Connect with us

Cultura

Armando Vega Gil amagó con suicidarse tras acusación de #MeTooMusicosMexicanos

Foto: Captura de pantalla

“Buenas noches a todas y todos. Hace unas horas, en la cuenta de twitter #MeTooMusicosMexicanos, una chica me acusa de abuso y acoso…”. Así comenzó la nota de suicidio de Armando Vega Gil, también conocido entre sus amigos y compañeros como “El Cucurrucucú”.

Alrededor de las 05:00 horas de este lunes, Vega Gil publicó en su cuenta de Twitter una imagen con texto acompañada de la leyenda “No se culpe a nadie de mi muerte: es un suicidio, una decisión voluntaria, consciente, libre y personal”, y en seguida incluyó el hashtag #MeeTooMexicanos.

En el texto de la imagen, “El Cucurrucucú” detalló que una joven, de identidad desconocida, lo señaló a través de la cuenta del movimiento Me Too de los músicos mexicanos por un presunto caso de abuso y acoso del que habría sido víctima cuando contaba con 13 años de edad.

Armando Vega rechazó las acusaciones en su contra afirmando que, si bien la minoría de edad de la implicada vuelve aún más grave la situación, se trata de un cargo del todo ficticio: “lo afirmo categóricamente, dicha acusación es falsa”, escribió el miembro fundador de la banda mexicana Botellita de Jerez, una de las más influyentes de la historia del rock nacional.

Por otra parte, el imputado destacó el carácter público de su persona, mismo que le habría convertido en un blanco fácil de este tipo de señalamientos. Al respecto, subrayó que a lo largo de su trayectoria ha mantenido un incesante contacto con los medios de comunicación y otras personas, muchas de ellas menores de edad, que siguieron su carrera.

Además, señaló que se considera a sí mismo como un activista defensor por los derechos universales de los niños, y que siempre ha estado en contra de su explotación, maltrato, abuso físico y psicológico; sin embargo, esta acusación pondría en grave riesgo su carrera, su trabajo y su actividad como figura pública; “Mi vida está detenida, no hay salida”, lamentó el músico mexicano.

Asimismo, expresó que las víctimas de acoso están en todo su derecho de hacer denuncias de forma anónima, como ocurrió en este caso, pero lamentó que verse envuelto en un señalamiento de este tipo, se haya dado de la manera en la que sucedió: “Es correcto que las mujeres alcen la voz para hacer que nuestro mundo podrido cambie. Es un derecho inalienable el de la denuncia, sobre todo para las mujeres de este país y del mundo entero”, aseguró Vega Gil.

Te puede interesar: Muere Armando Vega Gil, bajista de Botellita de Jerez

Agregó que habría estado dispuesto a entablar un diálogo con la joven y con todo aquel interesado en el seguimiento de su caso, “ella con pruebas y testigos, y acompañada por asesores y las chicas de #MeTooMúsicosMexicanos”, esto con el objetivo de evitar nuevas acusaciones por posibles intimidaciones o represalias que pudieran derivarse de ello.

Por su parte, el movimiento Me Too Músicos Mexicanos respondió momentos después a la publicación de “El Cucurrucucú” desde su cuenta oficial en Twitter, tachándolo de ponerse “en el papel de víctima” y no aceptar su responsabilidad; además, se aseveró que ya se había abierto una carpeta de investigación correspondiente al caso: “Es una burla usar un tema tan delicado para jugar el papel de víctima ante el público en lugar de afrontar los hechos. No fue solo un testigo. Hicimos una averiguación pertinente. Qué falta de respeto a las víctimas, a su voz, al público y a los 17 suicidios diarios en México”.

En la minuta incluyó a su hijo, quien consideró que sería el principal afectado por la situación, y afirmó que su muerte “no es una confesión de culpabilidad”, sino una forma de “dejar limpio” el camino que a partir de este momento tendría que tomar el joven. “Su orfandad es una manera terrible de violentarlo, pero más vale un final terrible que un terror sin final”, manifestó Armando Vega al referirse al futuro de su hijo.

Finalmente, el también antropólogo y autor de libros para niños y novelas como “El ritual del lagarto”, se disculpó con las mujeres que pudieron sentirse incómodas con sus acciones y “modos machistas”, y concluyó con un agradecimiento dirigido a las personas que a lo largo de su vida le mostraron apoyo y solidaridad.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones