Connect with us

Internacional

Obama no se arrepiente haber ordenado la muerte de Bin Laden

Foto: Especial

El ex presidente de Estados Unidos Barack Obama reveló no sentirse arrepentido de haber ordenado la muerte de Osama Bin Laden, un terrorista yihadista de origen saudí y mejor conocido por ser el fundador de la organización terrorista Al Qaeda.

Durante una entrevista con la Cadena SER, donde presentó su libro «Tierra Prometida» y relata cómo Obama vivió la operación que terminó con la vida de Bin Laden, el ex presidente se refirió a la muerte del yihadista como algo que fue intencionadamente, ya que, justificó, un líder debe tomar decisiones que llegan a contradecir sus propios valores.

«Lo hice intencionadamente. A menudo describimos la guerra o la lucha contra el terrorismo en términos asépticos. La guerra, a veces, es necesaria. No me arrepiento de haber dado la orden de la operación que acabó con la muerte de Bin Laden porque estaba planificando el asesinato de gente inocente, algo que ya había hecho antes», justificó.

Asimismo, señaló que no fue una sorpresa que una parte de su trabajo implicara ordenar la muerte de personas, así como habló de guerras necesarias como la de Afganistán o la de Irak, en las cuales se buscaba acabar con el talibán y Al Qaeda, luego del atentado que sufrió Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001.

«Creo que ir a Afganistán y acabar con los talibán y Al Qaeda después del 11-S sí era necesario. Incluso las guerras necesarias conllevan cosas muy terribles y eso es algo que pesa en mi conciencia. Y tiene que ser así», explicó Obama.

Te puede interesar: Barack Obama vota por Joe Biden y Kamala Harris por correo

En cuanto a su sucesor en el cargo, Donald Trump, ahora también ex presidente, declaró que debido a la democracia en el país el republicano no logró lo que quería completamente, ya que existen muchas presiones para frenar las cosas o grupos de interés que hacen lo que pueden para que las cosas tengan un cambio.

«Los gobiernos son, como yo suelo decir, buques trasatlánticos, no lanchas motoras. Mover la maquinaria del Estado hacia una dirección mejor requiere de un esfuerzo enorme», expresó.

En ese sentido añadió que en las democracias hay muchas presiones para frenar, así como grupos de interés que hacen todo lo que pueden para que las cosas tengan cambios, porque «es más fácil parar algo que poner algo en marcha».

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones