Connect with us

A Fuego Lento

El ensayo y errores de Sheinbaum

Foto: Cuartoscuro

La semana está por concluir y la jefa de Gobierno no se pudo ir limpia, pues hubo dos casos polémicos en los que se vio en la necesidad de “echar reversa”. Bien dicen que es de sabios cambiar de opinión… pero no todos los días.

El primer caso se dio iniciada la mañana del lunes, cuando la mandataria, al presentar el “uniforme neutro”, dijo “que quedaron atrás las épocas en donde las niñas tenían que traer falda y los niños tenían que traer pantalón (…) los niños pueden traer falda si quieren y las niñas pueden traer pantalón si quieren, eso es una parte de la equidad, de la igualdad”.

Luego de lo cual en redes sociales comenzó a levantarse una ola de críticas y memes. Al día siguiente tuvo que matizar su discurso y afirmó que nunca dijo que los niños tenían que usar falda, sino que si ellos así lo deseaban lo podrían hacer.

Sin embargo, hoy la SEP salió a deslindarse de aquellas declaraciones dejando a la mandataria a la deriva. Es más, hasta AMLO (su maestro y ejemplo a seguir) le dio la espalda a la jefa de Gobierno en esta “decisión”, afirmando que él no va a opinar en ese tipo de temas “muy polémicos” y quiere respetar a quienes piensan que está mal y a quienes piensan que está bien.

El otro desliz de la jefa de Gobierno se dio cuando impuso medidas restrictivas a autos foráneos, los cuales solo podrán circular en la CDMX dentro de ciertos horarios. Esto no le cayó en gracia al buen “Cuauh”, gobernador de Morelos, pues declaró que la medida era injusta ya que muchos morelenses se trasladan a la CDMX para estudiar y para trabajar. Cuauhtémoc Blanco también comentó que no se le consultó sobre la medida.

Pues resulta que al enterarse de las declaraciones del ex seleccionado nacional, la jefa de Gobierno no tuvo de otra que concederle una audiencia al buen “Cuauh” y encontrar una solución, porque para eso es la política. Al final Sheinbaum aplicó un “calmantes montes”, puesto dijo que esta medida iniciará hasta el 2020, por lo que hay tiempo de hablar con los involucrados.

Vaya que la morenista tuvo una semana movida. Eso sí, después de estos percances declaratorios, Sheinbaum se pasará un rato allá en Los Cabos con alcaldes de Estados Unidos y luego en Tijuana con el presidente Andrés Manuel López Obrador. A nadie le cae mal un ligerito descanso.

Comentarios

Leer más
Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones