Connect with us

Deportes

Liverpool al fin conquistó la liga que sus tragedias obligaron a crear

Foto: Especial

Tuvieron que pasar 30 años, 11 mil y 2 días siendo exactos, para que el Liverpool FC volviera a coronarse como campeón del máximo circuito del futbol inglés. Desde entonces la Primera División de Inglaterra dio paso a una nueva, moderna y elitista Premier League, gracias en parte a las tragedias vividas a mediados de los años ochenta. En las cuales los Reds se vieron involucrados de manera directa, tanto en la cancha como en las gradas y en las oficinas de los altos ejecutivos.

El 29 de mayo de 1985, el Liverpool buscaba su quinta Copa Europea (lo que hoy es la Champions League) frente a la Juventus que comandaba Michel Platini. Los Reds se acercaban a cumplir una década en planos estelares, habiendo ganado 7 ligas inglesas desde la temporada 75-76 y consiguiendo 4 copas continentales en apenas 7 años. Las virtudes que derrochaban en la cancha solo podían ser opacadas por los pecados que sus hooligans cometían en las gradas.

A punto de la gran final en el estadio de Heysel, en Bruselas, Bélgica, los hooligans ingleses arremetieron contra los hinchas italianos, quienes intentaron refugiarse al fondo de la gradería de pie. La avalancha fue tal que uno de los muros del estadio colapsó, matando a 39 personas y dejando no menos de 600 heridos. En un campo de muertos, se jugó una final ya efímera, en la que Platini anotó el penal que el daba a la Juve su primera Copa Europea.

La Unión Europea de Futbol Asociación (UEFA) no tardó en señalar al Liverpool como el principal responsable de la tragedia de Heysel y, por los pecados de sus hooligans, los equipos ingleses fueron vetados de todas las competencias continentales de manera indefinida, bajo advertencia de que los Reds tendrían que cumplir tres años más lo que se determinara. 14 de sus aficionados fueron sentenciados a 3 años de prisión por su participación en los hechos.

La tragedia y su sanción no mermaron el futbol del Liverpool ya que, sin poder competir en Europa, se alzó campeón de Inglaterra en dos ocasiones más, en el 86 y el 88. Para abril de 1989 seguía a la caza de su cuarta FA Cup inglesa, habiendo alcanzado ya las semifinales. En su camino a Wembley, tendría que pasar primero por el añejo estadio de Hillsborough, en Sheffield, donde se mediría al Nottingham Forest.

Como era de esperarse, la hinchada de los Reds abarrotó el estadio el 15 de abril, teniendo como zonas asignadas las graderías de pie, como en Heysel. Faltando minutos para el silbatazo inicial, el comandante de policía asignado al partido, David Duckenfield, ordenó abrir la puerta C de Hillsborough para intentar aminorar la presión. En su lugar, los aficionados vieran esta como otra entrada disponible y se precipitaron hacia el interior del ya sobresaturado estadio.

De nuevo, una avalancha humana antes de que rodara el balón. 96 personas dejaron su último aliento en Hillsborough y otras 766 resultaron gravemente heridas. Para evitar responsabilidades y con el fantasma de Heysel a cuestas, Duckernfield y las autoridades culparon a hooligans del Liverpool de ocasionar la nueva tragedia. La polémica no sería resuelta sino hasta 2016, cuando una investigación interna concluiría que fue su negligencia la que les costó la vida a los aficionados.

La semifinal fue pospuesta tres semanas y trasladada al Old Trafford de Manchester. Donde el Liverpool se impondría al Nottingham Forest y dos semanas después, por fin en el histórico Wembley de Londres, lograría su cuarta FA Cup superando al Everton. Sin embargo, los mandamases del futbol inglés tenían claro que, con dos tragedias de esta magnitud en apenas 4 años, cambios tendrían que hacerse, de inmediato.

Los Reds conquistarían la Primera División una vez más, la última hasta hoy, en 1990, y alcanzarían los 18 títulos de liga en total. En verano de ese año, la selección de Inglaterra alcanzaría las semifinales de la Copa Mundial de la FIFA, irónicamente celebrada en Italia, y en reconocimiento la UEFA decidió poner fin a la suspensión que inició un lustro antes. De igual manera, redujo el veto extra del Liverpool de tres a solo un año adicional.

Fue entonces que el futbol inglés decidió transformarse. Partiendo del ‘Reporte Taylor’ sobre la tragedia de Hillsborough, se determinó que las condiciones de los estadios debían optimizarse, eliminar las graderías de pie, lo que implicaría una menor capacidad de aforo. Para compensar, se incrementaron los costos de entrada a unos solo accesibles para billeteras estables, dificultando de paso que los hooligans pudieran ingresar en grupos, como lo hacían en los ochentas.

Una serie de reformas llevaron a determinar que la mejor opción sería dejar atrás la Primera División de Inglaterra y relanzar el máximo circuito. Fue así que, en 1992, arrancó la primera temporada de la nueva Premier League. Curiosamente, ese mismo año la UEFA implementó medidas similares en sus competencias, particularmente en la Copa Europea, desembocando en la creación en la igualmente moderna y elitista Champions League.

Desde entonces, el Liverpool se había vuelto una sombra de su antigua gloria, lejos de los planos estelares a los que solo se había acercado en 2005 cuando logró remontar un 3 a 0 frente al AC Milan en Turquía, al que terminaría por doblegar en penales y se haría con añorado quinto título continental, ese que perdió en los escombros de Heysel. Levantando su primera Champions League en lo que se bautizó como el ‘Milagro de Estambul’.

Hoy, 11 mil y 2 días después de levantar su última Primera División de Inglaterra, esa que tuvo que dar paso a los nuevos tiempos tras las tragedias de Heysel y Hillsborough, el Liverpool levanta su primera Premier League. Siendo aún los vigentes campeones de la Champions League, habiendo vencido al Tottenham en junio de 2019 en Madrid. Para la anécdota queda que ni una pandemia pudo frenar el regreso de los Reds a planos estelares.

Te puede interesar: La Premier League reporta cuatro nuevos casos de Covid-19

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones