Connect with us

A Fuego Lento

Bejarano, Padierna y Robles: jaque mate con efecto dominó

Foto: Cuartoscuro

Se confirmó que el juez que mandó a prisión preventiva a Rosario Robles es sobrino de Dolores Padierna y, por consiguiente, de René Bejarano. Todos exlíderes perredistas que protagonizaron la madre de las luchas intestinas del Sol Azteca que, incluso, estuvo por costarle la carrera presidencial a Andrés Manuel. En esas vueltas de la vida, los videoescándalos con los que se atacaron dieron pie a los 2 sexenios espurios y ahora, una pieza clave de ambos parece dispuesta a cantar con tal de no correr el destino de Chayito.

Si bien Andrés Manuel jura una y otra vez que no es su fuerte la venganza y que no hay consigna contra Rosario, el clan Bejarano-Padierna es otra cosa, diría el presidente, ‘no son iguales’. Y los humildes maestros capitalinos no olvidan los años de oscuridad que vivieron gracias a Robles y su complot de los videoescándalos con Carlos Ahumada. Por los que René no solo perdió la posibilidad de buscar la Jefatura de Gobierno, sino también pisó la cárcel.

Curiosamente, ese momento ilustre en la política mexicana fue usado a más no poder en las campañas de Felipe Calderón y Enrique Peña para frenar a Andrés Manuel en 2006 y 2012. Los ‘presidentes espurios’ se valieron del video del Señor de las Ligas para acusar que la lucha contra la corrupción del entonces perredista no era más que gato por liebre. Pero, una 4T después, las cosas son diferentes. Y el zeitgeist dicta que, en efecto, fue un complot. Vamos, ya hasta salieron en defensa del maestro para acusar a Brozo de chayotero y vocero de la mafia del poder.

Bejarano, uno de los operadores políticos más maquiavélicos y poderosos de Andrés Manuel, adoptado por las sombras y el silencio durante los sexenios espurios, ahora está del otro lado de la bota, y el ver a Rosario durmiendo en Santa Martha debe ser uno de los sentimientos más dulces desde esos fajos verdes. A esto se suma la lengua viperina de Robles que, antes de ser vinculada a proceso, ya estaba apuntando a cada rincón del sexenio peñista.

Su oficial mayor, su leal escudero Sosamontes, el supremo operador peñista Luis Miranda Nava, el mismo expresidente. A todos les puso el dedo en tiempo récord, pero fue Pepe Toño Meade por quien primero se lanzó. Aplicando la misma mentalidad de ‘si me voy yo, nos vamos todos’, que la llevó a dinamitar al siempre inestable PRD desde su principal cúpula de poder. ¿Por qué preocuparse si llegaba al equipo ganador?, según dijo a Ciro Gómez Leyva apenas fue anunciada como titular de Sedesol.

Curioso que su principal interés sea Meade. El secretario de Hacienda de los sexenios espurios. Quien llevó Sedesol bajo Peña, epicentro de las irregularidades peñistas, pero también la Sener bajo Calderón, clave de los casos extraños del calderonismo. También el primero en reconocer la victoria de Andrés Manuel el 1 de julio para que, semanas después, lo recibiera en su domicilio particular de Tlalpan. Ah, sí, y quien también se apersonó en Palacio Nacional apenas su nombre salió en el caso.

Ahora sí que ‘haiga sido como haiga sido’, los Bejarano-Padierna celebran a la sombra de Andrés Manuel, donde les gusta estar. Mientras que Rosario ahora sí se preocupa y esto no puede dejar muy tranquilos a los calderonistas y peñistas que compartieron gabinete con el doctor Meade. Haberse hecho el ciego y sordo sobre los escándalos de sus exjefes no le ayudó en campaña. Será difícil que intente con la estrategia del mudo, a no ser que le cosan la boca como René se la cosió a sí mismo estando preso. Vueltas da la vida.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones