algunas autoridades estatales y municipales con miembros del crimen organizado”. Así como la “connivencia o confabulación de algunas autoridades federales, locales y municipales para propiciar, permitir o abstenerse de actuar ante la existencia de tales vínculos”.

En concreto, señalan a al menos 6 corporaciones policiacas —incluyendo la Policía Ministerial del estado y la Policía Federal— de haber tenido 2 choques con los normalistas luego de que estos robaran 6 autobuses en señal de protestas. El último choque desencadenó un fuego cruzado que dejó varios heridos en el cruce de la calle Juan N. Álvarez y el periférico de Iguala. Incidentes de los que no se lograron conseguir imágenes en las cámaras de videovigilancia del C4 estatal o de las autoridades locales por cuestiones que han puesto en duda.

La confrontación culminó con el sometimiento de los estudiantes, quienes fueron agredidos por los elementos de policía. Esto hasta que un civil con un radio los detuvo para decirles que “nada más esperamos la orden para matarlos”. Presuntamente esperando instrucciones de “El Patrón”, lider de Guerreros Unidos. Tras esto los ahora capturados fueron trasladados al llamado Cerro del Chipote.

La CNDH acusa a las autoriades de diferentes órdenes de gobierno de actuar de manera morosa o de caer en la omisión de los hechos. Señalando la gravedad de haber detenido a un inocente resposabilizado de manera arbitraria. Por lo que insta a la Procuraduría General de la República a continuar las investigaciones faltantes para esclarecer puntos clave como la identidad del civil que dio órdenes a los agentes.

De igual manera señala a las autoridades de obstaculizar la investigación proporcionando información parcial, no correspondiente con la petición, retrasada o, incluso, hacer caso omiso de las solicitudes. Por lo que la comisión tuvo que realizar el expediente de manera particular. Asi como también le fue negada información sobre las actividades de la escuela normal.

Por otra parte, también aclaró que los periodistas que cubrirían la protesta de los normalistas también fueron agredidos e intimidados por las autoridades para evitar que los hechos fueran difundidos. Así como que hubo otros 6 ataques en contra de transportes públicos en la zona de Iguala por parte de los policías, los cuales los confundieron con más normalistas, aunque no se pueden considerar hechos circunstanciales.

El expediente completo puede ser revisado en el portal oficial de la CNDH como la Recomendación 15VG/2018

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones